5 consejos para aprovechar mucho mejor tus prácticas de verano

Becaria trabajando en una oficina
Getty
  • Hacer unas prácticas en verano puede ser un mero trámite o un gran comienzo para tu carrera laboral, según cómo te las tomes.
  • A continuación encontrarás 5 consejos para aprovechar mucho mejor tus prácticas de verano.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hacer unas prácticas en verano puede convertirse en una gran oportunidad laboral si sabes cómo afrontarlas. Aunque muchos deciden tomarlas como un simple trámite para aprobar los estudios, lo ideal es aprovechar esta época para impulsar tu carrera laboral desde el principio.

Es cierto que resulta complicado que la empresa en la que haces las prácticas te ofrezca un contrato, pero este aspecto no tiene por qué ser el más relevante de un trabajo como becario.

Aprender todo lo que puedas sobre las rutinas de trabajo, empezar a tomar la iniciativa en ciertos procesos o hacer contactos que te puedan servir en el futuro son aspectos que debes tener en cuenta a la hora de realizar unas prácticas y sacarles el máximo provecho posible.

A continuación encontrarás 5 consejos para que tu etapa como becario sea lo más productiva posible.

Toma la iniciativa

Varias personas trabajan en una oficina.

gettyimages

Según se detalla en el blog de finanzas de Bankia y CaixaBank, tomar la iniciativa cuando trabajas como becario demostrará una gran actitud por tu parte.

Una forma de hacerlo es hablando con tus compañeros o superiores y ofrecerte para realizar las tareas que sean necesarias, sobre todo si ves que están agobiados y tienen demasiada carga de trabajo.

Con el paso de los días, cuando ya estés más adaptado, debes anticiparte a las necesidades y avanzar en tu propia rutina sin entorpecer aquello que estén haciendo los demás. 

Haz preguntas: estás aprendiendo

mujeres oficina, reunión, compañeros de trabajo
CoWomen/Unplash

Aunque seas muy resolutivo, nunca debes perder de vista la perspectiva de que eres un estudiante y estás aprendiendo. Es normal tener dudas y la compañía debe ser consciente de esas situaciones en las que a veces te sientes bloqueado para ayudarte en todo lo que pueda y completar tu formación.

En este sentido, lo mejor que puedes hacer es tener como referencia a aquellos compañeros que destilan ganas de enseñar y de los que puedes aprender mucho. Cuando hayas terminado las prácticas, agradecerás ese bagaje. 

Pregunta todas las dudas que se te ocurran. Si un estudiante no necesita consultar nada, la empresa puede pensar que es falta de interés. Además, hacer preguntas demuestra curiosidad y ganas de aprender.

No pierdas nunca la puntualidad

Una mujer mira su reloj en la oficina
Getty Images

Según el portal especializado Infoempleo, una empresa no sólo va a valorar tu trabajo y capacidad de aprendizaje en las prácticas, sino que tendrá en cuenta otros detalles como la puntualidad.

Que seas todavía estudiante no es excusa para que llegues 10 minutos tarde todos los días o para que te marches sistemáticamente antes de que termine tu jornada. Cumplir el horario muestra responsabilidad y ganas de hacer las cosas bien, así que toma estos aspectos en serio. 

Otra cuestión de importancia es que sigas el código de vestimenta de la empresa. Esto no significa que tengas que ir de traje y corbata (a no ser que sea obligatorio), sino que te fijes en detalles en apariencia más superfluos, por ejemplo si tus compañeros van en pantalones cortos o largos cuando es verano. Estas situaciones pueden marcar la diferencia respecto a la imagen que transmites a los demás.

Aprovecha para hacer contactos

Trabajadores en la oficina (RE)
Roman Samborskyi / Shutterstock

Tal como explican en el blog de CaixaBank y Bankia, estrechar lazos con los que van a ser tus compañeros de sector es esencial para iniciar con buen pie una carrera laboral.

Aquellos que son hoy tus compañeros puede que en el futuro tengan capacidad para contratarte en una empresa, o al menos para ofrecer tu perfil como recomendación en un proceso de búsqueda de trabajadores.

No es cuestión de hacer amigos, sino de que te conozcan y te valoren profesionalmente allí donde es necesario.

Muéstrate agradecido cuando acabes y deja claro si estás disponible para un posible contrato

Trabajadores en la oficina
Getty

Las etapas laborales hay que cerrarlas siempre de la mejor forma posible, aunque hayan sido cortas, como ocurre en el caso de unas prácticas.

Ya sabes que es complicado que te ofrezcan un contrato al acabar, pero sin duda es una gran idea dejar claro que estás disponible ante una posible vacante en el futuro, ya que si la empresa está satisfecha con tu desempeño pueden pensar en ti si surge una plaza libre. 

Mantenerte en contacto con tus compañeros también será de ayuda, así como agradecer lo que has aprendido y el tiempo que han dedicado a tu formación.

LEER TAMBIÉN: El teletrabajo hace que se trabajen más horas, pero no de manera más productiva

LEER TAMBIÉN: 6 habilidades que debes dominar si quieres conseguir un trabajo con un gran sueldo

LEER TAMBIÉN: Los 10 empleos para trabajar desde casa más demandados en 2021

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música