Los 4 mayores errores que cometí hasta que mi hijo cumplió 5 años

Un niño junto a su padre
Sharomka/Shutterstock
  • La paternidad tiene sus altibajos, especialmente para los primerizos.
  • Mi marido y yo sobornábamos a mi hijo con chocolatinas y arruinamos su rutina de ir a dormir, pero tener un niño de cinco años feliz y saludable compensa nuestros errores.
  • Aunque todos los padres se esfuerzan por ser lo mejores que pueden, a veces miramos hacia atrás y pensamos: "Debería haber hecho eso de otra manera".
  • Estos son los cuatro errores más grandes que cometí antes de que mi hijo cumpliera los cinco años.

Cuando mi hijo cumplió cinco años a principios de este año, mi esposo y yo hicimos tintinear nuestras copas y brindamos juntos. Es posible que le hayamos sobornado con postres para darle un bocado de brócoli, arruinado su rutina de irse a la cama y haberle regalado demasiados juguetes por su cumpleaños. Pero tener un niño de cinco años feliz, saludable y cálido compensa nuestros errores.

Aunque todos los padres se esfuerzan por ser lo mejores que pueden, a veces miramos hacia atrás y pensamos: "Debería haber hecho eso de otra manera". Estos son los 4 errores más grandes que cometí antes de que mi hijo cumpliera cinco años.

1. Creía que la leche materna era irremplazable

Una mujer da el biberón a un bebé
Barbara Sauder/Shutterstock

El beneficio nutricional de la leche materna está comprobado, según la Asociación Estadounidense del Embarazo. Yo creía que había tomado una buena decisión sobre la leche materna en la sala de partos exigiendo que no le diesen a mi recién nacido fórmulas o agua.

Pero la realidad es que no lacté hasta una semana después del parto. Mi hijo estuvo hambriento los primeros dos días y visitamos el hospital regularmente durante dos semanas para controlar su ictericia. Como madre primeriza, ignoraba el hecho de que ciertos procesos naturales estaban fuera de mi control.

"Tiene mucha hambre", dijo el pediatra cuando nos ofreció botellas de fórmula preparada y me di cuenta de que darle la fórmula a mi hijo era la mejor opción.Existen evidencias que sugieren que los beneficios observados de la lactancia materna se confunden con otros factores parentales, como el estado socioeconómico. En este caso, tal vez mi deseo de ser "lo suficientemente bueno" fue contraproducente, ya que me impidió ver el bosque y no sólo el árbol.

2. Supuse que enseñarle a ir al baño era pan comido

Un niño sobre un retrete
Yaoinlove/Shutterstock

Mi madre siempre elogiaba el método de enseñanza tradicional china para usar el inodoro, en el que los padres usan un silbido para enseñar a los bebés a hacer sus necesidades en el inodoro.

En su lugar, opté por el método de preparación infantil de la Academia Estadounidense de Pediatría, donde se esperan las señales del niño de que están listos para comenzar a usar el baño. El enfoque natural me atrajo. Sin embargo, no estaba mentalmente preparada para lo lento que sería el proceso.

Lo alentaba con abrazos y pegatinas, consideraba si mi hijo no mostraba interés, leí numerosos libros de enseñanza para ir al baño y premiaba sus éxitos con golosinas. No hubo mucho progreso durante un año en su aprendizaje para ir al baño. ¡Fue más doloroso que dar a luz!

Leer más: Un niño de 12 años crea una startup de criptomonedas para videojuegos

Me preocupaba que aún estuviera llevando pañales cuando comenzase la escuela. Finalmente, unos días después de cumplir tres años y medio, ¡se dio cuenta al instante de todo!

En retrospectiva, podría haberle dado una oportunidad al agresivo método de los tres días. Aún no ha habido una respuesta científica sobre cuál es la forma más efectiva de enseñar a ir al baño, según las investigaciones sobre el tema. Se trata de ensayo y error.

3. Creía que podría limpiar las obras de arte de mi hijo

Una niña dibujando
pickingpok/Shutterstock

No me malinterpreten, me importa la creatividad de mi hijo. Hablamos de sus ideas y sus presentaciones cada vez que trae proyectos a casa.

Al mismo tiempo, soy un bicho raro. Nos inundaron de obras de arte cuando mi hijo entró al preescolar. Y apenas sentí una pizca de culpabilidad cuando me deshice pegatinas con un adhesivo pésimo, obras con purpurina que se esparcía por todas partes y páginas para colorear a medias.

Leer más: Los niños y el uso de los móviles: no es el cuánto, es el cómo

Un día, mi hijo vio su dibujo de un helado (difícilmente descifrable) en la basura y tuvo un colapso total. Me gritó por arrojar un proyecto que le gustaba y en el que aún quería trabajar. Me alegré de que dejara salir sus verdaderas emociones, y me disculpé profundamente por mi descuido.

Gracias a ello, he aprendido la manera de hablar siempre con mi hijo, responder a sus sentimientos e involucrarlo en el proceso de toma de decisiones, incluso si se trata de un dibujo de un helado.

4. No le enseñé a perder

Un niño jugando
Pavel L Photo and Video/Shutterstock

Mi hijo nació y vivió sus primeros 20 meses en el corazón de Silicon Valley, donde los empresarios llevan el fracaso como una insignia de honor. Sin embargo, fallé en inculcarle un abrazo cuando fracasa desde el principio.

No le decía nada cuando hacía sus trampas en los juegos de mesa: esconder las cartas en Candy Land o cambiar el número de dados en Chutes and Ladders. Pero cuando empezó a perder, dejó de jugar.

Más tarde, me topé con el libro Criando aprendices de por vida, que me ayudó a cambiar mi comportamiento. "Hacer trampa en un juego de mesa no se trata de una falta de moral, sino de que un niño tenga demasiado en juego y se sienta amenazado. Si atacamos a un niño por hacer trampa, es posible que nunca vuelva a jugar. Se necesita, en cambio, ayudar a los niños a perder su autoconfianza", escribe la autora.

Leer más: Estas dos sillas para niños son peligrosas según el Race

Ahora detengo los juegos inmediatamente si intenta hacer trampas. También jugamos hasta que todos completen el juego para que él no se dé por vencido fácilmente.

Navegar por las agitadas aguas desde criar a un bebé hasta un niño en edad de preescolar me dio la oportunidad de aprender y crecer. Al final del día, preparar a nuestros hijos para la felicidad y el éxito a largo plazo no es tan simple como amamantarlos.

Se trata del tiempo y los esfuerzos que realizamos para conectarnos con ellos, tanto física como emocionalmente en los primeros años, con lo que es más probable que aumente su competencia en la adultez.

Otros artículos interesantes:

Apple se compromete a introducir nuevas herramientas para luchar contra la adicción de los niños al móvil

Cómo atraer el talento femenino hacia el negocio tecnológico

Te recomendamos

Y además