Pasar al contenido principal

Estoy asistiendo a una clase de Yale sobre felicidad y, a mitad de curso, estos 4 trucos ya están me están dando resultados

La felicidad en casa
Gettyimages
  • El curso más popular en la historia de Yale, La ciencia del bienestar, ha sido diseñado por la profesora Laurie Santos.
  • Recogió toda la experiencia psicológica vinculada a la felicidad y propuso un proceso paso a paso para mejorar la tuya.
  • Después de cinco semanas en la clase, el escritor Justin Maiman asegura que sus bases, como tomarse tiempo para saborear experiencias y centrarte en tus puntos fuertes, ya están funcionando.

La felicidad puede aprenderse.

Esa es la idea central sobre la que se basa el curso más popular de Yale en toda su historia. La profesora Laurie Santos ha recogido toda la experiencia psicológica previa y ha propuesto un proceso para aumentar tu felicidad paso a paso.

Me apunté gratuitamente al curso de 10 semanas en Coursera. Su nombre oficial es La ciencia del bienestar y ya ha sido cursado vía online por más de 225.000 estudiantes. En torno a uno de cada 4 estudiantes de Yale lo han realizado desde que se puso en marcha.

Leer más: 5 cosas importantes sobre la felicidad que nos enseñó la ciencia en 2018

Santos me dijo que creó este curso por tres razones: para sintetizar lo que los psicólogos han aprendido sobre cómo mejorar nuestra vida, para ayudar a los estudiantes universitarios a superar el estrés y la infelicidad en el campus, y "para vivir una vida mejor yo misma".

Cinco semanas después, me ha convencido. Este es el motivo: los seminarios son excelentes, pero también recibes muchas tareas centradas en ejercicios diarios para cambiar tus hábitos y por ende, ser más feliz: reconocer y luego deshacerse de los malos hábitos mientras desarrollas nuevos y buenos hábitos.

A continuación, explico cuatro ejercicios que escogí de una serie de consejos y trucos para ser más feliz que he aprendido hasta ahora. Insisto, la clave es que estos hábitos positivos han sido probados y se ha demostrado que funcionan, basándose ​​en la ciencia psicológica.

Céntrate en tus fortalezas

Esta primera tarea se centra en identificar tus fortalezas características y centrarte en ellas cada día. Hice el sondeo VIA a través de internet, que cualquiera puede hacer gratis aquí, y me reveló mis 24 mayores puntos fuertes. Los cuatro principales eran el amor por aprender, la apreciación de la belleza y la excelencia, el liderazgo y la imparcialidad.

Leer más: 8 trucos para sentirse más feliz, saludable y menos estresado

Si eres bastante consciente de ti mismo, los resultados no serán una gran sorpresa. Sin embargo, la clave es identificarlas y encontrar situaciones para utilizar tus fortalezas todos los días. Eso te llevará por el camino a la prosperidad. Los estudios muestran que la felicidad aumenta y la depresión disminuye cuando una persona usa sus fortalezas características con regularidad.

En mi caso, busqué formas sencillas de utilizar la imparcialidad, el humor y el amor por el aprendizaje a lo largo de mi día. Un truco profesional: investigaciones adicionales muestran que si puedes "agrupar" cuatro de tus fortalezas principales en el trabajo, probablemente prosperarás y tendrás más experiencias positivas, y es más probable que pienses que tu trabajo es una "vocación".

Invierte en experiencias

Gasto dinero en experiencias como música en directo, viajes y comida antes que en juguetes nuevos. Siempre me han hecho más feliz. Ahora, ya sé que la investigación lo respalda, independientemente de los niveles de ingresos: pasear o viajar a un lugar nuevo es una mucho mejor inversión en términos de felicidad que comprar cosas materiales.

Resulta que tus cosas pierden el "valor de felicidad" casi tan pronto como las compras. Pagar por experiencias, sin embargo, tiene múltiples beneficios para la felicidad. Primero, la anticipación de la experiencia conduce a más felicidad y alegría. Segundo, hablar de la experiencia después con amigos reaviva tus propios recuerdos felices e, increíblemente, compartir estas historias con tus amigos también tiende a aumentar tu felicidad.

Y tercero, no tendemos a acostumbrarnos a las experiencias como lo hacemos con las cosas nuevas. No hay tiempo para acostumbrarse a un viaje a Ciudad de México, pero la ciencia muestra que la alegría que obtienes al comprar algo nuevo e impresionante, como un teléfono, comienza a disminuir de inmediato. Así es como funciona tu cerebro.

Leer más: Esta simple técnica puede calmar tu ansiedad en solo 20 minutos

Aprende a disfrutar más

Disfrutar es el acto de mirar desde fuera una experiencia para analizarla y valorarla realmente, es una forma de ayudarte a estar presente en ese momento. Y disfrutar a menudo te fuerza a disfrutar una experiencia durante más tiempo.

Mi tarea era señalar un momento para disfrutarlo cada día. Uno de mis momentos destacó sobre los demás: estaba corriendo por el parque cuando una fuerte ráfaga de viento en mi espalda casi me levantó del suelo. Fue un momento extraño y maravilloso y me aseguré de contárselo a mi mujer cuando llegué a casa.

Leer más: 21 señales ocultas que te dicen que estás estresado, incluso si piensas que no lo estás

Buscar esos momentos ha potenciado mi sensación de asombro ante el mundo que me rodea. La investigación demuestra como revivir esos momentos felices puede hacer que tus emociones positivas duren hasta un mes.

Expresa tu gratitud y reparte amabilidad

Este es divertido. Si en general estás agradecido y aprecias lo que tienes, tus niveles de felicidad aumentan. Suena demasiado fácil, pero funciona. Un ejercicio que hicimos fue hacer una lista de cinco cosas por las que estábamos agradecidos cada día. Mirar tu lista simplemente te hace agradecido y reflexivo. Incluso hacer esto una vez a la semana se ha demostrado que aumenta la felicidad y reduce los síntomas de mala salud.

Mientras, llevar a cabo actos aleatorios de amabilidad es otra forma de encontrar la felicidad. Un estudio ha demostrado que gastar dinero en otras personas te hace más feliz que gastarlo en ti mismo, incluso en diferentes culturas o niveles de ingresos. Por ejemplo, los pequeños cambios, como gastarte 5 dólares (casi 4,5 euros) en comprarle un café a un amigo, un compañero o a un desconocido mejora los niveles de felicidad. Así que he estado comprando muchos cafés.

Leer más: 7 lecciones vitales que la gente suele aprender demasiado tarde

Santos añade, "parece que nuestros cerebros están conectados para entender las recompensas que recibe otra persona como si fueran propias. Es como ponerte una pequeña dosis de cocaína cada vez que haces algo bueno por alguien. Es casi como un accidente en la forma en la que está programada nuestra mente social".

El camino a la felicidad

Recuerda también seguir haciendo aquellas cosas que probablemente ya sabes que mejoran tu bienestar de forma demostrable, como hacer ejercicio a diario o dormir tanto como puedas.

Pero la clave es adoptar un nuevo hábito que te lleve a sentirte más feliz. Así que elige uno de los anteriores que te funcione y pruébalo. A mí me ha merecido la pena hasta ahora.

Justin Maiman escribe una newsletter semanal llamada Ginger y que se centra en momentos de inspiración. Puedes leer Ginger y suscribirte aquí gratis. Es un periodista con 20 años de experiencia en medios digitales y televisión, incluyendo su trabajo en grandes medios como Business Insider, Yahoo, Bloomberg, Fox News y las cadenas de la PBS en St. Paul y Boston. Actualmente,es el presidente y director ejecutivo de Cochrane Media, una agencia de medios de Nueva York.

Te puede interesar