5 alimentos que potenciarán tu memoria y mejorarán la salud de tu cerebro, según una nutricionista de Harvard

mujer comiendo verduras

Sobran los motivos para querer cuidar tu cerebro, el órgano detrás de casi todo. Controla tus pensamientos, el habla o la memoria. Pero también es vital para que puedas parpadear  o respirar, entre otras funciones.

Y una buena forma de hacerlo es a través de lo que comes. Una dieta saludable en la que abunden nutrientes que proporcionen a tu cerebro todo aquello que necesita para funcionar bien. 

Según el Instituto sobre el Envejecimiento de EEUU, lo que comes puede afectar directamente la inflamación y el estrés oxidativo del organismo, lo que a su vez puede ampliar el riesgo de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson.

Así lo recoge un artículo en CNBC en el que la doctora Uma Naidoo, psiquiatra nutricional, miembro de la facultad de la Facultad de Medicina de Harvard explica algunos de los alimentos que suele consumir para potenciar su memoria, concentración y salud cerebral en general.

Chocolate negro

Chocolate

El chocolate negro lleva grandes cantidades de cacao, un alimento destacado por sus muchos nutrientes. 

Es rico en antioxidantes, fibra y minerales como potasio, fósforo, cobre, hierro, zinc y magnesio. Además contiene teobromina y cafeína, sustancias estimulantes del sistema nervioso central y diuréticas.

Los antioxidantes y flavonoides del cacao pueden ayudar "a preservar la salud de las células cerebrales”, considera Naidoo. "También contiene fibra para ayudar a reducir la inflamación del cerebro y prevenir el deterioro cognitivo".

Para aprovechar estos posibles beneficios, el chocolate debe tener al menos un 70% de cacao. No obstante, por muy delicioso que esté, no se trata de abusar.

De acuerdo a la especialista en salud, “la cantidad óptima de consumo de chocolate amargo para la salud de los vasos sanguíneos, incluidos los que suministran sangre al cerebro, es de aproximadamente 45 gramos por semana", como remarcó un metaanálisis.

Frutos del bosque

Arándanos y frambuesas.

Los frutos del bosque están repletos de antioxidantes, vitaminas y fibra, mientras apenas aportan azúcar en relación a otras frutas.

"Estos nutrientes ayudan a retener la memoria y el contenido de fibra ayuda a alimentar a los microbios en el intestino para reducir la inflamación del cerebro", enfatiza la experta.

Por lo que aconseja consumirlas, sobre todo, combinando entre los distintos tipos disponibles en la frutería.

"Comer una variedad de bayas de colores también puede reducir los síntomas de ansiedad y ayudar a protegerse de enfermedades neurodegenerativas como la demencia", cometna Naidoo.

Cúrcuma

Tarro con cúrcuma

Uno de los principales ingredientes del curry en polvo, la cúrcuma, contiene un compuesto llamado curcumina, cuyos efectos parecen potenciar la salud del cerebro.

"La curcumina es una poderosa sustancia antiinflamatoria", asegura Naidoo. "Consumirlo, según los estudios, puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad y disminuir el deterioro cognitivo con la edad".

La cúrcuma es buena sola, pero los beneficios pueden ser más fuertes cuando se combina con pimienta negra, lo que ayuda a una mejor absorción en el organismo.

La cúrcuma y la pimienta son ingredientes claves de productos populares como la leche dorada, aunque también puedes ingerirla, con moderación, al condimentar arroces o patatas.

Verduras de hoja verde

Espinacas

Las verduras de hoja verde son aquellas plantas que cuentan con hojas o brotes comestibles y que se caracterizan a su vez por poseer dicho color. 

No suelen encontrarse entre los alimentos más apetitosos, pero consumirlas conlleva grandes beneficios para la salud. Entre sus muchos nutrientes, los polifenoles que incorporan ayudan a combatir la inflamación, favoreciendo la salud cardiovascular.

A su vez “las verduras de hoja son un alimento básico en las dietas saludables para el cerebro porque contienen ácido fólico, que es una vitamina B que apoya el desarrollo neurológico y la función de los neurotransmisores”, explica Naidoo.

 "La deficiencia de folato se ha relacionado con un aumento de los síntomas de depresión, así como con el envejecimiento cognitivo".

Las espinacas, la rúcula, el berro o la acelga son algunas de ellas, y además de temporada durante los meses fríos del año.

Alimentos fermentados

Yogurt

La fermentación es una técnica casi ancestral por la cual un cultivo de microorganismos se alimenta de azúcares presentes en alimentos lo que genera ácidos, gas o alcohol, ejerciendo el papel de conservantes naturales. 

"Entonces, cuando comemos alimentos fermentados y mejoramos nuestra salud intestinal, también podemos mejorar nuestra función cognitiva", asegura Naidoo. Esto se debe a la conexión que existe entre intestino y cerebro.

Naidoo reconoce que le gusta comer kimchi, una guarnición popular coreana que se prepara con col fermentada y otros alientos como nabo, pepino, ajo, rábano, jengibre o chiles. 

Asimismo recomienda otros alimentos fermentados entre los que se incluyen el chucrut, el miso, la kombucha, el kéfir y el yogur

Sin embargo, advierte que estos deben consumirse con moderación ya que en grandes cantidades  pueden causar hinchazón. "Si se siente incómodo, reduzca su consumo hasta que su intestino y su cuerpo se adapten", aconseja.

Otros artículos interesantes:

Estos consejos te ayudarán a entrenar tu memoria, según los expertos

8 formas sencillas de prevenir y disminuir el riesgo de tener Alzheimer

Los 6 alimentos que más dañan tu cerebro, según la ciencia

Te recomendamos