5 señales de alerta de que estás comiendo poco

mujer a dieta
  • Cuidar lo que comes para mantener un peso saludable está bien siempre que no te excedas.
  • A la larga comer poco lleva riesgos como déficit nutricionales. Antes de eso tu cuerpo te alerta con estas señales, según una nutrióloga.

Si estás intentando controlar tu peso o incluso bajarlo es normal que intentes comer menos, ¿pero lo suficiente para dar a tu cuerpo lo que necesita? A veces La reducción calórica va demasiado lejos. Por ejemplo la popular dieta Sirfood, con la que Adele remodeló su silueta, implica consumir solo 1.000 calorías durante la primera fase para pasar a 1.500 durante la segunda.

En general, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un cálculo genérico: entre 1.600 y 2.000 calorías al día para las mujeres, y para los hombres entre 2.000 y 2.500. —Aunque algunos expertos recomiendan disminuir estas a 1.800 calorías para ambos sexos, pues se tiende a pasar por alto las que se beben—. 

No consumir suficientes calorías puede suponer una preocupación, ya sea debido a una restricción intencional de alimentos, una disminución del apetito u otras razones como saltarte comidas por falta de tiempo.

A la larga, no comer lo suficiente puede provocar deficiencia nutricional, lo que se manifiesta con síntomas como caída del cabello, cambios en la piel, pérdida de masa muscular, huesos débiles, o alteraciones, anemia o en el ciclo menstrual.

Alertas de que estás comiendo poco

Pero antes de eso, tu cuerpo te envía señales para indicarte que no está obteniendo la energía que necesita. La nutrióloga Sara Balderrama, partidaria de una una nutrición consciente y no restrictiva ha compartido en sus redes, donde se le conoce como @nutri.sarabalderra 5 signos de alerta.

Fatiga y falta de energía

La falta de energía sostenida puede ser una señal de que estás consumiendo muy pocas calorías,  afectando tu capacidad para funcionar correctamente", apunta Balderrama.

Tu cuerpo obtiene su energía de las calorías de los alimentos y bebidas que consumes. Necesita una determinada cantidad para desempeñar correctamente. Las funciones incluyen los procesos corporales básicos y automáticos, como la respiración, así como procesos más complejos como el pensamiento activo.

Cuando no consigue las necesarias, esto provoca sensaciones de cansancio físico y fatiga mental. Los niveles bajos de energía también pueden tener un impact en el rendimiento de la actividad física y el estado físico.

Ganas de comer constantes

Tener hambre todo el tiempo es una señal obvia de que no estás comiendo suficiente comida, pero no es la única. El apetito y los antojos de comida pueden aumentar en respuesta a una restricción calórica drástica. "Esto se debe a cambios en los niveles de hormonas que controlan el hambre y la saciedad", apuntan desde Healthline.

Por ejemplo, en un estudio de 2016 se alimentó a ratones durante 3 meses con un 40% menos de calorías de lo habitual. Los investigadores descubrieron que los niveles de las hormonas supresoras del apetito, leptina e IGF-1, disminuyeron en los ratones, mientras que las señales de hambre aumentaron significativamente.

Pero si no comes suficiente, "tu cuerpo te pedirá sobre todo antojos dulces,especialmente por la tarde", matiza la nutrióloga. "Esto pueden sugerir que hay patrones de alimentación desequilibrados a lo largo del día, por lo que tu cuerpo requiere energía inmediata" a medida que va pasando la jornada y lo hace a través de un "chute directo" como es el azúcar.

Pensar todo el rato en la comida 

Según Balderrama, esto podría ser señal de que tu dieta actual no está satisfaciendo tus necesidades nutricionales o emocionales. Es decir que "la obsesión puede derivar de restricciones excesivas".

Es por ello que los nutricionistas aconsejan no privarse de nada, y permitirse caprichos de vez en cuando, para hacer la alimentación saludable llevadera.

Problemas Digestivos

Una dieta escasa puede causar irregularidades como estreñimiento, inflamación, o ardores entre otros, de acuerdo con Balderrama.

Cuando una persona come poco, su cuerpo tiene menos comida para convertir en heces, lo que puede provocar estreñimiento. Ocurre cuando se realizan menos de 3 deposiciones por semana.

Cambios en el estado de ánimo

La falta de nutrientes puede impactar tu bienestar emocional, contribuyendo a cambios de humor, irritabilidad o tristeza", sostiene la especialista.

La investigación en ratones ha descubierto que restringir las calorías en un 60% o más podría provocar diversos efectos adversos, como irritabilidad y otros problemas del estado de ánimo. Estados depresivos han sido relacionados con deficiencias de vitamina D y otros nutrientes, lo que es más fácil que ocurra si descuidas tu alimentación.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.