Las 4 estrategias que debes seguir para construir un negocio millonario en Instagram en solo un año, según una empresaria hecha a sí misma

Rubeena Ianigro,
Rubeena Ianigro.
Rubeena Ianigro.Rubeena Ianigro
  • Rubeena Ianigro es una coach de negocios para artistas y creativos muy intuitiva, además de fundadora de The Gray Muse, una tienda de pins.
  • Su negocio genera miles de ingresos cada mes difundiendo su trabajo en Instagram y en su newsletter.
  • Comenzó con solo 40 seguidores de la red social cuando lanzó su tienda, y ahora tiene más de 14.000.
  • La directiva ha explicado a este medio que sus secretos para alcanzar el éxito han sido la consistencia en sus publicaciones, cuándo las publicaba y poner por delante la interacción con los clientes a través de comentarios.
  • También ha comentado que es importante no tener miedo de dar a los clientes la oportunidad de ver lo que hay detrás de su trabajo y a pedir ayuda externa sobre aspectos del negocio que no son tu fuerte.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La cantidad de seguidores que tienes en Instagram no está necesariamente relacionado con las ventas. Veo a muchas personas empezando un negocio o vendiendo productos o servicios porque creen que necesitan muchos seguidores para ganar dinero.

Si hay algo que aprendí al crear un negocio, es que puedes ganar miles de dólares con un público reducido. La verdadera pregunta es si tus seguidores necesitan lo que estás ofreciendo.

Lancé mi tienda de pins, The Grey Muse, el 9 de marzo de 2019. Todo mi tráfico venía de Instagram, pero aún así conseguí casi 5.000 dólares en ventas en las 12 horas posteriores al lanzamiento.

Leer más: Cómo ganar un millón de euros con tu startup, según Álex Huertas, fundador de Northweek y uno de los emprendedores menores de 30 años más influyentes de Europa

En dos días, cuatro de cada cinco diseños se habían agotado. Después de un reabastecimiento rápido, los ingresos de ese mes fueron de más de 10.000 dólares.

Conseguí seguir siendo rentable al conducir más del 95% del tráfico de Instagram, a mi página web. Cuando comencé a publicar en la plataforma, tenía 40 seguidores. Dos semanas después, el número aumentó a 500 a través del boca en boca y el uso de hashtags. Ahora, somos una comunidad de más de 14.000 personas.

De hecho, varias personas me han comentado recientemente que nunca fueron coleccionistas de pins hasta que se encontraron con los míos. Me enorgullece poder llegar a tanta gente con mi mensaje.

Para hacer crecer mi marca en Instagram, me centré en estas 4 cosas:

1. Sé consistente

Para generar confianza con tu audiencia, debes ser coherente. Proporcionar contenido significativo de forma regular y crear un espacio de compromiso

Publico casi todos los días en mi perfil y en las stories. Envío newsletters dos o cuatro veces al mes y escribo de la misma manera en que hablo: mis clientes más leales conocen mi "voz". Saben que no es una plantilla y que escribo desde el corazón.

2. Prioriza el compromiso

Responde a comentarios y mensajes directos, fomenta la discusión. Tómate el tiempo para mejorar las relaciones y pedir comentarios para mejorar la oferta de productos. Es difícil crear productos si no sabes las necesidades de tus clientes.

Si quieres seguidores que no puedan esperar para comprar tus productos, conócelos. Aprende del proceso y las conversaciones. Nunca lo harás del todo bien la primera vez. Sus comentarios, incluso si son negativos, siguen siendo comentarios. Es una oportunidad para mejorar tu mensaje, tu producto o tu enfoque.

Por ejemplo, muchos de mis diseños comenzaron siendo muy simples porque eso era lo que me gustaba, pero debido a los comentarios que recibí con el tiempo, me di cuenta de que muchos de mis clientes querían diseños más coloridos. Desde entonces, he tomado otra dirección para incorporar más colores en mi pins.

3. Comparte información sobre tu vida real

Comparte información entre bastidores, deja que tu público eche un vistazo a tu vida real y entiendan por qué creaste la marca. La gente quiere conocer a las personas, no a las compañías, así que incorpora la narración de historias y anécdotas sobre tu vida para mantenerlos enganchados.

Comparto la historia de mi vida regularmente, de cómo conseguí la oportunidad de crear una tienda de artesanía mientras criaba a un niño pequeño y dejaba mi empleo como trabajadora social. Mis pines son un reflejo de mi crecimiento personal, por lo que sigo compartiendo mi historia con mi público. Uno de mis diseños más vendidos, por ejemplo, incluye la cita que me animó a comenzar mi propio negocio.

4. Conoce tus superpoderes y tus debilidades

Dirigir un negocio era la forma más rápida de aprender sobre mí misma. Contraté personas que pudiesen ayudarme a despegar y concentrarme en mis fortalezas. Al principio, me sentí abrumada por todas las cosas que pensé que "debería" hacer, como agregar nuevas líneas de productos, trabajar con personas influyentes, usar Pinterest y aprender sobre los anuncios de Facebook, y resultó en que todo eso no era necesario. Tenía que concentrarme en lo que funcionaba, que era usar Instagram y alentar a los seguidores a suscribirse a mi newsletter.

También comencé a subcontratar tareas que no disfrutaba. Por ejemplo, contraté a un diseñador gráfico para finalizar mis diseños y a un fotógrafo para tomar fotos mensualmente, ahorrando tiempo para concentrarme en otras áreas. Muchos emprendedores tienen dificultades para externalizar y administrar los diferentes aspectos del negocio: he conseguido aceptar mis limitaciones y así es como he crecido.

La pandemia de COVID-19 causó retrasos significativos en la producción, lo que inicialmente disminuyó las ventas durante unos dos meses.

Sin embargo, no me desanimé. Lancé un nuevo producto en abril, el Pin de Rueda de Color, que se agotó en 30 minutos. Los clientes no solo solicitaron pedidos por adelantado, sino que solicitaron una nueva opción de color. Recibí tantas solicitudes que, por primera vez, permití pedidos anticipados. Con el pin vendiéndose tres veces en menos de dos meses, mi tienda nunca había estado más saturada, generando más de 42.000 dólares en ventas desde entonces.

Leer más: "Las startups llevan la innovación en su ADN": así es como se están reinventando estas 11 empresas por la crisis del coronavirus

Cuando comencé mi negocio, no quería que fuera perfecto. No tenía ningún tipo de entrenamiento en este ámbito y quería superar mi perfeccionismo. Creo que esa es la razón número uno por la que la mayoría de las personas no comienzan nada: están esperando poder planificarlas perfectamente.

La planificación es excelente, pero asegúrate de que el miedo no te mantenga atrapado durante demasiado tiempo, porque hay personas esperando exactamente lo que quieres ofrecer.

Rubeena Ianigro es una coach de negocios para creativos y artistas muy intuitiva , además de fundadora de The Gray Muse, una tienda de pins. Su sueño es inspirar a los creativos a buscar el empoderamiento y marcar una diferencia significativa a través de la autoexpresión, un pin a la vez. Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo hacer crecer tu marca en Instagram.