Se acabó el pelar patatas: descubre los beneficios escondidos en la piel del tubérculo que no deberías desperdiciar

Beneficios de la piel de la patata

Getty Images

  • Como sucede en el caso de muchas otras hortalizas, la piel de la patata alberga potentes beneficios para tu salud que se echarán a perder si pelas el tubérculo y comes solamente la pulpa.
  • Conoce cuáles son las virtudes nutricionales de la piel de la patata, un elemento saludable que puede cuidar tu corazón, mejorar tus digestiones o protegerte ante diversas enfermedades. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Las patatas, aunque denostadas por algunos falsos mitos gastronómicos, son un ingrediente esencial dentro de nuestra dieta mediterránea y están repletas de beneficios para la salud.

Los tubérculos son una hortaliza saludable: cuidan tu sistema inmune con la vitamina C, mejoran tu salud mental con la vitamina B6, fortalecen tu corazón y músculos con el potasio y mantienen el intestino sano. También alargan la vida gracias a los antioxidantes y te ayudan a adelgazar. Además, en la piel reside gran parte de su tesoro.

¿Qué beneficios tiene la piel de la patata? Tal y como explican desde LiveStrong, a nivel nutricional destaca por su riqueza. Además, carecen de colesterol ni de una cantidad significativa de grasas. 

Una piel de patata cruda tiene 22 calorías, 4,7 carbohidratos, un gramo de proteína y un gramo de fibra alimentaria. Entre los nutrientes más destacados sobresalen la vitamina C, el calcio, el magnesio, el fósforo o el potasio, así como vitaminas del grupo B como la tiamina, la riboflavina, la niacina, la B5 o la B6. 

Reduce el estrés y mejora tu estado anímico

La piel de la patata esconde la llave para que tu estrés descienda y tu estado de ánimo suba.

En una investigación australiana publicada en Nutrition Journal en 2014, un grupo de 200 trabajadores a tiempo completo recibieron vitaminas B y antioxidantes durante medio año, con resultados favorables para su humor y capacidad cognitiva. 

Las vitaminas B en la dieta, presentes en la piel del tubérculo, pueden ayudarte a sentir menos estrés, mejorar tu productividad y concentración laboral y reducir el absentismo. 

Sistema digestivo saludable

La piel de la patata es rica en fibra, esencial para mantener un intestino en buena forma, ablandar las heces y agrandar su volumen, prevenir el estreñimiento o aliviar la diverticulitis, el síndrome del intestino irritable, las hemorroides y otras afecciones intestinales. 

Otro descubrimiento en torno a la fibra dietética es que tiene capacidad para reducir el riesgo de cáncer de colon, según un estudio que vio la luz en The American Journal of Clinical Nutrition.

Esqueleto fuerte

Patata

En la patata abundan minerales claves para que tu infraestructura ósea crezca fuerte y sana: magnesio, potasio, fósforo, calcio, cobre, hierro y zinc. 

Sin ir más lejos, el magnesio reduce el riesgo de osteoporosis, el potasio aumenta la densidad mineral ósea al reducir la pérdida de calcio y el fósforo mostró una mejora en el contenido mineral óseo y la densidad ósea en un estudio publicado en Nutrition Journal.

Por supuesto, el calcio hace falta para mantener la estructura y dureza de los dientes y huesos, y su deficiencia agrava el riesgo de fracturas.  

Por su parte, el cobre, el hierro y el zinc en la piel de la patata contribuyen a sintetizar el colágeno, clave para que los huesos permanezcan unidos. 

Protección frente a alergias e infecciones

También encontrarás en la piel de la patata flavonoides, fitonutrientes con capacidades tanto antioxidantes como antiinflamatorias que te protege contra enfermedades e infecciones. Uno de ellos es la quercetina, que estimula el sistema inmune y cuyas propiedades antivirales inhiben liberación de histamina.

Un estudio de 2016 publicado en Molecules sugirió que la quercetina es eficaz para el tratamiento del asma bronquial, la rinitis alérgica y las reacciones anafilácticas inducidas por el cacahuete. De hecho, su extracto forma parte de numerosos fármacos antihistamínicos. 

Funcionamiento óptimo del corazón 

La presión arterial de tu corazón se equilibra gracias a minerales como el calcio, el magnesio y el potasio, presentes en la piel de la patata. 

El potasio controla los latidos irregulares y relaja las paredes de los vasos sanguíneos; el magnesio es clave para mantener ritmo cardíaco normal y regular la presión arterial y el calcio también regula la hipertensión, según numerosas evidencias científicas, 

Aporte de colina

Las patatas asadas son un rico aperitivo.

Otro nutriente clave en la cobertura de los tubérculos es la colina, que es el componente básico de la lecitina, una parte de las paredes celulares, el plasma y las lipoproteínas. 

La colina es necesaria para que tu cerebro y sistema nervioso funcionen: de ella dependen el estado de ánimo, la memoria y el control muscular. 

Para finalizar, además de lavar bien con un trapo la piel antes de cocinarlas es importante que optes por consumir patatas orgánicas para evitar la presencia de pesticidas, ya que son uno de los 12 alimentos con más presencia de estos tóxicos, según una investigación del USDA.

Un estudio de 2019 publicado en Environmental Research determinó que comer productos orgánicos durante solo seis días causó una reducción promedio del 60% en los niveles de pesticidas sintéticos medidos en la orina de los sujetos.

Otros artículos interesantes:

Pronto podrás beber leche de patata, el último grito en bebidas vegetales que promete la huella de carbono más baja del mercado

28 maneras de preparar las patatas en distintos rincones del mundo

Las peores tortillas de patatas que puedes comprar en los supermercados españoles

Te recomendamos