Pasar al contenido principal

5 presentaciones de coches que fueron terriblemente mal

Presentaciones de coches que salieron terriblemente mal
Youtube/TechCrunch.
  • El fabricante del sistema de conducción autónoma Phantom estrelló su coche durante su estreno ante la prensa. 
  • En las presentaciones de coches, a veces, las cosas no salen como se esperan y hay accidentes. 
  • Alguna que otra vez, un desastre en una presentación de coches ha tenido consecuencias muy positivas.

Tras más de 12 años asistiendo a presentaciones de coches, debo decir que solo he estado en alguna que otra en la que las cosas acabaron saliendo terriblemente mal, por diferentes motivos. Sin embargo, solo he presenciado de manera directa un accidente como el del sistema autónomo Phantom con el que se chocaron dos periodistas de TechCrunch

A los reporteros los acompañaba un ingeniero de la propia marca Phantom, que presentaba un sistema de conducción autónoma nivel SAE 2 acoplado a un coche de serie. Al parecer, el coche que les precedía realizó una frenada de emergencia para no colisionar contra un cubo de basura que había caído de una pick-up que tenía delante. 

Puedes verlo en el vídeo que hay arriba. La cara del ingeniero que va sentado en el asiento de atrás es un poema, pero la del conductor que, a mi juicio, no reacciona a tiempo para evitar el accidente durante esta presentación de coches es impagable.

Cabe recordar que, en nivel de automatización SAE 2 —que es el que utilizan algunos coches que ya se están vendiendo ahora mismo— es obligatorio que el conductor permanezca atento en todo momento a la carretera y que, si es necesario, frene el vehículo. Otra cosa son las leyes de la física y que los frenos no den para detenerlo a tiempo. 

A continuación, puedes otras cuatro presentaciones de coches en las que las cosas fueron terriblemente mal.

Sistema anti colisión, no, anti peatones

A la presentación de este sistema anticolisión para peatones algo falló. Lo primero es que el hombre contra el que el coche acaba impactando estaba situado en uno de los ángulos del frontal y, quizá, a los sensores de este les pudo costar alguna décima de segundo de más verlo. Además de los estos sensores que llevan, aquí puedes ver los seis mayores negocios que generará el coche autónomo.

Sin embargo, y aunque en otros modelos de la misma marca se han detectado fallos puntuales, viendo las imágenes diría que aquí, nuevamente, la culpa es del conductor. Por que el coche, claramente, está acelerando cuando atropella al hombre de la izquierda. 

Recordemos: hasta que lleguen los coches autónomos Nivel SAE 3 o SAE 4, previstos a partir de 2023 por algunos fabricantes, lo que hay en el mercado son sistemas de seguridad muy sofisticados. Estos priman siempre la acción del conductor, así que si este no levanta el pie del pedal del gas, el coche no frenará. 

El Porsche con peor suerte de la Historia

Mr. David Piper
Mr. David Piper en el Espíritu del Jarama Espíritu del Jarama

El caballero de la foto de arriba es Mr. David Piper, que estuvo en Madrid el pasado otoño para la celebración del Espíritu del Jarama. Hace cinco años, le prestó su Porsche 917 al periodista Mark Hales, que quería comparar ese coche con el Ferrari 512S.

Ambos coches habían estado en la parrilla de salida de las 24 H de Le Mans 1970 y la particularidad del que todavía posee Mr. Piper es que él mismo se estrelló con esa unidad en la carrera, mientras un tal Steve McQueen rodaba la mítica cinta Le Mans e inmortalizaba la escena. 

43 años más tarde, Mark Hales quiso averiguar qué hubiera podido suceder de acabar la carrera, así que le pidió el 917 al señor Piper y se lanzó a la carretera con un coche valorado en algo más de millón y medio de euros. Aunque este precio puede variar y se ha llegado a pagar más del doble por un coche así.

El motor del Porsche 917, por la razón que fuera, se gripó y bajo el principio de quien rompe paga, Mr. Piper demandó al periodista, que aseguró no haber subido el motor a más de 7.000 rpm. Al final, Mark Hales tuvo que pagar unos 140.000 euros por el coste de la reparación y perdió gran parte de su, hasta entonces, merecida fama de probador de coches clásicos. 

Menos mal que, en el Reino Unido, los periodistas de motor ganan más que en otros países. 

Y en Jalopnik van y lo cuelgan en youtube

Desde el nacimiento de las plataformas de vídeo, las reproducciones de accidentes son un éxito. Esto debió ser lo que llevó a Jalopnik a tomar la decisión de colgar el vídeo de uno de sus periodistas tras chocarse con un Chevrolet Camaro

Sucedió en 2016 y puedes verlo al cabo de un minuto y quince segundos en el vídeo de arriba. Los coches iban camuflados porque todavía ni se conocía la forma final del nuevo Chevrolet Camaro. La cara del periodista es un cuadro y por muchas reproducciones que lleve (más de un millón), no creo que haya salido bien parado del asunto. Al menos, profesionalmente. 

En todo caso, el Patrick George, incluso publicó una crónica del primer accidente con el nuevo Camaro en su web.

ESP: una presentación de coches que salió fatal, pero salvó un millón de vidas

Los periodistas de motor no son (somos) en absoluto tan torpes como pueda parecer arriba. Bueno, quizá algunos sí. Pero de hecho, muchas veces se han sometido coches a pruebas un poco extremas que habrán acabado mal en ese momento, pero a la marca le han servido para rectificar un fallo en la seguridad de su producto y esto es muy beneficioso para esta industria y para los conductores y sus familias. 

Hay ejemplos mucho más recientes, pero el más prototípico e importante sucedió hace ya más de 20 años, cuando se lanzó el primer Mercedes Clase A. En su presentación, la revista especializada de Suecia Teknikens Värld sometió al nuevo modelo a la prueba del alce. 

En Escandinavia, realizar una maniobra de esquiva brusca con un coche es imprescindible porque hay, literalmente, millones de alces viviendo en libertad. Unos preciosos animales que, si chocas contra ellos a 70 km/h, pueden acabar con tu vida. Al hacer esta prueba, el periodista Michael Specht volcó con el Clase A y sumió a Mercedes en una de las mayores crisis de su historia. 

La respuesta de la marca fue equipar al modelo con el sistema electrónico de estabilidad ESP que, desde entonces, se ha ido extendiendo al resto de los coches y es uno de los inventos que más vidas ha salvado de la Historia.

Sin embargo, ahora, gracias a la prueba que le salió horriblemente mal a Michael Specht y a Mercedes, seguramente se habrán salvado mile o, quizá, más de un millón de vidas. Por eso, periodistas de motor de todo el mundo siguen realizando la prueba del alce en muchos coches y, como puedes ver en este último vídeo, sorprendentemente, todavía algunos siguen fallándola. 

Te puede interesar