Pasar al contenido principal

318.000 españoles perdieron su empleo en el primer trimestre, pero no han formado parte de las estadísticas del paro

Un trabajador de un hotel de Palma de Mallorca prepara el servicio de comidas
Reuters

  • Las cifras de flujos del mercado laboral que ha publicado este martes Eurostat muestran que 318.000 españoles perdieron su empleo en el primer trimestre sin engrosar las estadísticas de paro de la Encuesta de Población Activa (EPA), según El Confidencial.
  • Estos desempleados no figuran en las estadísticas oficiales de paro debido a que no han buscado empleo debido a las restricciones de movilidad vinculadas al coronavirus, por lo que se les considera inactivos.
  • Si se hubiese tenido en cuenta a estas 318.000 que perdieron su empleo, el paro hubiese alcanzado el 15,5% en lugar del 14,41% que refleja la EPA.
  • En total, 1,4 millones de personas pasaron a inactividad en el primer trimestre, mientras que 1,1 millones de inactivos se apuntaron al paro o consiguieron un empleo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A pesar del fuerte incremento del desempleo en el primer trimestre, coincidiendo con el inicio de la pandemia de coronavirus, las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) no han reflejado la totalidad de la destrucción de empleo que experimentó el país en ese periodo, pero especialmente en las 2 últimas semanas de marzo.

De este modo, la estadística de flujos del mercado laboral que ha publicado este martes la oficina estadística comunitaria Eurostat muestran que 318.000 españoles perdieron su empleo en el primer trimestre sin llegar a engrosar las estadísticas de paro de la EPA, según desvela El Confidencial, que precisa que esta brecha también se da en otros países afectados por la pandemia, como Italia o Francia.

Leer más: Las provincias que más empleo están recuperando durante la desescalada del coronavirus

La EPA del primer trimestre recogía un aumento del paro en 121.000 personas, hasta el 14,41%. No obstante, el Instituto Nacional de Estadística ya advertía de que era "probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos (su número ha crecido en 257.500 este trimestre) debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que la definición de paro de la EPA determina para que sean considerados parados".

Para ser contabilizado como parado en la EPA es necesario no tener empleo, haberlo buscado activamente el mes anterior y estar disponible para trabajar en las 2 semanas siguientes. Esta definición es más amplia que la del paro registrado que publica mensualmente el Ministerio de Trabajo, que no considera parado a quién busquen empleo a jornada reducida, cobre subsidio de desempleo agrario eventual o sea fijo discontinuo fuera de su temporada.

Sin embargo, comparando las cifras de la EPA con las de Eurostat, se evidencia que 318.000 personas pasaron de tener empleo a ser considerados inactivos sin constar en ningún momento como desempleados. Si se hubiese contabilizado a esos trabajadores como desempleados, la tasa de paro hubiese alcanzado el 15,5%, según El Confidencial, más de 1 punto de lo reflejado por la EPA.

No obstante, la metodología de la EPA les recogió como inactivos, debido a que no han podido buscar empleo debido a las restricciones de movilidad vinculadas al coronavirus, al parón de la actividad económica o por haber asumido el cuidado de familiares dependientes. En total, 1,4 millones de personas pasaron a inactividad en el primer trimestre, de los que más de la mitad, unos 740.000, procedían del paro.

Esa cifra supondría alcanzar un máximo histórico de inactividad en las estadísticas de Eurostat y los peores datos en 11 años en la EPA, según El Confidencial, que precisa que en el mismo periodo 1,1 millones de trabajadores inactivos dejaron de serlo, dado que más de 700.000 se apuntaron al paro y otros 378.000 consiguieron un empleo.

Además de esta bolsa de inactivos, la cifra de paro esconde todavía a los afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que a finales de junio sumaban todavía 1,83 millones de personas, después de que 1,56 millones de afiliados hayan recuperado en mayo y junio el empleo temporalmente suspendido por el ERTE en su empresa, según los datos de paro registrado de junio.

Y además