Pasar al contenido principal

Salarios, coste laboral, cotizaciones o despidos: 5 claves sobre la evolución del mercado laboral en España desde 2008 que esconde el informe anual del INE

Trabajadores del centro de distribución de Amazon en El Prat de Llobregat.
Reuters
  • El Informe de Coste Laboral de 2018 que ha publicado el INE este miércoles desvela que los salarios alcanzaron el año pasado su máximo desde 2008, en 23.003,23 euros de sueldo bruto anual.
  • Pese al incremento de un 1,1% en el coste laboral bruto por trabajador en 2018, este dato sigue estando por debajo del máximo histórico, que se marcó en 2011, cuando alcanzó los 31.170,06 euros por trabajador.
  • Mientras las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social mantienen su crecimiento año a año hasta los 7.187,46 euros por trabajador, las cotizaciones voluntarias caen a su mínimo histórico, en 166,22 euros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A lo largo del año pasado, los salarios, sus posibles subidas y las consecuencias que podrían tener sobre las empresas fueron una discusión frecuente en España. No en vano, a finales de año el Gobierno aprobó por decreto la subida de un 2,25% en el sueldo a los funcionarios y de un 22,3% en el salario mínimo interprofesional.

La revalorización del SMI hasta los 900 fue una medida sin precedentes, recibida con pronósticos negativos por la patronal y las instituciones económicas, a pesar de que el salario mínimo español sigue por debajo de la media de la UE. Así, habrá que esperar para conocer su impacto real en la economía, aunque la Airef ha señalado que de momento, o al menos hasta abril, no ha afectado al empleo.

Leer más: Cuánto le cuesta un trabajador a una empresa según la comunidad autónoma

Sin embargo, lo que sí podemos saber con certeza estadística es cómo ha sido la evolución en 2018 de los salarios y del coste que asumen las empresas por sus trabajadores. El Instituto Nacional de Estadística ha publicado este miércoles su Informe Anual de Coste Laboral, en el que se concluye que los costes, salarios y cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social aumentaron respecto al año anterior.

Además, la base de datos del INE permite consultar la evolución del coste laboral y salarial en España desde 2008, lo que nos ayuda a ampliar la perspectiva para entender cómo han fluctuado los salarios, costes y cotizaciones desde los primeros compases de la crisis económica hasta la actualidad.

Estas son las 5 claves sobre la evolución de los sueldos en España desde 2008 que esconde el informe anual del INE.

El coste laboral bruto por trabajador subió en 2018 un 1,1%, pero todavía está por debajo de su máximo histórico, que marcó en 2011

Un camarero en la chocolatería San Ginés de Madrid
REUTERS/Susana Vera

El INE destaca en su informe anual que el coste que supone cada trabajador a la empresa en términos brutos se situó en 2018 en los 31.085,76 euros, un 1,1% más que en 2017. El crecimiento neto, es decir, eliminando del cálculo las subvenciones y deducciones concedidas por la administración, también repuntó un 1,1%, en este caso hasta 30.883,44 euros.

Si observamos los datos de la última década, veremos como el coste laboral ha tenido un comportamiento irregular. En 2009, el coste bruto aumentó casi 100 euros respecto al año anterior, hasta 30.670,05 euros y volvió a subir en 2010 para luego marcar en 2011 su máximo histórico hasta la fecha, en 31.170,06 euros, coincidiendo paradójicamente con el aumento del paro, que tocaría techo en 2013.

A partir de ese máximo, el coste laboral bruto cayó levemente en 2012 y 2013 y con más intensidad en 2014, para luego repuntar en 2015 y volver a retroceder en 2016 y 2017. En términos netos, las cifras son ligeramente más bajas, pero la evolución es igual de irregular.

Sin embargo, los salarios si están en su nivel más alto de la última década y han conseguido superar el techo de los 23.000 euros al año

Un trabajador en una fábrica de automóviles.
Reuters

Ciñéndonos a la categoría de salarios y revisando los últimos 10 años, también es posible observar como los sueldos alcanzaron en 2011 un máximo, al igual que sucede con el coste laboral. Sin embargo, la cota de 2011, de 22.775,76 euros, ya fue superada en 2015 y marca ahora un nuevo récord de salarios en 2018.

Así, el salario bruto anual, que según el INE supone el 74% del coste laboral, creció 9 décimas respecto a 2017 y se situó en 23.003,23. En 2019, tras la subida del SMI y los salarios de los empleados públicos, es de esperar que este máximo vuelva a ser rebasado, como indicaba la Encuesta Trimestral de Coste Laboral publicada en mayo

Leer más: El 10% de los trabajadores concentra casi la mitad del salario mundial

Las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social crecen año a año desde 2008, pero las voluntarias caen a su mínimo histórico

Dos personas entran en una oficina de empleo de Madrid
Reuters

Si los salarios son un 74% del coste laboral total, las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social suponen otro 23,1%. En 2018, alcanzaron un nuevo máximo histórico, en los 7.187,46 euros por trabajador, marcando una subida constante año a año desde los 6.627 euros que representaban en 2008.

Mientras, las cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones evolucionan justo al contrario, cayendo el año pasado a su mínimo histórico, de 166,22 euros. Esta categoría, que se engloba dentro de los beneficios sociales, se redujo drásticamente en 2012 tras 4 ejercicios de aumentos moderados y desde entonces se ha movido en torno a los 171 euros por trabajador hasta su caída en 2018.

Otros componentes de los beneficios sociales han mostrado una evolución errática durante la última década. Así, las prestaciones sociales suponen 227,35 euros por trabajador en 2018, más del doble que en 2017 pero por debajo de los 290 euros de 2008, mientras que los gastos de carácter social se situaron en 18,37 euros el año pasado, frente a los más de 40 euros que mostraba hasta 2013.

La indemnización por despido marca un nuevo mínimo histórico y supone menos de la mitad que en 2013

Negociar la indemnización por despido
Aymanejed / Pixabay

En 2018, las indemnizaciones por despido alcanzan una media de 192,12 euros, algo más de 3 euros menos que el año anterior, pero muy lejos de los niveles que marcaba este epígrafe entre 2008 y 2013. Así, el máximo histórico de compensación por despido se marcó en 2011, con 530,37 euros, para reducirse a 441,48 euros en 2013 y caer a los 218,64 euros en 2016.

Esta reducción drástica a partir de 2013 se explica por la entrada en vigor de la reforma laboral, que redujo las indemnizaciones de 45 a 33 días por año trabajado o incluso a 20 días en caso de despido objetivo. Mientras, el auge de la temporalidad podría explicar la caída más leve que experimentan las indemnizaciones en los últimos 3 ejercicios.

Leer más: 4 motivos por los que el Banco de España asegura que la reforma laboral no ha reducido la temporalidad y la desigualdad

Las subvenciones y deducciones caen respecto a 2017 y están lejos del nivel precrisis

placas solares trabajador
Reuters

En lo que respecta a las subvenciones y deducciones que las administraciones conceden a las empresas para aliviar parte de su coste laboral, su nivel se ha reducido un 2,64% interanual en 2018, colocándose en los 203,32 euros por trabajador. Este dato es un 17,64% menos que los 246 euros que marcaba en 2008, aunque se haya recuperado levemente de su retroceso durante la crisis.

Así, los recortes presupuestarios en ayudas gubernamentales arrastraron la media de subvenciones y deducciones por trabajador a los 157,78 euros en 2013, lo que suponía un 33% menos que el año anterior. Tras ese frenazo, el nivel volvió a recuperarse levemente en los 2 años siguientes, aunque en 2017 volvió a experimentar una caída interanual que se ha vuelto a repetir en 2018.

Y además