Llevas media vida usando mal el aceite de oliva: 5 errores muy habituales que lo estropean

Aceite de oliva

RODNAE Productions/Pexels

  • El aceite de oliva cuida tus defensas, reduce el colesterol y cuida tu cerebro, tu corazón o tu intestino, pero no debes usarlo de cualquier manera. Hay errores de conservación y empleo que lo deterioran y merman su calidad.
  • Varios trabajos científicos y marcas como Coolsur o Carbonell apuntan cuáles son los peores fallos con el aceite de oliva, fáciles de corregir para aprovechar la delicia mediterránea que deberías tomar a diario.
  • Descubre más historias en Business Insider España

En toda la geografía mundial España es conocida por el aceite de oliva, el dorado líquido obtenido del prensado de aceitunas y con gran presencia en la cocina mediterránea

Sus beneficios se cuentan a puñados, haciéndolo un compañero inestimable de dieta para proteger al organismo de la inflamación, el estrés oxidativo, el deterioro cognitivo y el riesgo cardiovascular. 

El cuerpo de estudios científicos es cada vez más grande sobre las virtudes del aceite: del AOVE se ha confirmado que previene las enfermedades neurodegenerativas, la depresión, la diabetes tipo 2, las arritmias e infartos o varios tipos de cáncer. 

Comprar tu botella predilecta y dejarla en cualquier rincón de la cocina o no prestar atención a los detalles al cocinar con aceite de oliva virgen extra quitan puntos a su calidad. 

Aunque el aceite de oliva no caduca como tal, sus mayores enemigos son la luz, el calor y el aire, de los cuales debes proteger a tu oro líquido para conservar las propiedades organolépticas que lo hacen tan codiciado, intactas. 

Estos son los errores garrafales con el aceite de oliva que no volverás a cometer después de leer este artículo. 

Almacenamiento inadecuado

La primera norma para sacarle jugo al aceite de oliva es guardarlo en el lugar adecuado: la temperatura ideal debe estar entre los 18 y los 24 grados. Por lo tanto, ni se te ocurra refrigerarlo. 

Al igual que no le conviene el frío, también debes alejarlo de las fuentes de calor como el horno o la calefacción y de los picos de temperatura. 

El mejor punto para almacenarlo es una alacena seca, fresca y oscura. Tampoco debes tenerlo junto a los fogones de tu cocina, 

Envase de plástico transparente

Aunque estés acostumbrado a verlo en botellas de plástico transparentes, es el peor tipo de envase para conservar las cualidades del AOVE intactas.

Decanta tu aceite en un recipiente más oscuro, preferiblemente de vidrio o de lata, según explica a El Español Wenceslao Moreda, responsable del departamento de Calidad, pureza y tecnología de aceite de oliva en el Instituto de la Grasa.

Las botellas opacas protegen al aceite de la luz, mientras que materiales como el vidrio son idóneos para no dejar pasar el oxígeno, responsable de la oxidación. 

Tardar un siglo en consumirlo

Aceite de oliva

Puede que le hayas echado el ojo a una buena oferta en el supermercado y hayas comprado aceite como para una boda, pero la realidad es que para disfrutarlo al máximo y no percibir un sabor plano o rancio lo ideal es consumirlo en un período razonable.

La fecha de consumo preferente suele estar en 12 meses, y lo ideal es consumirlo antes de los 9 meses de la fecha de envasado, aunque algunos sobreviven de forma óptima hasta los 36 meses. Si el aceite de oliva es filtrado dura de 1 a 2 años. No obstante, el contacto con la luz o el calor suele deteriorarlo antes. 

Eso sí, no te pasa nada por consumirlo más tarde.

Un solo uso

Según apuntan desde aceites La Española, es posible reutilizar el aceite de oliva hasta 5 veces en óptimas condiciones, ya que este aceite aguanta mejor que otras variedades las altas temperaturas sin descomponerse gracias a su composición.

De hecho, existe una falsa creencia de que no se puede freír con aceite de oliva o que es mejor no cocinar con aceite de oliva virgen extra y relegarlo al crudo o a las ensaladas. 

Desde Carbonell aclaran que es perfecto para toda clase de recetas, para hacer repostería, e incluso para freír. Gracias a su elevada estabilidad, el aceite de oliva puede aguantar altas temperaturas sin degradarse ni perder antioxidantes y compuestos fenólicos, tal y como confirma un estudio publicado en Antioxidants

Sobrepasar el punto de humo

Lo más importante para cocinar el aceite de oliva y aprovechar todos sus beneficios es no calentarlo en exceso. Tu principal propósito debe ser no sobrepasar el punto de humo.

Desde Cocina Fácil explican que el aceite de oliva se quema al sobrepasar los 215° C. En el caso del aceite de oliva virgen extra, su punto de humo es más bajo, situado en los 160° C. Puedes ayudarte con un termómetro de cocina. 

Otros artículos interesantes:

¿Es recomendable freír con aceite de oliva virgen extra?

Cuánto tiempo se conserva el aceite de oliva en buen estado (y cómo almacenarlo para una frescura óptima)

Esta es la receta de tortilla de patata definitiva, según Martín Berasategui

Te recomendamos