Las 4 cosas que debes revisar antes de firmar un préstamo al 0%

Financiación sin intereses
Reuters
  • Financiación sin intereses o con intereses al 0% no significa que el préstamo no vaya a tener costes.
  • Estas ofertas pueden incluir gastos de apertura o comisiones por cancelación.
  • Y todas suman siempre gastos por reclamación e intereses en casos de impago.
  • Incluso los préstamos al 0% sin gastos adicionales supone aumentar el nivel de deuda que asumes y pueden 
  • Descubre más historias en Business Insider España

“Compra hoy y paga en seis meses sin intereses” Poco a poco nos hemos ido acostumbrando a este tipo ofertas, que primero aparecían sólo en fechas señaladas como Navidad y ahora están presentes todo el año. 

La financiación al 0% y los préstamos sin intereses están aquí para quedarse. La razón es que funcionan. Cuando no tienes que pagar en el momento es más fácil que compres más y también cosas más caras.  Este es uno de los efectos del sesgo del presente, uno de los sesgos cognitivos que condicionan la forma en la que gestionamos nuestras finanzas

A esto hay que añadir que a tu mente le cuesta menos gastar 10 € al mes durante el tiempo que sea que pagar 250 euros de golpe. Es lo que se conoce como efecto denominación y el motivo por el que los artículos más caros casi siempre se pueden financiar incluso al 0%.

Leer más: 32 trucos secretos que utilizan los supermercados, restaurantes y grandes superficies para que gastes más dinero

Pero más allá de la forma en la que los préstamos sin intereses afecten tus decisiones de compra, es importante que tengas claro cómo funciona este tipo de financiación para evitar sorpresas y terminar pagando gastos adicionales.

¿Qué significa realmente financiación sin intereses?

Según explica el Banco de España, “cuando nos ofrecen una financiación sin intereses, lo que nos están diciendo es que el tipo de interés nominal o TIN  es cero, pero no que el resto del coste también lo sea”.

Y es que los intereses no es el único gasto que existe en un préstamo al consumo o de cualquier otro tipo. Además, la entidad financiera también puede cobrar comisiones y gastos varios. Una vez los incluyas en el cálculo de que cuesta el préstamo verás que no es cero, que al final tendrás que pagar por ese dinero sin intereses.

Por lo demás, un préstamo sin intereses funciona exactamente igual que cualquier otro préstamo, con sus cuotas mensuales que tendrás que ir abonando y su penalización si no puedes pagar

Las 4 cosas que debes revisar en una oferta de financiación al 0%

¿Cómo es posible evitar esa trampa de la financiación al 0%? Revisando cuatro elementos concretos del préstamo sin intereses antes de firmar. 

  • Gastos de apertura. Es el coste adicional más extendido y lo que asegura los ingresos de la entidad financiera. Una vez se incluye es imposible que el préstamo salga gratis.
  • Comisiones por cancelación anticipada. Son menos frecuentes, pero también pueden existir. Es un dinero que la entidad percibe si optas por adelantar el pago del préstamo, exactamente igual que ocurre en una hipoteca
  • Intereses y costes en caso de impago. En otras palabras, revisa las condiciones en caso de impago. Si no haces frente a tus obligaciones la entidad financiera cargará primero gastos de reclamación y después intereses por imago que pueden superar los dobles dígitos. 
  • La TAE del préstamo. La TAE o tasa anual equivalente suma el tipo de interés nominal del préstamo y todos los gastos añadidos. Por eso mismo es el valor que debes revisar al firmar cualquier préstamo.

A modo de ejemplo, financiar sin intereses un producto de 250 euros en cinco meses con unos gastos de apertura de 5 euros elevará el TAE del préstamo al 8%. Quizás 5 euros no parezcan mucho, pero piensa que una vez se suman, el tipo de interés de ese préstamo al 0% es muy similar al de cualquier otro préstamo personal al uso.

Por último, también es importante no perder de vista que un préstamo al 0% sigue siendo una deuda más, un adelanto de un dinero que ahora no tienes pero que deberás ir pagando. 

Una forma fácil de evitar esta tentación es pensar en el precio total del artículo y si estarías dispuesto a pagarlo de golpe. Si no es así y no es algo que necesites, la mayoría de expertos en finanzas coincidirán en que es mejor esperar hasta que hayas ahorrado ese dinero.

LEER TAMBIÉN: Comisión por descubierto: qué es y qué debes hacer para no arruinarte

LEER TAMBIÉN: 11 consejos de finanzas personales de millonarios que deberías seguir a partir de hoy

LEER TAMBIÉN: La fórmula para salir de las deudas tiene 4 pasos que debes seguir si quieres salir de esta situación

VER AHORA: Así va la carrera por las vacunas contra el coronavirus: cuándo estarán las primeras y en qué fase está la investigación en España

    Más:

  1. Ahorro
  2. Dinero
  3. Consumo
  4. Deuda
  5. Finanzas personales