Pasar al contenido principal

5 diferencias y 2 similitudes de invertir en opciones o en futuros

Traders en Wall Street.
Drew Angerer / Getty Images

El mundo de la inversión tiene diversos grados de sofisticación. Desde productos básicos —tales como las acciones que se intercambian en bolsa, las letras del Tesoro o los fondos tradicionales— hasta otros más complejos: derivados, swaps, warrants, turbowarrants, contratos por diferencias (CFD), hedge funds, bonos, notas o cualquier producto estructurado que incluya derivados o apalancamiento, entre otros.

En el segundo grupo se incluyen también tanto las opciones como los futuros. Puede que no conozcas las diferencias entre los anteriores y estos dos últimos, en especial si eres un inversor principiante, por lo que en las próximas líneas te vamos a contar qué son y en qué se diferencian las opciones de los futuros.

Qué son las opciones

Las opciones son productos derivados y de una complejidad considerable que otorgan derechos de compra y de venta sobre un activo (acciones, materias, primas, índices bursátiles, entre otros) que se denomina subyacente. Por ejemplo, en una opción sobre títulos de Iberdrola el activo subyacente son las propias acciones de la compañía que lidera Ignacio Sánchez Galán.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes

Las opciones otorgan a su poseedor la posibilidad de comprar o vender ese activo en una fecha futura por una cierta cantidad que se fija al principio de la operación, que se conoce como precio de ejercicio. En ese momento el tenedor abona la prima de la opción para adquirirla. El motivo de su denominación es que se trata de operaciones a plazo que obligan al vendedor. Sin embargo, el comprador tiene la opción, pero no el compromiso.

Las call son opciones de compra, mientras que las put son las de venta. En cada producto de estas características, sea call o put, hay siempre dos partes implicadas: el comprador, que es quien tiene la posición larga y el vendedor que se queda con la posición corta. Además, las opciones pueden ser americanas —que pueden liquidarse cuando se desee hasta el día de vencimiento— y las europeas, que únicamente pueden ejercerse en la fecha tope.

Qué son los futuros

Traders mirando la bolsa, las letras del Tesoro y la evolución de los mercados.
Getty Images

Un futuro, que es un producto financiero derivado y complejo, es un contrato por el que se acuerda la compra o venta de una cantidad concreta de activo subyacente (valores, índices, productos agrícolas, etc.) en una fecha posterior predeterminada por un cierto montante que se fija al inicio de la operación y que se llama precio de entrega.

Los futuros oscilan diariamente, con lo que al cumplirse el plazo pactado perderás o ganarás la diferencia que se haya registrado.

Coincidencias entre opciones y futuros

A primera vista puede parecer que son dos productos casi iguales. Aunque veremos las diferencias más adelante, sí es cierto que existen similitudes. De entrada, ambos son productos que varían en función de un activo que marca su evolución, sean divisas, acciones o índices, entre otros.

Asimismo, tanto futuros como opciones permiten operar sobre un montante nominal mayor que el dinero que realmente se tiene, puesto que en los dos se abona sólo un porcentaje de la operación como garantía.

¿En qué se diferencian las opciones de los futuros?

Finalmente, veamos cuáles son las distinciones entre futuros y opciones, que son importantes si te planteas invertir en unos o en otras.

  • Como ya se ha apuntado, la opción es un derecho, una posibilidad con la que cuenta el comprador. En esa operación a plazo sólo el vendedor queda obligado. Mientras que en el futuro sí hay un compromiso de las dos partes.
  • La liquidación en las opciones se hace en la fecha de ejercicio. Por su parte, en los futuros es diaria.
  • En las opciones siempre hay un pago inicial —la prima y en el futuro, no.
  • Las garantías en las opciones corren a cargo del vendedor, quedando las dos partes implicadas en los futuros.
  • En último lugar, es preciso mencionar que las pérdidas pueden ser limitadas de darse en las opciones y con mayor recorrido en los futuros.

Te decantes por futuros o por opciones trata de ser prudente, porque se trata de productos derivados y clasificados como complejos por la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Insistimos aún más en esa recomendación en el caso de los inversores con poca experiencia, ya que ambos están sujetos a numerosas variables y posibilidades fuera que difícilmente pueden, no ya controlarse, sino preverse.

Te puede interesar