Pasar al contenido principal

5 claves para entender el 'Pacto Verde' de la Comisión Europea que eliminará las emisiones de CO2

Ursula von der Leyen y Jean-Claude Juncker
Ursula von der Leyen y Jean-Claude Juncker Reuters
  • La presidenta Von der Leyen deberá vencer las reticencias de los países del Este, más dependientes del carbón.

  • Plantea convertir Europa en un continente "climáticamente neutro" antes de 2050.

  • La Comisión invertirá más de 100.000 millones de euros para ayudar a los estados más reticentes con la ley climática.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando Ursula Von der Leyen asumió la presidencia de la Comisión Europea, la conservadora alemana prometió hacer del cambio climático uno de sus buques insignia.

Sólo lleva dos semanas, pero por lo pronto está cumpliendo.

En un momento en el que los Estados Unidos se retiran del acuerdo de París y otras potencias como China o Rusia muestran signos de desfallecer, la Unión Europea (UE) ha encontrado su senda para convertirse en líder de la lucha contra el cambio climático.

Leer más: Estos son los 6 principales desafíos que afrontará Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea

Al menos, esa es la idea de Von der Leyen y su llamado Pacto Verde Europeo, una hoja de ruta presentada este miércoles que pone sobre la mesa los principales objetivos del bloque en materia climática, como erradicar completamente las emisiones de CO2 a mitad de siglo.

La presidenta había prometido firmar el pacto en sus primeros 100 días de Gobierno —hoy lleva 10—, pero ha acelerado los trabajos para coincidir con la Cumbre del Clima de Madrid (COP25). El plan, entonces, podría echar a andar en el Consejo Europeo entre el 12 y el 13 de diciembre. Estos son sus puntos principales:

Acelerar el recorte de emisiones de CO2

CO2

Si por algo se caracteriza el Plan Verde es por tener un objetivo claro: convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro.

Es decir, que el balance entre el CO2 emitido y el absorbido por la atmósfera resulte en un 0% de emisiones. Para llegar a esta meta, el objetivo actual de la UE se basa en recortar estos gases en un 40% para el año 2030. La presidenta lo ve insuficiente, por lo que ha propuesto subirlo entre el 50 y el 55% para la misma fecha.

¿Y cómo conseguirlo? A través del mercado.

Leer más: Cómo lograr la descarbonización de la economía europea para 2050

La principal herramienta de Von der Leyen para alcanzar estos objetivos será encarecer el precio del carbono. El Ejecutivo europeo plantea extender el actual sistema de comercio de emisiones para que cubra también al sector marítimo y suprimir progresivamente los permisos gratuitos de las aerolíneas. En el largo plazo, la medida se extendería también a tráfico y construcción.

Todas estas medidas se recogerán en lo que la jefa del Ejecutivo comunitario define como la primera Ley Climática Europea, que se presentará en marzo de 2020 y que convertirá en "irreversible" el camino hacia la neutralidad climática.

Un fondo de transición de 100.000 millones para los países más rezagados

El presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Werner Hoyer.
REUTERS/Francois Lenoir

No todos los países son iguales, ni están igualmente preparados para afrontar la nueva era climática.

Según aclama la propia Von der Leyen, "debemos reconocer y respetar que no todos empezamos desde el mismo punto de partida. Todos compartimos la misma ambición pero algunos pueden necesitar más apoyo personalizado que otros para llegar hasta ahí".

Leer más: 3 paradigmas en la transición hacia unas finanzas verdes: por qué Francia es un ejemplo a seguir

Este "apoyo personalizado" no es otra cosa que un método de convencer a los países más reticentes a la Ley Climática. Y nada convence mejor que el dinero.

Para "persuadir" a estas regiones rezagadas, en particular los del Este —por su dependencia del carbón—, Von der Leyen propone crear un fondo de transición cuyo objetivo es movilizar hasta 100.000 millones de euros en inversiones durante el periodo 2021-2027.

El dinero, que debe salir del presupuesto de la UE y aprobarse en el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para animar la iniciativa privada.

Una estrategia agrícola para proteger el entorno natural de la UE

Meditación en la naturaleza
Unsplash

Otro de los pilares primordiales del Pacto Verde Europeo se basa en una nueva estrategia agrícola y otra de biodiversidad cuyo objetivo último es proteger el entorno natural de la UE.

"Debemos preservar el trabajo vital que hacen nuestros agricultores para suministrar a los europeos alimentos nutritivos, asequibles y seguros. Eso es sólo posible si pueden ganarse la vida de forma decente", asegura Von der Leyen, quien apuesta por el "alimento sostenible".

Un nuevo impuesto de carbono en la frontera

Atascos

La iniciativa más polémica y la más difícil de llevar a la práctica.

Primero, el contexto. La UE representa a día de hoy el 9% de las emisiones mundiales de CO2 —entre China y EEUU alcanzan el 41%—, lo cual supone un problema: si los europeos endurecen los requisitos medioambientales a la industria y el resto del mundo no hace nada, las empresas podrían abandonar el Viejo Continente.

Así nace el impuesto sobre el carbono en frontera.

Leer más: 6 metas a cumplir en 2020 para poder frenar el calentamiento global

"Si otras partes del mundo no toman medidas, es nuestra obligación proteger nuestra industria y nuestra economía frente a una competencia injusta basada en una huella de carbono mucho mayor. Esa es la naturaleza del mecanismo en el que estamos pensando para corregir en frontera si es necesario", apostilló este jueves el vicepresidente responsable de cambio climático, Frans Timmermans.

Von der Leyen asegura que esta tasa cumplirá las reglas de la Organización Mundial del Comercio y se aplicará en un principio a un número limitado de sectores para ir extendiéndose progresivamente.

Convertir el Banco de Inversiones en un banco climático

El presidente del BEI, Werner Hoyer.
REUTERS/Francois Lenoir

El BEI se ha adelantado a los deseos de Von der Leyen y, en su última reunión del 15 de noviembre, decidió convertirse en un banco verde.

En 2013 ya puso fin a sus préstamos a proyectos de generación de electricidad a partir de carbón y lignito, pero el presidente Werner Hoyer quiere más. Ahora, dejará de financiar las infraestructuras energéticas para gas natural a partir de finales de 2021.

Por lo demás, el banco de la UE se compromete a movilizar 1 billón de euros para inversiones destinadas al clima y la sostenibilidad medioambiental en la década de 2021 a 2030. Además, incrementará progresivamente la cuota de su financiación dedicada a la lucha contra el cambio climático hasta alcanzar el 50% de sus operaciones en 2025.

Y además