4 consejos para lograr enseñar a tu hijo a ir al baño sin dramas, según una profesora Montessori

El uso de un tamaño más adecuado ayudará a los niños a gestionar mejor los viajes al baño.
El uso de un tamaño más adecuado ayudará a los niños a gestionar mejor los viajes al baño.

Courtesy of Monti Kids

Enseñar a tu hijo a ir al baño es un hito tanto para los pequeños como para los padres. 

Si a eso le añades la presión de (a veces) tener que dar este paso antes de empezar la etapa preescolar, ya es suficiente para abrumar incluso a los padres más sensatos y pacientes. 

Como maestra Montessori, madre de 3 hijos y directora de aprendizaje en Monti Kids, he guiado a muchas familias a través de este proceso con un mínimo de drama al basarme en el enfoque Montessori para aprender a ir al baño.

¿Cuál es el enfoque Montessori?

En Montessori, nos referimos a este momento de la vida de los niños como "aprender a ir al baño", ya que un niño aprenderá a usar el orinal mediante la adquisición natural de una habilidad como gatear o caminar.

Mientras hablas con amigos sobre este reto desalentador, escucharás opiniones treméndamente diferentes para enseñar a un niño a usar el orinal.

Por ejemplo, ofrecer recompensas es una táctica de uso común y puede parecer tentadora. Pero los premios pueden distraer la atención del proceso de aprendizaje.

En lugar de recompensas externas, el enfoque Montessori para aprender a ir al baño se centra en la motivación y el sentimiento de orgullo intrínsecos de un niño que se deriva de asumir la responsabilidad de poder usar el baño de forma independiente, en esos momentos en los que decir "lo hice yo solo".

La clave está en permanecer atento a las señales

Cada niños tiene su propio camino de desarrollo, por lo que no existe una edad mágica en la que eliminar el aprendizaje de ir al baño de la lista de tareas de los padres.

Un componente clave de Montessori es el seguimiento del niño, por lo que querrás observar de cerca a tu pequeño para detectar signos físicos y psicológicos que indican preparación.

Los elementos físicos incluyen caminar de forma segura, lo que significa que tu hijo tiene el control muscular necesario para aprender a ir al baño. También puedes notar que pasa más tiempo con un pañal seco.

Si está psicológicamente preparado, es posible que se interese cuando otros miembros de la familia usan el baño, te diga cuándo necesita que le cambien el pañal o busque privacidad cuando quiera hacer caca.

Utiliza objetos de tamaño infantil

Es ideal configurar el baño de tu hijo con algunos artículos de tamaño infantil. 

Recomiendo preparar su espacio con antelación, mientras todavía lleva pañales, para dar tiempo a que desaparezca la novedad de los nuevos artículos. 

En este espacio se podría incluir un orinal en el suelo, ropa interior extra, toallitas húmedas, una canasta con varios libros y un taburete o un extensor de grifo para lavarse las manos de forma independiente. 

Darle autonomía a tu hijo en el proceso ayudará a animarlo a ser un participante bien dispuesto.

Prepárate para el gran día

Una vez que estés listo para la transición oficial de tu pequeño y retirarle los pañales no hay vuelta atrás. 

Necesitarás ser constante en tu enfoque para poder así evitar cualquier confusión. Si es posible, busca un fin de semana en el que podáis quedaros cerca de casa.

Cuando tu hijo se despierte ese "gran día", es mejor hablar con él sobre el cambio de los pañales a la ropa interior.

Sugiero ofrecerle prendas gruesas de algodón porque serán absorbentes, pero aún así podrá sentir la sensación de humedad si no llega al orinal a tiempo.

Después, durante los próximos días, hazle saber a tu hijo que es hora de usar el orinal cada hora aproximadamente. 

Toma nota de cuándo suceden los éxitos y comenzarás a ver que surgen patrones a medida que el pequeño se sienta cómodo con esta nueva forma de vida.

Cuando llegue ese momento inevitable en el que se hará pis encima, utilízalo como un momento de aprendizaje para colaborar y hablar

Cuanto más natural pueda ser este proceso, sin vergüenzas ni juicio, menos estresante y más productivo será para toda la familia.

Stacy Keane es la jefa de aprendizaje de Monti Kids. Encuentra más recursos sobre el enfoque Montessori para aprender a ir al baño en el blog de Monti Kids.

Otros artículos interesantes:

¿Violín o fútbol? Qué debes tener en cuenta a la hora de escoger las extraescolares de tu hijo

Cómo saber si tienes piojos y algunas formas de solucionar la infestación con la vuelta al colegio

Uso de chupetes en los bebés: ventajas y desventajas, qué hacer y qué no, y cuándo debe dejarlo

Te recomendamos

Y además