Pasar al contenido principal

Me conseguí jubilar a los 37 años siendo millonario y 3 años después he aprendido grandes lecciones sobre la vida y el dinero

Chris Reining.
Chris Reining. Cortesía de Chris Reining.

Courtesy of Chris Reining

  • Me retiré de la América corporativa a la edad de 37 años, después de años de ahorro e inversión que me hicieron millonario.
  • Eso fue hace tres años, y aún estoy convencido de que fue la elección correcta.
  • Desde que me jubilé he aprendido que trabajamos más de lo que pensamos, que el trabajo no es la única manera de aprender y  que la red contactos más valiosa es aquella que controlas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Qué sería lo primero que harías si ganaras la lotería? Como diría cualquiera que tenga una cuenta corriente enorme: "¡dejar mi trabajo!".

Es por eso que realmente admiro a esos que aman lo que hacen, quienes pueden sentarse allí haciendo la misma cosa durante medio siglo, ya que en realidad, el 85% de las personas odia su trabajo. Por lo que, si bien la lotería es una forma de escapar de esta carrera de ratas, ¿no hay una estrategia más práctica?

Bien, puedo decirte que el 99% de los consejos sobre riqueza pueden ser resumidos en una frase: Gana más de lo que gastas e invierte la diferencia. Este muy usado camino hacia la buena vida es aburrido y lleva mucho tiempo, pero funciona. Lo sé, porque después de gastar muchos años invirtiendo tengo el dinero suficiente para cubrir mis gastos de vida sin trabajar. Así que sí, a los 37 me jubilé.

Tres años después, estoy convencido de que fue la elección correcta. Porque el tiempo es más precioso que el dinero, y lo que más feliz te hace es lo relacionado con gastarlo. 

Aquí tienes cinco cosas que he aprendido desde que me retiré a los 37 años.

1. Trabajamos más de lo que pensamos

Es fácil engañarse y pensar que trabajas ocho horas diarias, pero déjame hacer cálculos.

Leer más: Este es el dinero que debes ahorrar para jubilarte a los 40 años

Te despiertas temprano, te duchas, te vistes, desayunas. Te metes en el coche a las 7.30 horas para ese castigo, dos veces al  día, que llaman hora punta. En la oficina hasta las tarde y después al coche para regresar a casa. Eso son al menos 10 horas al día o 2.500 horas al año. Sin sumar llamadas o correos a última hora de la tarde. Y si odias tu trabajo ¿qué clase de vida es esta?

En estos días, yo gasto mi tiempo comiendo súper sano, perdiendo peso, meditando, haciendo yoga. Libera tus horas para hacer todas las cosas que deberías hacer, pero que no tienes tiempo para hacerlas. 

2. No dejas de aprender cuando dejas de trabajar

Una preocupación común que tiene la gente sobre dejar de trabajar a una edad temprana, es el deterioro de sus conocimientos y habilidades. 

Pero ¿no es esto solo verdad si eres el tipo de persona quien va a sentarse en el sofá a ver todo el día viejas películas? Es más probable que estés aprendiendo, añadiendo conocimientos y habilidades que nunca habías perseguido, lo que incrementará tu valor. Y eso es por lo que las empresas pagan, por el valor que tu aportas. 

En los últimos años he crecido más que nunca. He aprendido a jugar al bridge, para agudizar la disciplina y la planificación, he leído montones de libros para actualizar mis conocimientos y he comenzado a escribir más para convertirme en un pensador mejor y más claro. ¿Como podrías estar peor?

3. Ser autosuficiente puede ser absolutamente satisfactorio

Hay un artículo en el New Yorker sobre multimillonarios sometiéndose a cirugía ocular láser y comprando islas secretas porque tienen miedo por la llegada del fin del mundo.

Leer más: 13 consejos de expertos para ser mucho más productivo en 2019

Lo que buscan es autosuficiencia, pero ¿no son los multimillonarios las personas más autosuficientes del planeta? ¿Crees que ellos están cambiando pañales, comprando comida, planchando camisas o pasando la aspiradora? Irónicamente serían autosuficientes si ellos hicieran las tareas que otros hacen por ellos. 

Estoy encontrando todas esas cosas sin sentido, como cocinar cada comida y limpiar profundamente satisfactorias. Por qué. Porque eso me hace autosuficiente.

4. La red de contactos más valiosa es la que tú controlas

Un amigo trabajó en la misma empresa por décadas, pero después fue despedido. Estaba desesperado por un salario pero no tenía una red de contactos. Esto es por eso que es inteligente cambiar de trabajo cada cierto tiempo para expandir tus contactos.

La otra forma de hacer networking es hacer cosas públicas para el público. Hace años comencé una web para compartir lo que percibía sobre el dinero y las inversiones. Hoy, hay plataformas pre-construidas para todo: pdscasts, vídeos, escritos...

Sucede que personas de todo el mundo —actores, deportistas, autores, productores, oradores— te encuentran de vez en cuando y se presentan a sí mismos. Llámalo "contactos" o "amigos", el punto es que has construido una red que controlas y que nadie puede quitarte.

5. Vale la pena invertir

El camino para hacerse rico es ganar más de lo que gastas e invertir la diferencia, y asegurarte de invertir la diferencia en cosas que producen cosas.

Por ejemplo, qué produce un montón de oro. Estarás esperando que alguien pague más de lo que tú pagaste, y esa persona espera la misma cosa. En la otra mano, un edificio de apartamentos produce flujo mensual de efectivo. Las acciones, que son propiedad de una empresa, producen beneficios y ganancias.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

He estado invirtiendo en acciones desde 2001. Sí, ha sido una montaña rusa con la burbuja de las puntocom, la burbujainmobiliaria y la crisis financiera mundial. No sé si el mercado estará arriba o abajo en un mes o un año, pero sé que es probable que esté significativamente más arriba en 20 años, y por ello sigo en ello.

Chris Reining se retiró de la América corporativa a los 37 años, y ahora es un inversor, estudiante de la vida y escritor, —aunque no en ese orden. Puedes leer más en chrisreining.com

Y además