Pasar al contenido principal

6 claves para comprender qué ha pasado en las elecciones generales del 10-N y qué cabe esperar ahora

Pedro Sánchez festeja los resultados del 10-N.
Pedro Sánchez festeja los resultados del 10-N. REUTERS/Sergio Pérez
  • El PSOE gana pero no aprueba su reválida, y tiene menos opciones de formar Gobierno en solitario.
  • La derecha se reagrupa a costa de Ciudadanos, y el voto se reúne en PP y Vox.
  • Los independentistas ya son un nutrido grupo en el Congreso y ya no son solo catalanes.
  • La crisis independentista en Cataluña pasa factura y arroja un Parlamento todavía más fragmentado.
  • Estas son seis claves para entender qué ha pasado en las elecciones del 10-N y qué cabe esperar ahora.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El PSOE ha ganado las elecciones pero no ha aprobado su reválida, Vox ha irrumpido con más fuerza todavía en el Congreso de los Diputados duplicando casi sus resultados de abril, Ciudadanos ha caído estrepitosamente...

La foto final de las elecciones generales del 10 de noviembre han dejado varias novedades de cara a las nuevas Cortes Generales que se constituirán en las próximas semanas. También han dejado algunas claves que serán fundamentales para entender cómo será la nueva legislatura, la XIV de la democracia española.

La investidura no será sencilla y Sánchez tiene todavía más difícil la opción de gobernar solo. Podría encontrarse con un Consejo de Ministros que contaría incluso con la eventual participación del Más País de Errejón, a pesar de que sus resultados han estado lejos de ser los que la propia formación esperaba.

Leer más: El PSOE gana las elecciones, Vox se convierte en tercera fuerza y Ciudadanos cae hasta los 10 escaños

Por su parte, tampoco crece la derecha: simplemente se reagrupa en torno a PP y Vox y a cuenta de Ciudadanos. Podemos conoce su suelo electoral y un tercer bloque se consolida y compromete la estabilidad política de los próximos años: los independentistas en el Congreso son cada vez un grupo más nutrido y ya no son solo catalanes. EH Bildu podría conseguir grupo propio y el BNG vuelve a la Cámara Baja.

Todo ha respondido a unas dinámicas que, una vez más, distan de ser las que se están llevando a cabo en el resto de Europa.

Estas son seis claves para entender qué ha sucedido en las elecciones generales del 10 de noviembre y qué cabe esperar que pase ahora.

El electorado ni olvida ni perdona la investidura fallida

Sánchez e Iglesias, de espaldas en una reunión en la Moncloa.
Sánchez e Iglesias, de espaldas en una reunión en la Moncloa. REUTERS/Juan Medina

Las elecciones generales del 28 de abril abrió una legislatura —fallida— con bastantes estampas icónicas. Desde los simpatizantes socialistas gritando "con Rivera no" a Sánchez, que se encontraba en el balcón de la sede de Ferraz en la misma noche electoral, hasta la decisión del rey Felipe VI de no proponer a ningún candidato para la segunda sesión de investidura.

La XIII investidura no prosperó y el electorado no ha perdonado. PSOE retrocede en tres escaños y Unidas Podemos se ha dejado siete. Pero a quien peor factura han pasado ha sido a Ciudadanos, que se ha dejado 47 diputados en el camino. Han pasado de 57 a tener solo diez personas que serán investidas en la Cámara Baja.

Son varios los motivos que han provocado el hundimiento de Ciudadanos, y se pormenorizan a continuación en el punto sobre la reagrupación de la derecha. Pero algunos apuntes rápidos dibujan una campaña errada, y varias decisiones políticas que los potenciales votantes cuestionaron y que provocó este verano la mayor crisis interna en la historia del partido naranja.

 

Aunque Unidas Podemos salva los muebles y confirma su suelo

Pablo Iglesias vota en las elecciones generales de noviembre 2019
Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, ejerce su derecho al voto en las elecciones generales de noviembre de 2019. REUTERS/Javier Barbancho

La coalición de Podemos e Izquierda Unida ya sufrió una caída en las elecciones del 28 de abril frente a un PSOE ascendente que había conseguido gobernar diez meses tras conseguir que le aprobaran en el Congreso una moción de censura contra el popular Mariano Rajoy.

Entonces, las papeletas ofrecieron a los morados un grupo parlamentario de 42 diputados, contando con los diputados de Podemos en Galicia —Galicia en Común— y en Cataluña —En Comú Podem—.

Leer más: Qué es Teruel Existe, el partido que ha conseguido un escaño en las elecciones del 10-N

A pesar de la irrupción de Más País y de haber sido uno de los agentes más involucrados en que la XIII legislatura no prosperase —sus negociaciones con los socialistas no prosperaron porque la diferencia insalvable era contar o no con un gobierno de coalición—, aun así Podemos ha firmado un buen resultado.

Un resultado que por otro lado se puede interpretar como el posible suelo electoral para el partido de Iglesias y los suyos.

La derecha no crece, simplemente se reagrupa

Santiago Abascal saluda a sus simpatizantes tras las elecciones del 10-N.
Santiago Abascal saluda a sus simpatizantes tras las elecciones del 10-N. REUTERS/Susana Vera

El batacazo de Ciudadanos merece un análisis propio, pero el equilibrio entre los bloques de izquierda y derecha se mantiene estable. El de las derechas solo crece ligeramente, por lo que no se puede deducir que haya sido en perjuicio de las izquierdas.

En realidad, lo que ha ocurrido es que la derecha se ha reagrupado. Ciudadanos irrumpió junto con Podemos en las elecciones generales de 2015, momento en el que acaba el bipartidismo y se da paso a un Congreso de los Diputados mucho más fragmentados y con más bloques y colores en el Hemiciclo.

Entonces, Ciudadanos aglutinaba mucho votante indignado tanto de PSOE y PP con aspiraciones de regeneración democrática. Esto cambió en seguida, cuando la organización de Albert Rivera decidió eliminar las referencias a la socialdemocracia en sus estatutos y sus programas ideológicos.

Leer más: Ciudadanos pierde 47 escaños tras el 10-N y sufre el quinto mayor batacazo electoral de la historia de la democracia: estos son los otros cuatro

La foto en la Plaza de Colón, en Madrid, en la manifestación a la que acudieron Ciudadanos junto con PP y Vox, así como los pactos electorales en diversas comunidades autónomas que también ha involucrado a la extrema derecha de Santiago Abascal, ha acabado desembocando en esto.

Los liberales conservadores que se habían amparado en el paraguas de Rivera regresan ahora a un PP que da síntomas de regeneración tras haber superado con Casado la anterior etapa. Por su parte, los nacionalistas que todavía conservan ambiciones regeneradoras y el fortalecimiento del país han encontrado en Vox su nueva opción.

En esto también entronca la crisis catalana, con la publicación de la sentencia del Tribunal Supremo sobre la causa del procés el pasado 14 de octubre. Esta ha sido una de las principales premisas que ha permitido a Vox dispararse en la Cámara Baja hasta contar con 52 escaños.

Sin embargo, Vox no ha sido la única formación beneficiada por la crisis independentista en Cataluña...

La crisis de Cataluña también dispara a los independentistas

Independentistas se manifiestan en Viladecans, antes de un mítin de Pedro Sánchez en Cataluña.
Independentistas se manifiestan en Viladecans, antes de un mítin de Pedro Sánchez en Cataluña. REUTERS/Albert Gea

Si en el Hemiciclo es fácil distinguir a los bloques de la izquierda y de la derecha, hasta ahora siempre quedaba un grupo en el centro. Los "otros" era un conjunto de formaciones de distinto signo y pelaje que aglutinaba a regionalistas, nacionalistas o independentistas. No es lo mismo Coalición Canaria que PNV, ni lo mismo PNV que ERC.

Ahora que también ha entrado en el Congreso un grupo político, Teruel Existe, esta división es incluso más clara. Por un lado se encuentran regionalistas y nacionalistas como Coalición Canaria, Teruel Existe o el Partido Nacionalista Vasco.

Por otro lado, ahora el grupo de independentistas se ha disparado a los 29 escaños. Aunque no comparten la misma ideología, el auge de este grupo puede suponer un problema para la gobernabilidad del país.

En Cataluña, ERC ha perdido dos escaños que se puede comprender desde la postura que adoptó su portavoz parlamentario, Gabriel Rufián, durante los meses de bloqueo y sin gobierno. A su costa, Junts ha crecido un diputado. Y la CUP irrumpe por primera vez en su historia con dos parlamentarios con intención de "bloquear", tal y como prometían en campaña.

Aunque en la XIII legislatura se podía plantear el escenario en el que la ERC de Rufián se abstuviese para permitir que Sánchez gobernase con el apoyo de Podemos —los números daban—, la publicación de la sentencia del procés eso lo hace ahora imposible. No es descabellado pensar que ERC ponga sobre la mesa una petición de indulto para los condenados.

Pero esto no queda solo en Cataluña: EH Bildu también crece hasta los cinco diputados y podría formar un grupo parlamentario propio. Y en Galicia vuelve al Parlamento español el Bloque Nacionalista Gallego, el BNG, que por otro lado ha impedido que saliese un escaño de Vox por la circunscripción de A Coruña.

España se aleja de Europa en sus recetas para frenar a la extrema derecha

Fiesta de los simpatizantes de Vox tras la jornada de las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019
REUTERS/Susana Vera

Esta analogía es complicada. Aunque es habitual hacerlo, no se puede comparar con ligereza el fenómeno de Vox con el fenómeno de otras opciones radicales y conservadoras del resto de Europa. Ni siquiera con la Liga de Salvini ni con el Frente Nacional de Marine Le Pen.

Tampoco es fácil hacer este planteamiento teniendo en cuenta el abismo que separa la cultura política española de la del resto del continente.

Pero un pensamiento rápido que aflora tras leer con detenimiento los resultados electorales de este 10 de noviembre en España es cómo el país se aleja de las pretensiones y recetas europeas para tratar de frenar a la extrema derecha.

Leer más: España ya no es una excepción: Vox protagoniza la quinta mayor subida de la extrema derecha en Europa

Mientras en el resto de la Unión crecen opciones liberales como la Francia en marcha de Emmanuel Macron —que ha intentado replicar Rivera, utilizando precisamente ese mismo eslogan de campaña— u opciones verdes —en las pasadas europeas, Los Verdes alemanes alcanzaron la segunda fuerza con el 20% de los votos—, en España no ocurre nada de eso.

Aunque podríamos encontrar esa suerte de paralelismos precisamente con Rivera y con Más País —el partido de Errejón es nítidamente favorable a un nuevo Green New Deal al estilo de la demócrata estadounidense Ocasio Cortez—, lo cierto es que estas dos opciones o han retrocedido en el Congreso, o se han quedado con unos números insignificantes.

Más País ha obtenido solo tres escaños.

Vox ha crecido hasta los 52.

El PSOE pierde opciones de gobernar en solitario

Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista.
Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista. REUTERS/Sergio Perez

La convocatoria de elecciones para este 10 de noviembre se entendía como una suerte de reválida para el PSOE, después de que en verano no fuese posible salir de la situación de bloqueo.

No obstante, y a pesar de los asesoramientos del jefe de Gabinete de Sánchez, Iván Redondo, los socialistas tendrán ahora mucho más difícil gobernar en solitario. Aunque en el domingo electoral ningún portavoz del PSOE quiso hacer valoración sobre cómo se resolvería la situación, la máxima era común: no habrá terceras elecciones.

Tras los resultados del 10 de noviembre, socialistas (120) y Unidas Podemos (35) solo suman 155 diputados, mucho más lejos de la mayoría absoluta. Con los diputados de Más País (3), serían 158. PNV (7), PRC (1), CC-NC —que no apoyaría un pacto con Vox— (2), y Teruel Existe (1) daría una mayoría de 169 parlamentarios.

Leer más: Las nuevas opciones que tiene Pedro Sánchez de formar Gobierno tras el auge de Vox e independentistas el 10-N

El PSOE está siete escaños más lejos de formar Gobierno, y es que en abril alcanzaron la suma de 174 escaños —a dos de dicha mayoría absoluta— contando con el respaldo de nacionalistas como el PNV (6), de los cántabros del PRC (1), o de Coalición Canaria (2) para sumar 174 diputados.

La publicación de la sentencia del procés ha dinamitado los posibles puentes que desde los independentistas catalanes de ERC se podían tender a favor de una abstención técnica.

Iglesias ha sido explícito en sus primeras valoraciones tras las generales: en abril, un Gobierno de coalición progresista era "una oportunidad histórica". Hoy, dijo este domingo, "es una necesidad histórica".

Todo lo que debes saber sobre las Elecciones Generales del 10-N

Y además