Pasar al contenido principal

5 razones por las que la economía mundial se desacelerará y afectará a las bolsas

Un analista mira los mercados desesperado por la posible crisis.
Getty Images
  • Hans Bevers, Chief Economist de la entidad de banca privada Bank Degroof Petercam, detalla cuáles son los principales condicionantes que pueden desacelerar el crecimiento económico y repercutir a las bolsas.
  • El desarrollo macroeconómico es uno de los factores esenciales durante los próximos meses.
  • El endurecimiento de la política monetaria, la desaceleración de China o el endurecimiento fiscal en Estados Unidos, pueden pesar en el desarrollo de la economía global.

El año 2019 ha arrancado con la economía global mostrando fortaleza desde un punto de vista cíclico. Con todo, se encuentran varias razones que pueden llevar a pensar que el crecimiento relativamente robusto de los últimos dos años se debilitará, lo cual terminaría reflejándose directamente en los mercados. 

Muchos expertos están analizando todos los factores que pueden llevar a que se produzca una ralentización de la expansión económica en las regiones desarrolladas como Europa o Estados Unidos. Uno de ellos, Hans Bevers, Chief Economist de Bank Degroof Petercam, detalla cuáles son esos principales condicionantes, que podrían repercutir a las principales bolsas mundiales.

Absorción de sobrecapacidad

A día de hoy, la sobrecapacidad masiva resultante de la Gran Recesión ha disminuido en gran medida. Las estimaciones al respecto no son evidentes, pero según la mayoría de las instituciones internacionales, la brecha de producción (que mide la diferencia entre la actividad económica real y la actividad económica potencial) se cumple casi por completo en la mayoría de las regiones. Para el experto, esto significa que “el margen de recuperación económica ha disminuido considerablemente”.

Progresivo endurecimiento de la política monetaria

Jerome Powell, gobernador de la Reserva Federal
Flickr / Federalreserve

Durante el pasado mes de diciembre la Reserva Federal tomó la decisión de subir los tipos de interés estadounidenses al 2,50%. Es decir, el cuarto aumento del año y el noveno desde el inicio de la subida de tipos que comenzó a finales de 2015. 

Así las cosa, en el 2019 la Fed debería continuar por la misma senda ascendente. Por el contrario, este aumento en los tipos de interés debería, en opinión de Bevers, “empezar a pesar sobre la actividad económica”. En Europa, de momento, la política monetaria sigue siendo extremadamente flexible.

Efectos de la retirada del estímulo fiscal de Estados Unidos

La economía estadounidense está en una fase de expansión cíclica. Los indicadores de confianza se dispararon, la actividad económica en el segundo y tercer trimestre superó el 3% y la tasa de desempleo se redujo a niveles históricamente bajos.

Los principales esfuerzos por estimular la economía mediante la política fiscal de Trump, acalara Bevert, se están haciendo este año, pero “el efecto disminuirá en los próximos ejercicios”

Leer más: Este gurú alerta que invertir en bolsa ahora es como hacerlo antes de la crisis de 2008

Desaceleración de la economía china

El presidente de China, Xi Jinping
El presidente de China, Xi Jinping Reuters

El crecimiento del crédito en China se ha desacelerado, aunque Bevert añade que aún no ha tenido “un impacto significativo en el crecimiento”, al menos, según las cifras oficiales. Sin embargo, en el pasado, el descenso en el crecimiento del crédito siempre ha ido acompañada de una desaceleración de la actividad económica. El gobierno chino ya ha tomado medidas de estímulo monetario y fiscal para anticipar la situación, pero “es probable que estas tengan un efecto retardado”, apunta.

Tensiones comerciales mundiales

Además, la amenaza de un proteccionismo cada vez más fuerte no está ayudando a estimular el crecimiento, dice el experto. Trump impuso aranceles a la importación sobre el acero y el aluminio, puso patas arriba la cumbre del G7 en Canadá y promovió impuestos a los productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares.

El futuro “no está claro”, pero, en cualquier caso, “los indicadores de confianza sugieren una tendencia a la baja en el crecimiento del comercio mundial”.
 

Y además