Pasar al contenido principal

5 incertidumbres que marcarán las elecciones en noviembre: el papel de Errejón, el resurgir de la derecha catalanista o la posible unión de PP y Ciudadanos

Elecciones Generales 2019
Reuters
  • El papel que jugará Íñigo Errejón o la resurrección del catalanismo de derechas no independentista son algunas de las incertidumbres de cara al 10-N.
  • Las elecciones generales de noviembre de 2019 también podrían ver candidaturas más fragmentadas, a tenor de lo que ha dicho un cargo de Podemos en Andalucía.
  • O más unidas, en caso de que prospere la idea de Casado de crear una coalición con Cs y Vox en algunas regiones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Habrá elecciones generales en noviembre de 2019. A no ser que un milagro lo impida, las Cortes Generales se disolverán a principios de la semana que viene y marcarán en el calendario una nueva fecha clave: 10 de noviembre.

Será este día cuando los españoles vuelvan a estar llamados a las urnas por cuarta vez en cuatro años. Y muchas cosas cambiarán para entonces. Una serie de incógnitas que se deberán resolver durante la precampaña —es decir, ya— y durante la campaña electoral.

Una campaña que se prevé que comience el día 1 de noviembre y se prolongue hasta el 8: durará una semana y no dos, como es habitual. Ya en las elecciones generales de 2016 ocurrió lo mismo: la campaña se redujo una semana, con el consecuente ahorro de gasto.

Leer más: Los expertos en comunicación política revelan los verdaderos motivos de que se repitan elecciones

El 15 de octubre, según publica la agencia Europa Press, será el día en el que el Boletín Oficial del Estado publicará las candidaturas que se presentan para obtener representación en el Congreso de los Diputados y en el Senado en las diversas circunscripciones del país.

Será en ese momento cuando muchas de las preguntas que hoy tenemos sin respuesta serán atendidas.

Estas son algunas de las incertidumbres con las que los españoles ya cuentan a la hora de ir a las elecciones generales de noviembre de 2019.

Podemos se puede fragmentar todavía más: ahora, por Andalucía

Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía, en 2015.
Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía, en 2015. REUTERS/Marcelo del Pozo

El 28 de abril Podemos perdió aliados al noroeste de la península. En Marea, la coalición electoral gallega que sí se presentó como un grupo confederal dentro de Unidas Podemos en 2016, se partía en dos.

En Marea no consiguió ni un diputado en las Cámaras, mientras que En Común, su escisión, logró dos escaños.

Además de Cataluña y Andalucía, Podemos podría ver como otra nacionalidad histórica más presenta su propia papeleta en las generales de noviembre. Se trata de Adelante Andalucía: un sector de Podemos Andalucía ya ha empezado a plantear este escenario.

La portavoz de Adelante Andalucía —Podemos e IU entre otras muchas organizaciones— en el Parlamento autonómico, Ángela Aguilera, lo ha expresado así en una comparecencia ante los medios.

"Adelante Andalucía es una fórmula que ha sido muy positiva desde el punto de vista electoral y puede ser una fórmula que aglutine a todas las formaciones progresistas para plantear una alternativa en Madrid y que sea una presencia de Andalucía en Madrid", ha planteado.

"Creemos sinceramente que Andalucía necesita tener un grupo potente de andaluces y andaluzas representados en Madrid para defender sus intereses", ha continuado, poniendo de ejemplo a la organización valenciana, Compromís.

Sin embargo, IU Andalucía se ha apurado este miércoles en afirmar que no creen que sea "el momento" para abrir este debate.

Mientras el PP puede abrazar a Cs y Vox en autonomías clave

Pablo Casado y Albert Rivera en un debate electoral.
Pablo Casado y Albert Rivera en un debate electoral. REUTERS/Juan Medina

El Partido Popular comenzó a esbozar todavía en agosto la posibilidad de que la experiencia de Navarra Suma —una coalición de PP, Ciudadanos y UPN en la comunidad foral— pudiese ser exportable a otras comunidades.

Los planteamientos iniciales de la organización que preside Pablo Casado era una gran coalición electoral a nivel estatal bajo el nombre de España Suma. Pero tanto Ciudadanos como Vox lo rechazaron de forma temprana.

Leer más: España Suma: así es la marca que ha registrado el PP para una posible coalición electoral con Ciudadanos

Aun así, no se puede descartar que esta idea se traslade a regiones como Navarra —de nuevo— o Euskadi. Más complicado parece en Cataluña, donde la derecha catalanista tiene mucho poso electoral y PP sufrió un importante batacazo el 28 de abril.

Todavía es una incógnita qué hará Más Madrid, a la espera de su congreso fundacional

Íñigo Errejón, en un acto de campaña de Más Madrid en marzo.

Los socialistas han abanderado mucho la conocida como Operación Errejón durante sus negociaciones con Unidas Podemos para intentar sacar adelante la legislatura. En Más Madrid son conscientes de ello, según recoge El País, aunque por el momento prefieren mantenerse al margen.

En cualquier caso, tampoco es desdeñable una opción: que Más Madrid presente una candidatura regional. Actualmente la organización que se escindió de Podemos y que lidera Íñigo Errejón cuenta con un senador, Eduardo Rubiño, fruto de sus resultados en las autonómicas.

Es temprano para adivinar cualquier movimiento de esta joven formación, ya que todavía está a expensas de celebrar antes de que termine el año la asamblea que funcionará como su congreso fundacional.

Otras dudas que plantea es si el retorno de Manuela Carmena, exalcaldesa de Madrid, es una posibilidad real: su nombre ya sonó como ministrable en un posible Gobierno en solitario del PSOE.

Mientras, la derecha catalanista estudia una candidatura única

Sánchez, reunido en 2014 con Duran i Lleida, uno de los últimos referentes del catalanismo no independentista.
Sánchez, reunido en 2014 con Duran i Lleida, uno de los últimos referentes del catalanismo no independentista. REUTERS/Andrea Comas

El Periódico recoge en su edición digital una reunión que tuvo lugar justo este miércoles entre figuras conocidas de la derecha catalanista, que se sentaron a negociar una candidatura electoral de cara a las generales de noviembre que abogará por una fiscalidad "propia" pero solidaria con España.

La información que firma la periodista Júlia Regué apunta a que en un céntrico restaurante de la Ciudad Condal se ha mantenido un encuentro a puerta cerrada entre representantes de la Lliga Democràtica, Lliures, Units per Avançar y Convergents para debatir o una confluencia o una coalición electoral.

Puede ser la resurrección de un espacio electoral que se quedó huérfano con el hundimiento de Unió después de que rompiera con Convergència, hoy el Partido Demòcrata Europeo Català (PDeCAT).

El documento de mínimos al que ha tenido acceso el medio catalán propone unas "bases para un entendimiento de los catalanes de centro" y critica "las consecuencias nefastas" del procés.

Qué campaña veremos: hostil o constructiva

Pablo Casado con Teodoro García Egea en el Congreso.
Pablo Casado con Teodoro García Egea en el Congreso. PP

Cabe esperar al PSOE, a Unidas Podemos y a Ciudadanos instalados en una retórica de cruce de acusaciones y reproches por la repetición electoral. Aunque la cosa era entre de dos, Ciudadanos intentó alcanzar un acuerdo el martes ofreciendo una abstención técnica al PSOE que acabó en saco roto.

Sin embargo, el PP de Pablo Casado vuelve al centro tras haber comprobado en un estudio que su imagen histriónica provocaba rechazo, según cuenta también El Periódico. Dicho medio cita a fuentes conocedoras de este estudio, que explican cómo incluso la barba de Casado, que se está dejando desde hace unas semanas, es síntoma y símbolo de esta nueva tendencia del líder popular.

Y además