Pasar al contenido principal

4 razones que explican la caída de más de un 20% de OHL en Bolsa

Reunión de la junta general extraordinaria de accionistas de OHL en junio de 2018
Reunión de la junta general extraordinaria de accionistas de OHL en junio de 2018 Europa Press
  • OHL ha presentado este miércoles sus cuentas del primer semestre del año, en el que cosechó pérdidas de 843 millones de euros, más de 20 veces más que las del mismo periodo de 2017.
  • El grupo atribuye este resultado al impacto financiero de la venta de su división de Concesiones, que cuantifica en 550,5 millones de euros.
  • Sus acciones han llegado a caer a lo largo de la jornada más de un 20% en el Mercado Continuo.

OHL está sufriendo este jueves pérdidas históricas en el Mercado Continuo tras haber presentado ayer, tras el cierre del mercado, sus resultados correspondientes al primer semestre de 2018. Concretamente, sus acciones han llegado a retroceder más de un 20% en el Mercado Continuo, situando su cotización en un precio de 2 euros, su mínimo en los últimos dos años.

Este retroceso en su valor bursátil implica una caída de un 60% en lo que va de año y reduce su capitalización bursátil por debajo de los 600 millones de euros. De confirmarse esta tendencia al cierre de la sesión, esta podría ser su peor jornada en Bolsa desde 2016 e incluso podría superar la bajada de un 17,26% que sufrió en marzo de tras presentar una pérdidas de 12,1 millones de euros a lo largo de 2017.

Unas pérdidas motivadas por desinversiones, proyectos fallidos y un ERE

En los resultados presentados este miércoles, OHL atribuye sus pérdidas de 843 millones de euros en el primer semestre, más de 20 veces más que en el primer semestre de 2017, al ajuste contable propiciado por la venta de su división de Concesiones. El grupo estima que esta desinversión tuvo un impacto de 550,5 millones de euros y asegura que, si se descuenta este efecto, sus pérdidas serían de 117,5 millones de euros, frente a los 135,5 millones que perdió en el primer semestre de 2017.

Leer más: 5 factores que determinan el comportamiento de los activos en bolsa, según los expertos

La compañía señala que esta venta les ha permitido reducir un 53% su deuda bruta, hasta los 709 millones de euros. Además de la desinversión de Concesiones, OHL ha sufrido un impacto negativo de 42,1 millones de euros por la venta de participaciones en hoteles y otras filiales de Mayakobá, tras su venta en abril de 2017.

Por otra parte, OHL ha señalado además el impacto de pérdidas derivadas de sus 'proyectos legacy', que suponen 76,7 millones por sobrecostes en la apertura del hospital CHUM en Canadá, 27,7 millones por la demanda interpuesta en Guatemala en el proyecto Central Hidroeléctrica de Xacbal Delta y otros 28 millones por los costes del ERE aprobado en junio.

El retroceso de sus ventas

Las cuentas del primer semestre muestran un retroceso del 9% en sus ventas, hasta 1.445,1 millones de euros, un resultado que OHL atribuye a la menor actividad constructora, especialmente en España. De hecho, un 74,3% de su facturación proceden de proyectos en el extranjero. De este modo, sus ingresos han caído en todas sus áreas de negocio, excepto en Servicios, donde se han incrementado un 17,5% interanual.

Mientras, la división Industrial ha sufrido una bajada del 29,1% en sus ingresos respecto al primer semestre de 2017, en tanto que su segmento más importante, el de Construcción, se dejó un 6,7% de su facturación. El área de negocio que más ha retrocedido es la de Desarrollos, que perdió un 85% interanual de sus ventas, afectada por la desinversión en Mayakobá.

Recomendaciones negativas de los analistas

Las pérdidas que está sufriendo OHL en la jornada bursátil ya han tenido su eco en la opinión de los analistas. Así, Banco Sabadell ha recortado su recomendación sobre el grupo, apostando por deshacerse de las acciones de la constructora tras haber recomendado invertir hasta esta jornada, una decisión que ha atribuido directamente a "resultados operativos muy negativos".

Leer más: 7 cosas que hemos aprendido en la crisis diez años después de la caída de Lehman Brothers

Concretamente, se señala la "falta de visibilidad y dudas en Construcción" y a una desviación en caja que podría incrementarse a cierre de año. Por ello, los analistas de Sabadell revisan el precio objetivo de OHL, que estaba fijado en 3,75 euros por título, hasta 2,75 euros "que le deja un potencial insuficiente para que nos lleva a sacar el valor de nuestra cartera".

Cambios en la cúpula directiva

Para intentar revertir la situación, OHL ha emprendido una profunda reestructuración de su alta dirección. En junio, nombró a José Antonio Fernández Gallar como consejero delegado en sustitución de Juan Osuna, que había dimitido días antes en la junta extraordinaria de accionistas del grupo. Osuna había asumido el cargo en octubre de 2017, reemplazando a Tomás García Madrid, que duró apenas 16 meses como consejero delegado, tras haber relevado a Josep Piqué.

Este movimiento constante en la cúpula de OHL ha coincidido con los peores momentos de la compañía, con pérdidas en Bolsa, contenciosos legales en sus obras en el extranjero y un aumento constante de su deuda. Actualmente, el grupo mantiene los objetivos del plan de negocio aprobado en mayo, que implican mantener los ajustes y reposicionarse como constructora para volver a alcanzar la rentabilidad en 2020.

Además, en su junta extraordinaria de accionistas del pasado mes de junio, el grupo reestructuró su consejo, sustituyendo a José Luis Diez y a Ignacio Moreno por dos nuevos consejeros independientes, Carmen de Andrés Conde y César Cañedo-Argüelles Torrejón. OHL justificó la decisión aludiendo a una apuesta por perfiles "con dilatada experiencia en el sector de infraestructuras". 

En los últimos meses, OHL ha seguido reforzándose, nombrando nuevo director general del grupo a Manuel Álvarez, procedente de ACS, y a José María Sagardoy, antiguo directivo de Banco Popular, como director Económico-Financiero.

Te puede interesar