Las 5 señales de que tienes deficiencia de vitamina E, incluyendo problemas de coordinación y deterioro de la vista

La falta de vitamina E puede causar problemas de coordinación.
La falta de vitamina E puede causar problemas de coordinación.

HollenderX2/Getty Images

La vitamina E es un nutriente que todo el mundo precisa para estar sano. Este compuesto tiene varias funciones importantes, incluida la protección de las células contra el daño de los radicales libres, la estimulación del sistema inmunológico y la prevención de la coagulación de la sangre.

Si tiene una deficiencia grave de vitamina E debido a una dieta incompleta y poco equilibrada o a una afección médica subyacente, puedes padecer determinados problemas de salud, aunque es una carencia poco habitual en adultos sanos.

Aquí puedes comprobar cómo saber si tienes deficiencia de vitamina E.

Síntomas de la deficiencia de vitamina E

Dado que la vitamina E beneficia a varias áreas del cuerpo, una deficiencia puede causar muchos síntomas diferentes.

Estos son algunos de los más destacados.

  • Debilidad muscular: sin la vitamina E adecuada, los músculos pueden experimentar estrés oxidativo, que sucede cuando hay un desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes en su cuerpo, según explica Kristen Elizabeth Holtz, DO, médico de medicina familiar en Riverside Health System. El estrés oxidativo deriva en debilidad muscular.
  • Problemas de coordinación: la deficiencia de vitamina E puede hacer que las neuronas de Purkinje del cerebro se rompan. Dado que estas neuronas son cruciales para la coordinación y el control del movimiento, estas funciones se ven afectadas. 
  • Entumecimiento y hormigueo: en algunos casos, la falta de vitamina E puede causar neuropatía periférica, una afección que produce entumecimiento, generalmente en las manos y los pies. “Esto sucede porque daña las fibras nerviosas, lo que puede impedir que transmitan las señales correctamente”, dice Holtz.
  • Sistema inmunológico debilitado: La vitamina E ayuda a estimular el sistema inmunológico del cuerpo al apoyar el crecimiento de las células T, que ayudan a prevenir infecciones, dice Holtz. Cuando el sistema inmunitario no funciona correctamente, se debilita, lo que hace que las personas sean más susceptibles a las infecciones y tengan problemas para combatirlas.
  • Deterioro de la visión: la falta de vitamina E puede debilitar los receptores de luz en la retina, lo que lleva a problemas de visión como visión borrosa con el paso del tiempo.

Causas de la deficiencia de vitamina E

La deficiencia de vitamina E rara vez está relacionada con la dieta y, en cambio, ocurre principalmente en personas con afecciones genéticas o problemas médicos en los que el cuerpo no puede absorber la grasa y digerirla adecuadamente, explica a Insider Shirin Peters internista y fundadora de Bethany Medical Clinic.

Selenio, el mineral olvidado: ¿para qué sirve y en qué alimentos puedes encontrarlo?

Esto se debe a que la vitamina E es liposoluble. El cuerpo absorbe la vitamina E de la misma manera que lo hace con las grasas, y luego se almacena en el tejido adiposo y el hígado.

Algunos ejemplos de estas condiciones que dificultan la absorción son:

  • Abetalipoproteinemia
  • Ataxia con deficiencia de vitamina E
  • Enfermedad de Crohn
  • Fibrosis quística

Además, los recién nacidos tienen más probabilidades de tener deficiencia de vitamina E debido a la falta de grasa, en particular los bebés prematuros. 

Esto también se debe al carácter liposoluble de la vitamina. 

Fuentes de vitamina E

Se recomienda que los adultos consuman 15 miligramos de vitamina E al día. "Las necesidades dietéticas de cada persona variarán ligeramente. Si bien la mayoría de las personas pueden obtener lo suficiente solo con la dieta, es posible que otras necesiten tomar un suplemento", dice Peters.

Algunas buenas fuentes dietéticas de vitamina E son:

  • Semillas de girasol: 7,4 mg en una porción de una onza
  • Almendras: 6,8 mg en una porción de una onza
  • Mantequilla de cacahuete: 2,9 mg en una porción de dos cucharadas
  • Cacahuetes: 2,2 mg en una porción de una onza
  • Espinacas: 1,9 mg en una porción de media taza
  • Brócoli: 1,2 mg en una porción de media taza

La deficiencia de vitamina E es muy rara en personas sanas, pero si tienes una de las condiciones preexistentes mencionadas anteriormente y experimentas síntomas como debilidad muscular, problemas de coordinación o entumecimiento y hormigueo, es importante visitar al médico.

Un profesional podrá determinar cuál podría ser la causa y diseñar un plan para que te sientas mejor. 

Otros artículos interesantes:

Déficit de vitamina B12: síntomas, causas y cómo evitarlo

Una mujer asegura en TikTok que cocinamos mal los champiñones y arruinamos así su sabor

Alimentos ricos en cobre, un mineral crucial para tu cerebro, corazón o sistema nervioso

Te recomendamos