Las 5 cosas más inteligentes que hice cuando emprendí mi propio negocio

Las 5 cosas más inteligentes que hice cuando abrí mi propia compañía
Flickr/Mikhail Goldenkov/Strelka Institute/Attribution License

Flickr/Mikhail Goldenkov/Strelka Institute/Attribution License

  • Empezar un negocio presenta multitud de retos desde el principio.
  • La autora y emprendedora Nicole Rollender detalla las decisiones que tomó y que le ayudaron a levantar su primer negocio desde cero.
  • Desde contratar a coaches en negocios hasta encontrar al contable adecuado, estas son las cinco cosas más inteligentes que hizo Rollender cuando abrió su primera compañía.

Solía contarle a todo aquel que escuchase que nunca trabajaría para mí misma. Me encantaba el confort de tener un jefe y trabajar para una compañía. Durante casi 15 años, desde que terminé mi máster en escritura creativa, siempre había trabajado para compañías editoriales.

Todo aquello cambió hace un año, cuando mi puesto en el que llevaba 11 años desapareció. Todos me decían que encontraría un nuevo trabajo fuera, ya que tenía mucha experiencia como editora jefa de una revista y directora de múltiples departamentos. No podía estar más lejos de la realidad. Solicité centenares de empleos y nunca recibí una oferta de trabajo.

Cuando estaba contratada y alguien me preguntaba que haría si estuviera en aquel trabajo, decía irónicamente que abriría mi propia compañía. Pero en enero, tras otra entrevista para un puesto de 9 a 5, decidí que estaba preparada para dar un salto de fe y lancé mi propio negocio de servicios editoriales.

A continuación, 5 cosas inteligentes que hice cuando arranqué mi compañía.

1. Contraté a coachs de negocios

Shutterstock

Shutterstock

Tenía mucha experiencia como ejecutiva en una empresa y sabía cómo manejar un departamento. Sin embargo, sabía que no sabía cómo dirigir un negocio de servicios creativos.

Mis coachs primero me ayudaron a desarrollar la mentalidad de un jefe justo. Por ejemplo, muchos escritores independientes, como yo, subestiman el dinero que pueden ganar con sus habilidades, por lo que se subestiman. A menudo trabajan 50 horas a la semana y apenas llegan a fin de mes.

La mentalidad de trabajo le ayuda a saber exactamente lo que ofrece y su valor, para que pueda comunicarlo claramente en las llamadas de ventas. Tener realmente claro el valor de mi mercado me ayudó a encontrar los clientes adecuados y el tipo de trabajo que coincidiera con mi experiencia. Trabajo menos de 40 horas a la semana.

Siempre es bueno trabajar con coachs que están varios pasos por delante de ti. Mis coachs habían dirigido varios negocios de servicios de redacción de seis cifras, así que obtuve muchos consejos para escalar rápidamente.

2. Siempre soy una comercial.

Sorbis/Shutterstock

Sorbis/Shutterstock

Esta fue una lección difícil para mí, pero es un hecho: como propietario de un negocio, nunca puedes dejar de comercializar.

En un momento dado, tenía muchos trabajos de redacción, así que dije: "No tengo tiempo para captar nuevos clientes, por lo que puedo dejar de comercializar". Entonces, mi principal cliente se retiró.

En la misma semana, se cancelaron dos contratos, ambos por razones dentro de las empresas clientes que estaban fuera de mi control.

Me llevó casi dos meses encontrar cuatro nuevos clientes, y eso fue empleando varias horas todos los días. (Los contactos en frío por correo electrónico y LinkedIn funcionan mejor para mi negocio).

Un coach sabiamente me dijo que siempre debería estar buscando proyectos, porque las relaciones pueden tardar meses en convertirse en clientes que pagan. Uno de mis clientes más grandes, de hecho, tardó seis meses en firmar.

Si bien es posible que no tengas que buscar proyectos todos los días, comercializa tu empresa al menos varias horas a la semana.

3. Me asocié con el contable adecuado.

Andrew Burton / Getty Images

Andrew Burton / Getty Images

Cuando abrí mi LLC (compañía de responsabilidad limitada) por primera vez, contraté a un contable virtual que encontré en línea. Desafortunadamente, esa firma recomendó y configuró la estructura de negocios incorrecta para mi situación personal, lo que me hizo pagar en exceso impuestos en múltiples frentes.

Afortunadamente, un compañero de negocios que había estado en una situación similar me dijo que buscara al contable correcto. (Ya sea si la empresa es o no local, debe comprender las pequeñas empresas y las formas y regulaciones particulares de cada estado).

Visité a varios contables locales y encontré uno que sentí que era el adecuado para mí. Ese contable estableció mi nueva estructura de negocios, me ayudó a obtener todos los documentos para mi estado e incluso volvió a presentar mis impuestos de 2017 para recuperar parte del dinero que pagué en exceso.

4. Contraté asistentes virtuales

Reuters/ Shannon Stapleton

Reuters/ Shannon Stapleton

Cuando comencé mi negocio, lo hacía todo: marketing, ventas, facturación y producción de todo el contenido creativo. Se volvió abrumador.

Si estás acostumbrado a trabajar en una empresa con más personal, de repente usar 15 sombreros puede ser desalentador. Mi coach de negocios sugirió contratar asistentes virtuales, que son dueños de negocios que ofrecen servicios administrativos por contrato. Para una emprendedora como yo, esta fue una noticia asombrosa: no podía esperar para despedirme de los días de comenzar a trabajar a las 5 de la mañana y acabar a medianoche.

Ahora tengo dos ayudantes. Uno maneja mi contabilidad y cuentas por pagar y por cobrar. Mi otra asistente me ayuda con todo tipo de actividades de tuercas y tornillos para mis clientes. Por ejemplo, ella publica blogs que he escrito con imágenes en los sitios de nuestros clientes o programa sus publicaciones en las redes sociales a través de Hootsuite.

5. Vivo según mi Google Calendar.

iJeab / Shutterstock.com

iJeab / Shutterstock.com

A medida que mi carga de trabajo aumentaba, mis listas de tareas manuscritas simplemente no lo acortaban. Ahora, todos los viernes, le envío por correo electrónico a uno de mis asistentes una lista de mis tareas de trabajo para la siguiente semana, junto con un montón de espacio en blanco para que pueda incluir cosas personales, como programar citas con los médicos, ir al gimnasio o incluso recibir un masaje.

También utilizo la técnica Pomodoro (que me sugirió uno de mis entrenadores). Programé un temporizador durante 25 minutos y me concentré en una sola tarea durante ese tiempo (sin revisar el correo electrónico o las redes sociales de un cliente). Cuanto más tiempo lo he hecho, más fácil me resulta redactar un blog de un cliente u otro ejercicio de escritura que me solía llevar mucho más tiempo.

Ahora, me levanto todos los días sintiéndome como una verdadera jefa y amando el negocio que dirijo.

LEER TAMBIÉN: 6 juegos que harán más inteligentes a tus hijos

LEER TAMBIÉN: 10 ideas para emprender y lanzar un negocio con éxito

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Emprendimiento
  2. Empresa
  3. Startups
  4. Inteligencia
  5. Dinero
  6. Consejos
  7. Listas