Pasar al contenido principal

6 consejos para hacer frente a las caídas de las bolsas a largo plazo

mercados, bolsa
Escena de la serie de HBO, Succession. HBO
  • El psicólogo Daniel Kahneman, ganador del premio Nobel, lo demostró con su teoría de aversión a las pérdidas, que defiende que la gente sufre más por las pérdidas de lo que se alegra por las ganancias.
  • Por eso, el instinto natural de los inversores es salir del mercado cuando empieza a caer y apresurarse a entrar cuando vuelve a subir. Ambas reacciones pueden tener consecuencias negativas.
  • Según exponen los expertos de Capital Group, hay 6 principios que pueden ayudarte a evitar las decisiones basadas en las emociones en periodos de inestabilidad de los mercados, como el de ahora.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Caídas del 12%, recuperaciones del 4%... Los mercados mundiales se han convertido en un parque de atracciones no apto para cardiacos. La montaña rusa que han trazado los índices más importantes del planeta así lo justifican. 

Gran cantidad de inversores se preguntan si se puede operar con este escenario tan dantesco. Nadie quiere perder, o al menos, reducir las minusvalías lo menos posible. Sin embargo, es vital trazar una serie de estrategias que pueden servir a la hora de gestionar el dinero que se destina habitualmente a invertir

El psicólogo Daniel Kahneman, ganador del premio Nobel, lo demostró con su teoría de aversión a las pérdidas, que defiende que la gente sufre más por las pérdidas de lo que se alegra por las ganancias. Por eso, el instinto natural de los inversores es salir del mercado cuando empieza a caer y apresurarse a entrar cuando vuelve a subir. Ambas reacciones pueden tener consecuencias negativas.

Con todo, si se invierte inteligentemente se podrá evitar actuar según las emociones, enfocándose en análisis relevantes, datos sólidos y estrategias demostradas. Según exponen los expertos de Capital Group, hay 6 principios que pueden ayudarte a evitar las decisiones basadas en las emociones en periodos de inestabilidad de los mercados, como el de ahora.

Leer más: 5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

1. Los descensos abruptos son comunes en los procesos de inversión

Trader en Wall Street lamentándose de las cotizaciones.
Reuters

Estos analistas señalan que las bolsas han subido de forma constante en los últimos diez años, pero que la historia nos demuestra que las caídas del mercado son inevitables en el proceso de inversión

La buena noticia es que las correcciones (es decir, caídas del 10% o más), los mercados bajistas (caídas del 20% o más) y otras perturbaciones del mercado “no duran eternamente”, analizan.

El S&P 500 ha caído al menos un 10% aproximadamente una vez al año, y un 20% o más aproximadamente cada seis años, según los datos de 1950 a 2019. Si bien los resultados del pasado no predicen los resultados futuros, “cada descenso ha sido seguido por una recuperación y un nuevo máximo”, afirman.
 

2. La importancia de centrarse en el largo plazo

Traders siguen atentamente la jornada en Wall Street.
Reuters

Los descensos de los mercados no son infrecuentes y “no deberían desconcertar”, comienzan estos expertos. Sin embargo, cuando los inversores ven que el valor de sus inversiones disminuye, “su aversión a las pérdidas puede obligarlos a vender”. Se ha podido observar con el pánico vendedor tras la crisis del coronavirus. Así, una vez que han vendido, se mantienen “fuera del mercado”.

Siguiendo este esquema desde la gestora comentan que eso puede “costarles caro”, ya que los que se quedan al margen corren “el riesgo de perder en los períodos de subidas significativas de los precios que siguen a las caídas del mercado”. Incluso perder unos pocos días de negociación puede tener un coste. Una hipotética inversión de 1.000 dólares en el MSCI ACWI hecha en 2010 habría subido hasta 2.060 dólares a finales de 2019. Pero si un inversor se perdió los 30 mejores días de negociación de ese período, habría terminado con un 99% menos.
 

3. No invertir basándose en emociones

Nerviosismo en los traders de Wall Street ante el coronavirus.
Reuters

David Kahneman ganó el premio Nobel en 2002 por su trabajo en economía conductual, que se encarga de investigar el proceso de toma de decisiones financieras. Una de las principales conclusiones de esta investigación es que las personas suelen “actuar de manera irracional cuando toman este tipo de decisiones”.

Reaccionar emocionalmente a las circunstancias que se producen en los mercados son algo perfectamente normal; es lógico que los inversores “se pongan nerviosos cuando el mercado cae”. Pero lo que hacen durante dichos periodos es lo que marca la diferencia” entre el éxito y las pérdidas”, afirman.

Cuando los inversores entienden comportamientos como el efecto anclaje, el sesgo de confirmación y el sesgo de disponibilidad pueden llegar “a identificar los errores potenciales antes de cometerlos”, aseguran los expertos.
 

4. Diseñar un plan y seguirlo hasta el final

Un trader de la Bolsa de Nueva York mira con preocupación las pantallas que muestran la información de los mercados

Reuters

La creación y adhesión a un plan de inversión cuidadosamente elaborado también puede ayudar a los inversores a evitar decisiones de inversión equivocadas, especialmente cuando los mercados caen. El plan debe incluir numerosos factores, “como el nivel de tolerancia al riesgo y los objetivos a corto y largo plazo”, argumentan desde la gestora.

De este modo, la elaboración de un plan de acumulación de capital es una buena forma de evitar los intentos inútiles de predecir el “comportamiento del mercado”, agrega. Este plan consiste en invertir una cantidad fija de dinero a intervalos periódicos, independientemente de “las subidas y bajadas del mercado”
 

5. La diversificación es importante

Trader trabajando en Wall Street.
Reuters

La diversificación de la inversión no garantiza beneficios ni evita que caiga el valor de las inversiones, pero sí que implica un menor riesgo. Al repartir las inversiones entre una variedad de clases de activo, los inversores reducen la posibilidad de volatilidad en sus carteras. La rentabilidad total no alcanzará los valores máximos que se pueden alcanzar con una única inversión, pero tampoco los mínimos, destacan desde Capital Group.

La diversificación puede contribuir “a reducir la volatilidad, lo que puede resultar útil para aquellos inversores que desean evitar la tensión que provocan los mercados bajistas”, aseguran.
 

6. La bolsa tiende a recompensar a los inversores a largo plazo

Trader sonríe en una jornada en Wall Street.
Reuters

Desde Capital Group se preguntan si es razonable esperar una rentabilidad del 30% todos los años. La respuesta que dan es clara: no. Y si el mercado ha caído en las últimas semanas, tampoco hay que pensar que “estamos ante el inicio de una tendencia a largo plazo”, concretan. 

En su opinión, siempre es importante mantener una perspectiva a largo plazo, pero especialmente “cuando los mercados están en declive”. Aunque las acciones suben y bajan a corto plazo, han tendido a recompensar a los inversores durante períodos de tiempo más largos. Incluso incluyendo las caídas, el medio anual medio del S&P 500 en todos los períodos de 10 años desde 1937 hasta 2019 fue del 10,47%.
 

Y además