Pasar al contenido principal

La guerra comercial, la salud, la privacidad y la automatización del trabajo: los 4 retos del sector de la tecnología, según el presidente mundial de IDC

Crawford del Prete, presidente mundial de IDC

IDC

  • La guerra comercial, la irrupción en salud, la privacidad y la automatización del trabajo son algunos de los grandes desafíos del sector tecnológico. 
  • El presidente de IDC, Crawford del Prete, ha discutido cómo van a evolucionar estos conflictos y de qué forman van a marcar las estrategias de las empresas y la relación con los consumidores. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El sector de la tecnología está en constante transformación y su red se extiende de forma cada vez más transversal hasta ocupar todos los espacios de la sociedad. 

La privacidad se ha convertido en una cuestión de derechos, las tensiones políticas sitúan a la industria en el centro de sus conflictos, la disrupción tecnológica en el sector de la salud podría transformar cómo tratamos las enfermedades y la automatización del trabajo siembra la incertidumbre entre la fuerza laboral. 

En este contexto, Crawford del Prete, presidente mundial de la consultora especializada en tecnología IDC, ha hablado con Business Insider España para reflexionar acerca de los desafíos a los que se enfrenta el sector de la tecnología y cómo van a evolucionar. 

El verdadero impacto de la guerra comercial: China y Estados Unidos buscarán la autosuficiencia 

Donald Trump y Xi Jinping en la cumbre del G20 de Osaka.
Reuters

"En su primera fase, la guerra comercial afectó a la industria tecnológica debido a la incertidumbre", señala Crawford del Prete. Sin embargo, el analista cree que las consecuencias de la guerra comercial se verán a largo plazo y tienen más que ver con un cambio en las estrategias de las empresas.  

El efecto de las tarifas ha generado un movimiento en las compañías chinas y estadounidenses que buscan reducir su mutua dependencia. "Las empresas piensan más dónde van a construir sus fábricas, dónde van a crear sus productos", asegura del Prete, recordando que Google, por ejemplo, trasladó la fabricación de su teléfono Pixel a Vietnam

"Hará que las compañías sean menos dependientes a medida que repartan su riesgo entre otros países", cree el presidente mundial de IDC. 

En China también se están replanteando sus estrategias. Los fondos del país ya han diversificado sus inversiones a países fuera de Estados Unidos y las compañías buscan fabricar sus propios componentes para sus dispositivos, especialmente chips. 

"Se tardará mucho en ver el impacto de estos movimientos", advierte. Aunque asegura que él cree que esto "supondrá un mayor equilibrio". 

Leer más: La guerra fría tecnológica entre Estados Unidos y China está lejos de acabar con el acuerdo comercial: todas las batallas pendientes

La salud será un pilar cada vez más importante (y controvertido) de las grandes tecnológicas  

Electrocardiograma del Apple Watch
Reuters

El presidente asegura que las tecnológicas van a reforzar cada vez más su presencia en el sector de la salud, un mercado de más de 3.000 millones de euros en Estados Unidos. 

"Las compañías comenzaron en la salud muy centradas en los dispositivos", reflexiona Crawford del Prete. Sin embargo, el presidente mundial de IDC subraya que su entrada en la industria sanitaria ha derivado en auténticas "plataformas de la salud y el bienestar". 

La clave son los datos que recogen de los individuos. "Estos datos podrían empezar a usarse, si los clientes se sienten cómodos con ello, para decidir si estás teniendo un estilo de vida saludable", explica del Prete. 

"Es la misma revolución que estamos viendo en la conducción autónoma. Ponen cámaras en los coches y pueden pagar menos por el seguro porque conducen de forma más segura y hay más datos sobre cómo conducen", señala. 

El presidente es consciente de la controversia que esto puede generar. "Las aseguradoras podrían discriminar entre diferentes tipos de personas según el riesgo que presenten", cree. 

Sin embargo, Crawford del Prete es optimista y asegura que espera que "el ganador acabe siendo el consumidor, porque habrá enfermedades que se podrán prevenir y otras para las que encontraremos la cura definitiva". 

En cualquier caso, la próxima gran revolución en la salud "va a llevar más tiempo porque va a tener mucho que ver con la privacidad", advierte. 

"Aumentar tu visión, tu oído, implantarte un dispositivo que diagnostique diferentes aspectos...Para esto necesitas la aprobación del gobierno y sortear muchos problemas de privacidad", señala. 

Leer más: Así van a transformar las grandes tecnológicas el sector de la salud

El debate público sobre la privacidad va a transformar la relación entre el consumidor y la empresa 

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook
Mark Zuckerberg, CEO de Facebook. REUTERS/Leah Millis

Más allá de la salud, la privacidad va a convertirse en el centro de las relaciones entre el consumidor y la empresa, cree del Prete. 

"La confianza es algo que las compañías pueden ganar y creo que las compañías inteligentes ya están empezando a mandar ese mensaje", asegura. El presidente pone de ejemplo a Apple, que ha trabajado mucho para "construir confianza en torno al lema 'respetamos tus datos'". 

Crawford del Prete asegura que las compañías que han ignorado este asunto están ahora pagando el precio. "Creo que la gente va a querer hacer negocios con compañías en las que confíen", asegura. 

El presidente hace un llamamiento a que los gobiernos refuercen la legislación en esta materia, alabando el GDPR de la Unión Europea. 

"Creo que estamos en un periodo peligroso en el que la tecnología está tan avanzada que ya hay una gran cantidad de información nuestra allí fuera. Nadie ha dicho nunca; no puedes hacer eso, eso es ilegal", lamenta. 

El presidente vuelve de nuevo al terreno del motor para plantear una comparación. "En la mayoría de los países un coche puede alcanzar los 220 kilómetros por hora, pero eso no quiere decir que puedas conducir por Madrid a 220 kilómetros por hora. Hemos separado la capacidad de la ley. No hemos hecho los mismo con la tecnología, y eso es un fracaso del gobierno", asegura. 

El directivo asegura que las preocupaciones en torno a la privacidad movilizarán dos grandes cambios: "las compañías intentarán ganarse la confianza de los consumidores y los gobiernos empezarán a intervenir y a dictar las nuevas normas y los nuevos marcos". 

En un futuro a corto plazo, "vamos a pasar mucho tiempo devolviendo el poder a los individuos que creen que no lo tienen ahora". 

"Creo que la tecnología se mueve tan rápido que nos hace sentir que no tenemos poder. Nos hace sentir que va a ser así a partir de ahora. Y creo que no, soy optimista y creo que eso puede cambiar", concluye del Prete. 

Leer más: Steve Wozniak: "Hemos perdido nuestra privacidad y se ha abusado de ella"

El miedo a la automatización es producto de la incertidumbre 

Un robot en un restaurante hace de camarero.
Reuters

Junto con la privacidad, la otra gran preocupación de los ciudadanos es la automatización del trabajo. "La gente tiene mucho miedo de la automatización del trabajo y está muy preocupada por los trabajos que les van a quitar", reconoce del Prete. 

El presidente recuerda que hace 150 años en Estados Unidos el 70% de los trabajos estaban relacionados con la agricultura y la ganadería y ahora se han reducido a un 5%. "Si se lo llegas a decir a un agricultor de aquella época, nadie habría podido explicarles que, en el futuro, las personas iban a estar diseñando aplicaciones iOS o programando software", señala. 

El presidente cree que esa misma incertidumbre es la que provoca el miedo actual. Los trabajadores son conscientes de que viven en un entorno de rápida transformación y no saben si están preparados para enfrentarse a él, subraya. 

"Creo que el desafío está en que a la gente le cuesta mucho imaginar en qué van a consistir la siguiente generación de nuevos trabajo", explica del Prete. 

Además, el presidente de IDC cree que la gente confunde trabajo con tarea. "Nuestra primera prioridad es ver cómo cogemos las tareas menos seguras y más simples y las automatizamos para que la persona pueda aprender nuevas tareas", afirma. Sin embargo, del Prete explica que esto no significa que la persona pierda su empleo, sino que sus habilidades podrán ser utilizadas dentro del mismo trabajo para una tarea más sofisticada que pueda optimizar el resultado final. 

El ejecutivo admite que esto implica un esfuerzo por parte de las universidades y las empresas para ofrecer a alumnos y empleados oportunidades de formarse en las habilidades que requieran los trabajos del futuro

"Los trabajos cambiarán y evolucionarán, pero no creo que se eliminen una gran cantidad de puestos de trabajo", asegura. 

Sin embargo, algunas personas podrían tener más dificultades que otras para adquirir nuevas habilidades y acceder al nuevo mercado laboral digital, reconoce del Prete. "Es necesaria la intervención del gobierno para que nadie se quede atrás", asegura. 

Y además