Pasar al contenido principal

5 razones por las que dejé mi trabajo en Google para escribir una novela

José Llorens
José Llorens José Llorens
  • José Llorens trabajó en Google durante más de tres años, llegando a ser director creativo en "The Zoo", el think-tank de Google para las marcas y agencias globales.

  • Llorens decidió abandonar Google en 2016 para escribir una novela.

  • Estas son sus razones

En 2016 tomé la decisión más importante de mi carrera y dejé atrás una vida de comodidad para aventurarme hacia lo desconocido. Trabajaba en el equipo creativo de Google en Londres, conocido como The Zoo, donde mi trabajo consistía en experimentar con las últimas tecnologías y encontrar formas creativas de usarlas.

Desde crear experiencias de realidad virtual hasta vídeos interactivos en 360 ​​grados o libros de colorear de realidad aumentada, no había límite para nuestra imaginación. Nuestra área de trabajo era más un patio de recreo que una oficina y teníamos acceso a todos los recursos que necesitábamos para generar nuevas ideas.

Si alguien me hubiera dicho cuando era estudiante que habría terminado allí, no me lo hubiera creído. Muy a menudo, me contactaban personas que me preguntaban cómo había conseguido el trabajo y cómo podían unirse a mi equipo, lo que me recordaba la suerte que tenía. Sin embargo, algunas razones me llevaron a dejar todo atrás y embarcarme en un nuevo desafío: escribir una novela.

No pensaba que fuese mi verdadera vocación

En la era del globalismo y la conectividad, es fácil sentirse abrumado. Tenemos frente a nosotros la más amplia gama de opciones disponibles para los humanos, lo que significa que necesitamos tomar más decisiones. Hay tantos caminos para elegir que nos preguntamos constantemente si el que estamos caminando es el mejor.

¿Es esta la trayectoria profesional correcta? ¿Debería volver a mudarme de país? ¿Es esta mi verdadera vocación? Estas eran las dudas habituales que me mantenían despierto por la noche.

Leer más: Google, Microsoft y Apple: estas son las 11 empresas más atractivas para los estudiantes de ingeniería e IT

Envidio a mi padre por esto, era un piloto comercial que sabía desde que tenía seis años que quería pilotar aviones, y hasta el día en que se retiró, disfrutaba de cada vuelo. Me gustaría tener algo así, pero no hay un solo trabajo que me dé ese impulso. He pasado por varios oficios: fotógrafo, editor, director de arte, profesor, emprendedor, freelance, ejecutivo de cuentas, trabajador de la construcción, relaciones públicas, director creativo, barman e incluso extra en "Juego de Tronos".

Los disfruté todos, pero no haría solo una de esas profesiones el resto de mi vida y me di cuenta de que tal vez quiera hacerlo todo. No seré un experto en una cosa, pero sé un poco sobre muchas cosas. Por lo tanto, aprender a convertirse en escritor parecía una cosa nueva e interesante que hacer.

La necesidad de un desafío

Trabajar en Google fue un reto, no me malinterpretes. Estás rodeado de algunas de las personas más inteligentes y sobresalientes del sector de la tecnología, lo que te mantiene en un estado constante de estimulación. Tuve que vender ideas a grandes audiencias, tratar con ejecutivos de alto nivel y crear innovaciones constantes.

Leer más: Estas viñetas diseñadas por un programador muestran cómo es realmente trabajar en Google

Sin embargo, dado que es una empresa enorme, si al final de la presentación el cliente no te compra la idea, te pagan igualmente. Las cosas pueden salir mal, pero seguirás recibiendo tu salario y comida gratis, lo que es bueno si estás buscando estabilidad, pero te pierdes la montaña rusa emocional de los emprendedores y trabajadores autónomos, donde el salario está estrictamente relacionado con el resultado de tu trabajo.

Tenía un buen trabajo y una red de contactos en tecnología y publicidad, por lo que podría haber soltado el pie del acelerador y relajarme para disfrutar del viaje de una vida cómoda, pero mi mente no me dejaba descansar. La idea de saltar a una nueva industria en la que no tenía contactos o conocimientos parecía lo suficientemente emocionante por el desafío de intentar tener éxito en una nueva disciplina. A veces el cerebro se deja llevar por el drama.

Tenía un conflicto moral con el consumismo

Es el lado oscuro de la publicidad en el que no queremos pensar, así que lo diré claramente: la publicidad fomenta el consumismo y no hay forma de evitarlo. Aunque nuestro enfoque como creativos es crear contenido atractivo y atractivo, el objetivo subyacente la mayor parte del tiempo es aumentar las ventas del producto que nos toque anunciar.

Leer más: Por qué los fracasos conducen al éxito

A veces se puede hacer un gran trabajo, y he tenido la oportunidad de ayudar a las ONG que luchan contra el Alzheimer, el cáncer y el cambio climático, así como a crear campañas para empresas y startups en cuyos productos creía. Pero muchas otras veces tienes que trabajar para marcas que pueden no ser tan atractivas para ti y anunciar productos que no te parezcan tan necesarios para el mundo, porque también pagan.

En una época en que escuchamos noticias todos los días sobre el calentamiento global, la contaminación, la escasez de recursos, la extinción masiva de especies y la creciente brecha entre los más ricos y los más pobres, es difícil no darse cuenta de que eres parte del problema cuando estás dedicando 8 horas al día en estimular el consumismo y aumentar las ventas. Por pequeña que fuese mi contribución, yo era un soldado en esa guerra y no pude evitar sentirme culpable por ello.

Era el momento adecuado

Estaba a punto de cumplir 30 años, lo que significa que todavía soy lo suficientemente joven como para cometer errores y equivocarme, así que tuve que aprovechar la oportunidad. En unos pocos años, espero casarme y tener hijos, y en tal escenario no puedo verme arruinado o sin traer ingresos a casa durante mucho tiempo, porque mis hijos dependerán de mí y de mi pareja, y yo no me jugaría su futuro.

Leer más: 7 habilidades que deberías borrar inmediatamente de tu currículum

Ahora estoy libre en ese sentido. Puedo vivir en cualquier parte del mundo, ser rico, ser pobre, no importa mientras nadie dependa de mis ingresos, por lo que este es el momento de arriesgar y triunfar a lo grande, fracasar, o tal vez algo intermedio y vender unos pocos libros.

Recuerdo que cuando dejé mi trabajo, algunos de mis compañeros de trabajo más mayores se sentían felices por mí, pero al mismo tiempo estaban celosos de que no podían hacer lo mismo porque ya tenían familias. Preferían ser buenos padres y asegurarles a sus hijos un futuro estable en lugar de seguir sus sueños alocados, algo que entiendo perfectamente. Era ahora o esperar hasta que jubilarme.

Quería contar la gran historia de nuestra generación

Por último, pero no menos importante, he tenido esta historia en mi cabeza durante los últimos cinco años. Cuanto más viajaba y más gente conocía, más se concretaba la narrativa en mi mente, hasta el punto de que tenía que conseguir el tiempo necesario para plasmarlo en las páginas. He vivido y trabajado en siete países, y en cada uno de ellos, desde México hasta Berlín, encontré un rasgo común entre mi generación que es la voluntad de dar un sentido a nuestras vidas

Leer más: 12 libros que deberías leer antes de empezar un negocio 

Ya no basta con tener un trabajo, queremos cambiar el mundo a mejor y tener un impacto positivo. Queremos tener éxito y al mismo tiempo tener tiempo para disfrutar la vida al máximo, y es por eso que nos cuesta tanto administrar nuestro recurso más preciado, el tiempo. De ahí el título de la novela, "Time on Earth".

Puedes encontrarlo aquí, y si lo lees, espero que lo disfrutes tanto como yo disfruté escribiéndolo. Fue una experiencia catártica, encerrándome durante diez meses a solas con mi mente hasta que encontré la secuencia de 94.717 palabras que cuentan la historia exacta que quería contar. Próximo desafío: convertir la novela en una película dirigida por David Fincher y producida por Netflix, así que si alguien conoce a alguien que conoce a alguien ... ¡hacédmelo saber!

Te puede interesar