Salvar a Podemos de la extinción y agilizar el cambio de ciclo político: 4 claves para entender por qué Pablo Iglesias deja el Gobierno para ser candidato en Madrid

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.
Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.

Pool/Ballesteros

  • La decisión de Iglesias de dejar la vicepresidencia del Gobierno puede interpretarse de muchas maneras, pero el político lo hace por varias razones.
  • La principal es salvar a Unidas Podemos de su desaparición pronosticada por varios sondeos en la Asamblea de Madrid, así como poder plantar cara a Ayuso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El PP apretó el botón nuclear la semana pasada con el adelanto de las elecciones de Madrid y lo que ha acabado estallando es todo un cisma político.

Un cisma que ha adquirido nuevas dimensiones después de que Pablo Iglesias haya anunciado este lunes que abandona el Gobierno, del que era vicepresidente segundo. Lo hace para ser el candidato de Unidas Podemos a los comicios autonómicos de la Comunidad de Madrid.

Si el eslogan de precampaña que el PP venía usando en los últimos días era lo de "socialismo o libertad", Isabel Díaz Ayuso, presidenta en funciones de la región y candidata de la formación conservadora lo ha elevado un punto más: "Comunismo o libertad".

Pablo Iglesias deja el Gobierno para ser candidato en Madrid: Yolanda Díaz asumirá su vicepresidencia

La salida de Iglesias del Gobierno de coalición puede interpretarse de múltiples formas. Muchos análisis destacan lo aventurado y arriesgado que supone este movimiento, ya que podría dejar al hasta ahora número dos del Gobierno de España condenado al ostracismo que supone ser parte de la oposición parlamentaria en una región.

Pero los potenciales frutos que Podemos puede obtener de un buen resultado en las elecciones del 4 de mayo también le han merecido la pena al líder de la organización, que con esta decisión también acelera el esperado cambio de liderazgo en el partido morado.

Estas son las principales razones que han llevado a Pablo Iglesias a tomar una decisión tan compleja en cuestión de días.

Salva a Podemos de la desaparición en Madrid

Pablo Iglesias y Alberto Garzón.
Pablo Iglesias y Alberto Garzón.
REUTERS/Jon Nazca

En las elecciones autonómicas de 2019, Unidas Podemos consiguió el 5,56% de los votos escrutados. Con ese porcentaje la formación morada no tuvo problema para mantenerse en la Asamblea de Madrid, eso sí, con solo 7 escaños. 

Registró de ese modo una sensible caída con respecto a los resultados de 2015, en los que Podemos registró el 18,6% de los sufragios, eso sí, sin acudir a las urnas de la mano de IU, que sí se quedó fuera de la cámara. Podemos pasó en 2019 de contar con 27 parlamentarios a tener solo 7.

En 2019 Más Madrid, la escisión de Podemos protagonizada por Íñigo Errejón, obtuvo el 14,65% de los votos y 20 escaños.

Recientes sondeos demoscópicos como el de Metroscopia en El Confidencial o el de SyM Consulting para El Independiente dibujaban un escenario algo más complicado para los de Iglesias. El primero pronosticaba el 4,9% de los votos, por lo que Unidas Podemos se quedaría fuera de la Asamblea y no tendría representación en la cámara autonómica. 

El segundo le daba un 5,2%, por lo que el riesgo no era menor.

Un año desde el primer estado de alarma por coronavirus: España reaccionó rápido pero la inseguridad jurídica continúa, lamentan los expertos

La singularidad de las elecciones autonómicas en España es que, al igual que en las generales, utiliza la Ley D'Hondt para repartir los asientos en los parlamentos. Sin embargo, mientras que en las elecciones generales es necesario que una candidatura reúna el 3% de los votos por circunscripción para entrar en ese reparto, en las autonómicas esa barrera se eleva al 5%.

Anima al electorado progresista de la Comunidad

Errejón con su chaqueta Harrington atendiendo a los medios.
Errejón con su chaqueta Harrington atendiendo a los medios.
Más País

Aunque parezca que haya pasado una eternidad, solo hace 2 años desde que Iglesias y Errejón dinamitaron su relación y este último se marchó de Unidas Podemos, a escasos meses de que las autonómicas de entonces tuvieran lugar. Iñigo formó parte del nacimiento de lo que después ha sido un nuevo partido político al uso, Más País. Lo hizo de la mano de la entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que ya se ha retirado de la política.

En un principio el propio Errejón iba a ser el candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, la decisión de conformar un frente amplio con Carmena y Ahora Madrid, la candidatura municipalista con la que la exjueza llegó a regidora de la capital en 2015.

Ha pasado poco tiempo pero han pasado muchas cosas. Más País logró el sorpasso a Unidas Podemos y aunque el PSOE ganó las autonómicas de 2019, los números no dieron. Por si fuera poco, el apoyo de Ciudadanos y Vox al PP supuso también la salida de Carmena de la Alcaldía, a pesar de que había revalidado como la candidatura más votada en las municipales.

España sigue a Francia y crea el índice de reparabilidad, una nota en los productos tecnológicos para saber si son fáciles de reparar o no

La pérdida del bastión Madrid y el fiasco de las autonómicas se regó con las críticas y las acusaciones cruzadas de las formaciones. Acusaciones a Más Madrid de haber abandonado a los electores de barrios obreros como Tetuán o Vallecas y acusaciones de Unidas Podemos de no haber querido contribuir a ese frente amplio que conllevó a la reiterada división de la izquierda.

Lo primero que ha anunciado Iglesias al confirmar que deja el Gobierno de España es la necesidad de crear un nuevo frente amplio, aparcar diferencias entre Podemos y Más Madrid y trabajar para crear una candidatura única que sea capaz de enfrentarse a Díaz Ayuso.

Mónica García, candidata de Más Madrid a la presidencia de la Comunidad, ya ha reaccionado y está abierta a mantener las conversaciones que hagan falta para tal fin, aunque "sin imposiciones" y "a ser posible, sin mucha testosterona".

Agiliza el relevo en Unidas Podemos

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
Ministerio de Trabajo y Economía Social

Se habla desde hace meses del relevo necesario en Unidas Podemos. La formación morada quiere cerrar un ciclo político con el paso atrás de Pablo Iglesias y la ocasión es de las más propicias. Finalmente será Yolanda Díaz, y no Irene Montero, como se sospechaba, quien ostentará el cargo de vicepresidenta segunda del Gobierno.

Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social rechazaba el pasado verano que hubiese abandonado IU para alistarse en Podemos. Mantuvo entonces, en conversación con El Español, que seguía militando en el Partido Comunista y que no aspiraba a liderar nada.

Por lo pronto, ya aspira la cuota de ministros de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición. Solo el tiempo dirá si además también liderará la coalición electoral en sí.

De ella, Iglesias ya ha dejado dicho que es "la mejor ministra de Trabajo y Economía Social" de la historia del país. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha constatado horas después que tiene muy buenas opiniones de Díaz.

Golpe de efecto en unas elecciones imprevistas

El presidente Pedro Sánchez y el vicepresidente Pablo Iglesias, al hacerse la foto de familia del primer Gobierno de coalición.
El presidente Pedro Sánchez y el vicepresidente Pablo Iglesias, al hacerse la foto de familia del primer Gobierno de coalición.
REUTERS/Jon Nazca

Díaz Ayuso rompió la baraja este mes con una convocatoria anticipada de elecciones que nadie esperaba, y que respondía a una moción de censura que se había anunciado en la Región de Murcia y que ni siquiera ha prosperado —después de que 3 parlamentarios de Ciudadanos hayan protagonizado un nuevo 'tamayazo' hacia el PP—.

La misma mañana que Ignacio Aguado, hasta ese momento vicepresidente del Ejecutivo madrileño, anunciaba la intención de Ayuso de convocar elecciones, el PSOE de Ángel Gabilondo y Más Madrid anunciaban sendas mociones de censura. La Mesa de la Asamblea recurrió el decreto de disolución de la cámara al entender que se debían tramitar primero dichas mociones.

La Justicia se pronunció hace unas horas rechazando las cautelarísimas —suspender la disolución de la Asamblea provisionalmente— y la Mesa, poco después, ha desistido de su recurso. El 4 de mayo es el día en el que se celebrarán las autonómicas en Madrid. Para imaginar si la convocatoria es casual o premeditada es interesante señalar que el último día de campaña electoral será el 2 de mayo, una fecha muy simbólica para el pueblo madrileño.

Andalucía asegura tener el pasaporte de vacunación "que la UE quiere implantar" y Maroto espera que en mayo ya funcione en España, pero los expertos piden más sosiego

A las autonómicas acuden un PP fuerte —Díaz Ayuso se ha convertido, de facto, en la primera opositora del Gobierno—, un Ciudadanos muy débil —el goteo de dimisiones no cesa—, un Más Madrid que se erigía hasta hace horas como principal alternativa, un Podemos al borde de la extinción y un PSOE, de Ángel Gabilondo, sobre quien continúan haciendo memes aunque a él le molesta, según confesó a El País.

Con esta maniobra, Iglesias consolida uno de los tres espacios de la izquierda madrileña y aunque plantea una unión electoral —difícil de conseguir en tan solo días—, la figura del hasta ahora vicepresidente del Gobierno es de calado, por lo que podría disputar los resultados de forma eficaz a un PP que confiaba en obtener la mayoría absoluta.  

Otros artículos interesantes:

El código fuente de la web del SEPE dispara las dudas sobre la capacidad del organismo público para recuperarse del ciberataque

El goteo de cancelaciones al Mobile abre el interrogante de si los grandes eventos se programaron con unas expectativas irreales sobre la pandemia: los expertos responden

El impacto de un año de pandemia en salud mental: los profesionales empiezan a afrontar las consecuencias de las crisis