Pasar al contenido principal

4 formas en las que la Generación Z transformará la manera de trabajar en las empresas

Grupo de jóvenes hablando
Pixabay

Aunque mucho se ha hablado en los últimos años de los millennials, lo cierto, es que esta generación está a punto de pasar a ser historia. La siguiente, conocida entre otros nombres como Gen Z o generazión Z comienza a incorporarse al mercado de trabajo y con ello a imponer nuevas reglas del juego en el mundo empresarial.

La generación Z incluye a aquellos nacidos entre 1995 y 2010. Es decir, que la segunda oleada de estos jóvenes acaba de terminar sus estudios universitarios y comienza a incorporarse al mercado laboral.

La principal característica que define a este grupo es que son los primeros nativos digitales. Es decir, todos ellos nacieron con móviles e internet como algo habitual en la mayoría de los hogares. Además crecieron sumidos en la crisis económica que asolaba el mundo en 2008.

Definida en la mayoría de estos estudios como pragmática, realista y poco dada a la inestabilidad laboral, lo cierto es que las encuestas en torno a este colectivo marcan una clara diferencia con la generación anterior en materia laboral. En términos generales son prácticos a la hora de decidir su carrera, su futuro profesional prima por encima de muchas otras cosas, y ya no es solo el salario lo que les hará decantarse por una oferta de trabajo.

Según el informe 2017 Graduate Employment Study, elaborado sobre 2.6000 jóvenes españoles a punto de licenciarse, el el 93% de ellos afirmaba haber elegido su ámbito de estudio en función de las salidas profesionales que ofrecía. En cuanto al trabajo, destaca su visión sobre las pymes. Pensando en su primer trabajo, solo un 18% de ellos querría trabajar en una gran empresa. 

Leer más: La Generación Z es la que más redes sociales utiliza y su favorita es Instagram

Conocen que el mercado laboral es abierto, diverso y cambiante y no quieren dejar pasar ninguna oportunidad. Tan solo el 38% de ellos espera mantenerse al menos 3 años en su primer empleo.

Los integrantes de la generación Z están retomando valores clásicos en el ámbito del trabajo: estabilidad laboral, formación y capacidad de desarrollarse en su puesto de trabajo es lo que ansían . Mientras que por otro lado no quieren aceptar las exigencias de una rutina laboral al uso: exigen flexibilidad horaria, trabajar desde casa, y no están dispuestos a recibir órdenes, queriendo en la mayoría de casos ser sus propios jefes.

Por todo ello, para conseguir atraer a esta nuevo talento profesional, parece necesario que ejecutivos de recursos humanos y empresas en su conjunto comiencen a entender las características definitorias de sus futuros empleados.

Desde Job Today han elaborado un estudio global que analiza la Generación Z desde una perspectiva de trabajo, con el objetivo de ayudar a las empresas a conocer mejor qué pueden hacer para llamar la atención de sus futuros empleados.

Éstos son algunos de los rasgos clave de los profesionales de la Generación Z y la forma en la que las empresas deberán cambiar si quieren contar con ellos.

Se acabaron los jefes, es hora de los "mentores"

Jefe mandón
Pixabay

Uno de los elementos más valorados por la Generación Z en su trabajo es tener un entorno en el que existan oportunidades reales de desarrollo profesional y aprendizaje. No quieren jefes autoritarios que les indiquen qué hacer. Valoran positivamente superiores capaces de dialogar y guiar hacia el éxito de una manera más horizontal. En definitiva un líder capaz de gestionar un equipo de trabajo colaborativo y creativo. Los nuevos empleados lo que buscan es que en su lugar de trabajo sus opiniones sean escuchadas y tenidas en cuenta.

Por otro lado se acabaron las reuniones anuales. Para un 46% de ellos, resulta esencial encontrar feedback de sus superiores de manera regular.

De acuerdo a esto, las empresas deberán comenzar a estudiar nuevas formas de captar y retener el talento, invirtiendo en formación de sus managers orientada hacia la resolución de conflictos, la gestión de personal y el trabajo en equipo.

Los integrantes de la generación Z han visto las condiciones en las que se han desarrollado los empleos de los millennials y saben que actualmente un trabajo fijo es casi como un unicornio. Por ello saben que están destinados a cambiar habitualmente de trabajo y no dudarán en hacerlo si la empresa no satisface sus expectativas.

Un programa de mentores eficaz además de ayudar a integrar esta generación en la empresa, puede fomentar significativamente las relaciones entre los compañeros de trabajo, contribuyendo a alargar la lealtad de estos jóvenes con la empresa, ya que en líneas generales son más partidarios de la colaboración que de la competitividad.

Te puede interesar