Pasar al contenido principal

Las 4 claves que debes tener en cuenta a la hora de invertir en ETFs

Trader en Wall Street observando con preocupación
Reuters
  • Los ETFs van cada vez ganando un mayor número de adeptos y se estiman que acapararon flujos de 500.000 millones de dólares en el pasado ejercicio. 
  • Si adquirimos acciones de un ETF pasamos a ser propietarios de una parte de ese fondo, y por tanto de los activos que éste pose.
  • De manera generalizada, los ETFs están creados para replicar algún índice relevante, ya sea de renta variable o renta fija.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Habitualmente muchos inversores se decantan por alternativas de inversión que no son las más habituales como son los fondos cotizados, conocidos como ETFs. Este tipo de inversión ha ido cada vez ganando un mayor número de adeptos y se estiman que acapararon flujos de 500.000 millones de dólares en el pasado ejercicio

Con todo y con ello, no todo vale a la hora de seleccionar un ETF. Y es que hay que fijarse en algunos factores que tener en cuenta antes de apostar por un tipo de producto que requiere un mínimo conocimiento sobre la inversión, dado que con más de 5.000 opciones entre las que elegir no siempre es fácil encontrar el producto que se acomode a nuestras posibilidades.

Leer más: En qué invertir según tu edad para conseguir tus metas financieras

Tal y como sucede también en los fondos de inversión tradicionales, los ETFs son activos que los maneja un gestor experto en mercados. Si adquirimos acciones de un ETF pasamos a ser propietarios de una parte de ese fondo, y por tanto de los activos que éste pose.

De manera generalizada, los ETFs están creados para replicar algún índice relevante, ya sea de renta variable o renta fija. Sin embargo, podemos encontrar este tipo de producto de otras clases de activos como materias primas o inmobiliarios. La inherente diversificación que tienen y su estructura jurídica hacen que sean considerados habitualmente instrumentos seguros y óptimos para muchas estrategias. Aunque no todas. 

De esta manera, hay que tener en cuenta algunas claves antes de apostar por algún ETF en concreto. He aquí las cuatro más destacadas: 
 

1. Conocer como el ETF replica los índices en los que invierte

Un equipo de inversores siguiendo una metodología de inversión
Getty Images

Efectivamente, la amplia mayoría de los ETFs tienen por concepto replicar índices y nos permite obtener el mismo resultado que ese selectivo logra. Por tanto, el proceso para construir una estrategia de inversión debería comenzar por tomar la decisión de la ponderación de activos con la que queremos construir nuestra cartera de inversión, para después buscar un vehículo con el que implementar esa metodología. 

En este sentido, existen los ETFs de réplica física, que compran por partes correspondientes las acciones que componen el índice; y los ETFs de réplica sintética, que utilizan otros instrumentos financieros, principalmente futuros y derivados, para plasmar el mismo resultado.
 

2. Liquidez en los ETFs que compremos

Trabajadores de un fondo de inversión atienden a sus clientes ante el ordenador
Getty Images

El siguiente paso que tenemos que dar a la hora de seleccionar un vehículo de este tipo es asegurarnos que sean líquidos. Y es que uno de los infortunios con los que nos podemos encontrar es que a la hora de vender nuestra posición no sea posible o no lo hagamos al precio que pensábamos por un diferencial bastante amplio. Algunos ETFs de nueva creación tienen baja liquidez. Esto puede convertirse en un gran problema. 

Por eso, debemos tener en cuenta sus implicaciones la estrategia de inversión que llevemos a cabo. Es vital centrarnos en fondos cotizados que cuenten con bastante liquidez.
 

3. Gastos y comisiones

Trader en Wall Street observando con preocupación
Reuters

El siguiente punto que se debe tener muy presente cuando se contratan estos vehículos son detectar los gastos y comisiones que acarrean. Como punto de partida, suelen ofrecer gastos de gestión muy atractivos, en comparación con el resto de los fondos de inversión. Esto se debe a que no necesitan gestores activos que muevan las inversiones. La gestión es pasiva. 

A ello hay que sumarle que las comisiones también son bajas. Es decir, si se igualan las condiciones entre fondos tradicionales y fondos cotizados, serían estos segundos los que nos proporcionarían mayores rentabilidades por los menores gastos y comisiones
 

4. Entender los efectos del apalancamiento

Blogeheads comunidad de inversores en índices y gestión pasiva
rawpixel / unsplash

Puede haber algunos ETFs que prometen replicar el índice de manera apalancada. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente que obtendríamos el mismo resultado, pero multiplicado por dos o por tres (para bien y para mal). Esto resulta interesante en cuanto a potencial, pero puede ser perjudicial para nuestros intereses en caso de pérdidas, puesto que se multiplicarían por dos o por tres. Por tanto, depende de la tolerancia al riesgo que tengamos. 

Y además