¿Y si la mejor tecnología de limpieza estuviese en los moluscos? Un experimento puntero demuestra que 300 mejillones pueden filtrar 250.000 microplásticos por hora

Mejillones

Philipp Deus/Unsplash

  • Los mejillones podrían tener una de las claves para limpiar nuestro océano de microplásticos, según un experimento llevado a cabo por el Laboratorio Marino de Plymouth en Reino Unido. 
  • Un nuevo estudio revela que estos moluscos bivalvos son capaces de convertir las pequeñas partículas de plástico en gránulos de heces que flotan en la superficie del agua, lo que permitiría una recolección y eliminación más sencilla. 
  • Los resultados arrojan que 300 mejillones pueden filtrar 250.000 microplásticos por hora. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La naturaleza nunca deja de sorprender al ser humano con su eterna capacidad para restaurar el equilibrio. Ejemplos los hay patadas: desde cómo Chernóbil se ha recuperado con la proliferación de plantas y fauna salvaje como osos, jabalíes y osos a cómo las aguas de los canales de Venecia se tornaron de nuevo limpias, azules y llenas de peces durante la paralización del turismo causada por el confinamiento. 

El de los microplásticos marinos es uno de los problemas medioambientales más graves del siglo, una crisis ecológica sin precedentes que penetra en la rueda de los ecosistemas para acabar dentro de órganos humanos y animales (incluso en la placenta de las embarazadas). A partir de ahora, unos conocidos moluscos bivalvos podrían ayudar a recoger estas insidiosas partículas. 

Desde Euronews informan sobre este proyecto único, que ha descubierto que los mejillones son capaces de convertir las partículas de plástico en gránulos de heces que flotan sobre la superficie del océano, permitiendo así su recolección y eliminación. 

300 mejillones filtran 250.000 piezas de microplásticos por hora

Imágenes del experimento llevado a cabo por el Laboratorio Marino de Plymouth.
Imágenes del experimento llevado a cabo por el Laboratorio Marino de Plymouth.

Laboratorio Marino de Plymouth

El experimento, realizado por el Laboratorio Marino de Plymouth del Reino Unido, encontró que un grupo de 300 mejillones podría filtrar 250.000 piezas de microplásticos por hora, convirtiéndose en un sistema óptimo de filtración.

La actividad de filtrado de los bivalvos se probó en un tanque de flujo de laboratorio que replica las condiciones del mar. Fueron alimentados con algas, su fuente natural de alimento, junto con frecuentes microplásticos.

Los mejillones obtienen su alimento filtrando el agua de mar, tamizando el plancton y otras partículas nutritivas y expulsando las partículas no deseadas de sus sistemas digestivos: los microplásticos se expulsan a través de las heces.

El comunicado oficial explica que a principios de año, con el apoyo financiero del Fondo Waitrose Plan Plastic, PML comenzó a probar la eficacia de los mejillones para eliminar los microplásticos del agua de mar utilizando un tanque de canal de diseño personalizado.

Es importante destacar que, en las concentraciones encontradas en el medio marino, es poco probable que los plásticos causen algún daño a los mejillones. Fue la especie de mejillones azules o Mytilus edulis los responsables de filtrar estas partículas y expulsarlass mediante su materia fecal normal. 

El comunicado oficial añade que otros experimentos adicionales demostraron que, incluso cuando contienen altos niveles de plástico flotante, estas heces de mejillón se hundirán rápidamente fuera del agua, facilitando la recolección. 

Los modelos informáticos desarrollados para el proyecto señalan que mejillones ubicados cerca de las desembocaduras de ríos y estuarios podrían filtrar entre el 20 y el 25% de los pequeños microplásticos transmitidos por el agua. 

Los factores son complejos, ya que consideran factores como la profundidad, las corrientes, las mareas, las temperaturas y el suministro de plástico variable, pero los hallazgos señalan que este sistema de limpieza a base de mejillones puede implementarse a escala con impacto positivo. 

En estos instantes se están llevando a cabo pruebas en Plymouth Sound utilizando racimos de mejillones en grandes cestas sumergibles con receptáculos en forma de red que recogen las heces, y los microplásticos, que luego pueden transportarse y retirarse de el agua de mar.

“Este ha sido un experimento realmente emocionante porque siempre esperamos que los mejillones tuvieran la capacidad de filtrar los microplásticos, pero lo hacen muy bien y lo hacen sin dañarse a sí mismos”, apunta la profesora Pennie Lindeque, directora de Ecología Marina y Biodiversidad. 

Un metro cuadrado de lecho de mejillones puede filtrar 150.000 litros de agua al día

Los resultados arrojan un dato esperanzador: un metro cuadrado de lecho de mejillones puede filtrar una enorme cantidad de 150.000 litros de agua por día: los diferentes modelos matemáticos buscaron una solución que consiguiese la máxima eliminación del residuo sin lastrar la salud y la capacidad de crecimiento del animal. 

Un solo mejillón marino puede vivir hasta 70 años en buenas condiciones, según el Centro para la Diversidad Biológica. Los océanos contienen 1,000 especies diferentes que requieren abundantes fuentes de alimentos y agua limpia para luchar contra la disminución de la población.

Su larga vida y su bajo mantenimiento son la base ideal para una red de seguridad que blinde los mares de la contaminación plástica. Pueden colocarse de forma específica en puertos deportivos o incluso  cerca de obras de tratamiento de aguas residuales. 

Otros artículos interesantes:

Gravity Wave, la startup española que sale a "faenar" plástico del Mediterráneo con la ayuda de 800 pescadores tradicionales y lo resucita en forma de muebles o material de oficina

Científicos encuentran microplásticos en las placentas de los bebés que aún no han nacido

Por qué es importante conocer la cantidad de heces de peces que se acumulan en las profundidades de los océanos