Pasar al contenido principal

5 medidas para solucionar tus problemas financieros sin tener ningún tipo de formación

La transformación digital no va de poner ordenadores, es hacer que el trabajo sea más eficiente
  • Los problemas financieros nos afectan a todos en algún momento de nuestras vidas.
  • Una hipoteca muy alta, dinero insuficiente, hijos, matrimonio y muchas otras razones afectan a nuestras finanzas y pueden hacerte sentir lo que se conoce como estrés financiero.
  • Puedes tener dificultades para concentrarte en el trabajo, completar tareas en casa o centrarte en tus relaciones porque tienes siempre esos problemas financieros en tu cabeza.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los problemas financieros nos afectan a todos en algún momento de nuestras vidas. Una hipoteca muy alta, dinero insuficiente, hijos, matrimonio y muchas otras razones afectan a nuestras finanzas y pueden hacerte sentir lo que se conoce como estrés financiero. Está demostrado que ese estrés financiero es una de las principales razones de problemas en las relaciones de pareja.

Cuando estás estresado afecta a otros aspectos de tu vida. Puedes tener dificultades para concentrarte en el trabajo, completar tareas en casa o centrarte en tus relaciones porque tienes siempre esos problemas financieros en tu cabeza.

En este sentido, hay una serie de medidas que pueden ayudarte a solucionar tus problemas financieros, aunque no tengas una formación previa.

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco


 

1. Identifica por qué tienes problemas financieros

Trata de resolver los problemas por ti mismo [RE]

La primera medida para que puedas superar todos tus problemas financieros es identificar el problema subyacente que está causando esas dificultades. Estas suelen ser un síntoma de un problema de mayor dimensión. Para llegar a soluciones que funcionen a largo plazo, deberás tomarte todo el tiempo del mundo para dar con el núcleo del problema

Por ejemplo, si te encuentras desempleado o con ingresos inferiores a lo normal es aconsejable que reevalúes tu estilo de vida, crear un presupuesto y seguirlo. En el caso de que estés trabajando a tiempo parcial, puedes averiguar es posible conseguir un segundo trabajo.
 

2. Crear un presupuesto

No contar con un presupuesto
Bernard Bodo / Getty Images

Es la clave de todo. Inicialmente, puedes pensar que un presupuesto sólo va a añadir más estrés financiero a tu rutina diario. Sin embargo, es la mejor herramienta que tienes para obtener el control de tus finanzas personales y sortear los obstáculos económicos que aparezcan en tu camino. 

Tener un presupuesto te permite decidir cuándo y cómo vas a gastar el capital del que dispones. Se trata realmente de elaborar un plan de gastos que asegure que lograrás tus metas de ahorro. Asimismo, puede echarte un cable para tener dinero extra para reducir el peso de tu deuda.
 

3. Fija un capital destinado a emergencias

5. Determina qué tipo de cuenta es la mejor para tu fondo para emergencias [RE]
Shutterstock

Establecer un capital para situaciones adversas, o fondo de emergencia, sirve para que puedas afrontar gastos inesperados. Aunque reparar tu coche pueda ser costoso y estresante, si sabes que puedes aprovechar ese dinero para pagarlo, gran parte del estrés se difuminará

Igualmente, es más fácil utilizar el dinero del presupuesto de la forma que se planeó si sabes que tienes capital extra en tu entidad bancaria listo para cubrir las emergencias que no esperas, pero que pueden aparecer. Lo ideal es tener por lo menos seis meses de gastos apartados para lo que pueda pasar.
 

4. Establece tus prioridades financieras

Tener claras las prioridades.
Getty Images

En aras de superar los problemas y resolver las dificultades, es necesario determinar cuáles son tus prioridades en términos financieros. Algunas podrían ser claras. Por ejemplo, pagar las cuotas de las tarjetas de crédito. Otras pueden ser objetivos como ahorrar para cubrir reparaciones de tu casa. 

Fijar prioridades hace que sea más fácil tomar decisiones financieras más complejas. Convertir prioridades (lo que es importante para ti) en objetivos realizables (lo que haces con tu dinero) te permitirá sortear cualquier obstáculo. Así, el primer objetivo puede ser crear un presupuesto para controlar un problema específico.
 

5. Determina lo que puedes cambiar

Un hombre afila una tijera.
Reuters

Habitualmente, cuando tienes problemas financieros, tienes dificultades en el volumen de ingresos o un exceso de gastos. Si sabes que no ganas suficiente dinero, decide qué puedes hacer para dar la vuelta al escenario. Esto puede significar que debes volver a estudiar para conseguir la formación necesaria para un trabajo mejor pagado, por ejemplo. 

Después de haberte trazado un plan que te ayude a cambiar la situación de forma permanente, serás capaz de reducir tus problemas financieros. Una manera de dar prioridad a lo que recortar es determinar el coste por hora de tus deseos. Esto puede hacer que elegir sobre qué recortar sea mucho más sencillo.
 

Y además