Pasar al contenido principal

Los 56 fantásticos de Xiaomi: los trabajadores que se convertirán en millonarios con la salida a Bolsa

Los cofundadores del gigante chino de telefonía móvil Xiaomi.
Los cofundadores del gigante chino de telefonía móvil Xiaomi. Xiaomi

Li Weixing tuvo que enfrentarse a una complicada decisión hace ocho años. Por entonces era uno de los primeros trabajadores de una pequeña y prometedora startup china que buscaba recaudar fondos para asegurar su sostenibilidad. Li tenía ahorrados unos 500.00 yuanes (alrededor de 65.000 euros al cambio actual) que no le llegaban para comprar una casa, así que se le ocurrió preguntar a sus jefes si podía invertirlos en la empresa y convertirse así en socio.

Ocho años después Li Weixing va camino de convertirse en millonario gracias a la salida a bolsa de Xiaomi, la empresa en la que invirtió como trabajador en 2010. Su caso no es único dentro de la compañía: otros 55 compañeros siguieron su ejemplo y ahora están a punto de recoger la que probablemente sea la inversión más rentable de sus vidas.

Entonces Xiaomi era una prometedora startup que soñaba con darle la vuelta al mercado de la telefonía móvil, pero por entonces no tenía ni un solo producto en el mercado. Hoy es ya el cuarto mayor fabricante de smartphones a nivel mundial, avanza a ritmo de vértigo en España y amenaza con hacer lo propio tanto en el resto de Europa como en Estados Unidos.

"Pensamos que no podíamos dejar que solo Li invirtiera, así que dejamos que lo hiciera todo el mundo", explica Lei Jun, el CEO de la compañía, en una entrevista con Bloomberg. La iniciativa de Li creó un efecto contagio y también surtió efectos en términos de motivación: los trabajadores ya no eran solo asalariados de la compañía, desde entonces, se sintieron dueños también de Xiaomi, según la visión de Lei Jun.

La aportación de los trabajadores fue fundamental en la primera ronda de financiación de la empresa, en la que Xiaomi obtuvo 41 millones de dólares: 30 millones llegaron de tres sociedades de inversión ─Morningside, IDG y Qiming Venture Partners─ y los otros 11 millones llegaron por parte de los 56 empleados de la startup, que pusieron un máximo de 300.000 yuanes (unos 40.000 euros) por cabeza. 

Leer más: Las 10 mejores series que no están en Netflix y tienes que ver

Algunos "atrevidos" rompieron la hucha, otros pidieron dinero prestado a sus familiares y hubo quien incluso utilizó su dote matrimonial para hacerse con una acción de la empresa. Con la salida a bolsa de la compañía, ese dinero se puede multiplicar incluso por más de 200, en función de cuánto consiga recaudar Xiaomi con la operación.

En tiempo récord, Xiaomi no solo se ha posicionado como un fuerte competidor de fabricantes históricos como Apple y Samsung en mercados asiáticos, sino que ya ha conseguido colocarse en el cuarto puesto como fabricante de smartphones a nivel mundial y también europeo.

Eso, en un contexto de caídas generalizadas en el sector y teniendo en cuenta que el fabricante no ha implantado tiendas oficiales en la mayor parte de los países del continente —con la excepción de Polonia, Rusia, España o Francia, donde acaba de aterrizar—, da relevancia a las cifras. Además, desde hace meses se rumorea sobre su llegada a EEUU.

La compañía espera levantar al menos 10.000 millones de dólares (8.342,3 millones de euros) en su salida a bolsa, y si se cumplen esas cifras sería la mayor desde el debut de Alibaba en 2014, que recaudó 25.000 millones de dólares.

Te puede interesar