Pasar al contenido principal

5 consejos muy sencillos para hacer la compra cuando quieres perder peso

Comprar fruta
Getty Images
  • Algunos trucos pueden ayudarte a comprar de manera más saludable para favorecer tu objetivo de perder peso.
  • Hacer una lista, optar por alimentos frescos y evitar tentaciones son algunas claves para comprar cuando se sigue una dieta.
  • Descubre más historias en Business Inisider España.

    El primer paso para poder perder peso pasa por comprar alimentos que favorezcan este objetivo.

    Si estamos a dieta resultará recomendable reducir la ingesta de azúcares añadidos, de grasas poco saludables y alimentos altamente calóricos. 

    Pero aunque esto resulte evidente, a veces llevarlo a cabo no es tan fácil. Y a la hora de hacer la compra seguimos incluyendo ciertos productos que hacen saltar por los aires cualquier propósito de adelgazar.

    Leer más: 12 alimentos para ayudar a tu cuerpo a quemar grasa, según la ciencia 

    Pero ir a comprar cuando estás a dieta no tiene que ser un castigo, ni un quebradero de cabeza. Tan solo es necesario un poco de organización y algo de firmeza para saber escoger lo más adecuado.

    Para hacerlo algo más fácil, aquí tienes 5 consejos realmente sencillos para ayudarte a hacer la compra si estás queriendo adelgazar.

    Haz una lista de la compra y no te salgas de ella

    Mujer mirando el interior de un frigorífico
    Getty Images

    Una forma de comer cada día de manera saludable es organizando un menú semanal en el que se contemplen todas las comidas a realizar. 

    De esta forma, es fácil que ajustes tu menú diario a aquellas comidas concretas que debes seguir si estás a dieta.

    Para ello, antes de acudir a comprar, revista lo que tienes en la despensa, gestiona tus comidas y, en base a ello, realiza una lista de la compra cerrada.

    A la hora de hacer la compra, cíñete en exclusiva a lo que anotaste en la lista.

    Evita ir a comprar con hambre

    Supermercado

    Acudir con apetito a la compra sin duda terminará haciendo que se compren más productos de los necesarios, principalmente aquellos poco recomendables si se está a dieta.

    Piensa que si tienes hambre, todo te parecerá más apetecible, lo que a su vez hará más difícil no caer en la tentación de "caprichos" como dulces, chucherías o cualquier otro alimento que estás intentando evitar para perder peso.

    Para evitar que el estomago te juegue malas pasadas, intenta ir a comprar en momentos posteriores a la comida.

    Añade muchos productos frescos

    Una autónoma en su frutería del mercado de Barceló en Madrid.
    Reuters

    Optar por incluir el mayor número de alimentos frescos y "reales", no solo te ayudarán en tu pérdida de peso, también hará tu alimentación más saludable y variada.

    Incorpora a tu lista de la compra un buen número de vegetales, frutas y pescados y carnes magras, como el pollo, la ternera o el conejo, si te preocupa el aumento de peso.

    No te olvides de añadir frutos secos, como opción saludable para picar entre horas.

    Otros alimentos que no deberían faltar en tu lista son los cereales o granos integrales. Además de tener un buen balance nutricional, aportan gran cantidad de fibra dietética que puede ayudarte en tu propósito de perder peso.

    El arroz integral, la cebada o la avena son algunos ejemplos de ello, favorecen la sensación de saciedad y mejoran el tránsito intestinal.

    No te dejes seducir por productos "light"

    Mujer en el supermercado
    Gettyimages

    Si se está buscando perder peso y reducir calorías puede ser normal optar por productos etiquetados como bajos en grasa. 

    Pero muchos de estos artículos, por ejemplo en el caso de los lácteos, pueden conllevar más azúcar añadido para compensar esa falta de grasa y hacer el sabor más agradable al paladar.

    Lo recomendable al hacer la compra es leer el etiquetado de todos los productos que vamos a adquirir.

    Más allá de que contengan reclamos como "light" o "bajo en calorías" fíjate en qué tipo de grasas incluye, la cantidad de azúcares añadidos que incorpora y el número de aditivos con los que cuenta y opta por los productos menos procesados que haya.

    Evita la tentación

    alimentos ultraprocesados vinculados con mayor riesgo de muerte
    Frankie Cordoba/ Unsplash

    Es obvio, pero a veces se olvida. La mejor manera de no consumir productos que pueden llevar a engordar es no comprándolos.

    Si no los tienes en casa, no recurrirás a ellos para darte el clásico atracón cuanto estés aburrido, deprimido o te de ese antojo puntual, tan conocido por todos.

    Igualmente obvio, es decir, que para librarte de comprar aquello que no quieres, lo mejor es no verlo.

    Por lo que un buen consejo a la hora de hacer la compra cuando estás a dieta es dejar de pasar por secciones donde sabes que se encuentran aquellos artículos que quieres sortear.

    Lo recomendable es que dejes a un lado la sección de bebidas ricas en azúcares añadidos, aperitivos ultraprocesados, bollería industrial o cualquier producto altamente calórico y escaso valor nutritivo. Tu silueta y, sobre todo, tu salud te lo agradecerán.

    Y además