Ser una persona introvertida puede hacer que te sientas infravalorado en el trabajo, estos 6 consejos pueden ayudarte a cambiar esta percepción y a abrazar tus virtudes

Chica introvertida

Getty Images

  • Beki Fraser es una coach de liderazgo y negocios, experta en recursos humanos que lleva más de 20 años trabajando en el sector.
  • Si por lo general te consideras una persona reservada y crees que tus compañeros te ignoran o no te valoran, Fraser dice que puede ser una persona "escéptica introvertida".
  • Es importante que las personas con este perfil den voz a su trabajo, intenten interactuar más con los compañeros o pidan consejo a sus managers con más frecuencia. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Beki Fraser es una coach de liderazgo y jefa de recursos humanos en varias empresas, que lleva más de 20 años en el sector. 

En su trayectoria ha tratado con infinidad de personas diferentes, con características personales distintas. Y ha observado que hay un tipo de personalidad que tiene una mayor dificultad a la hora de relacionarse o sentirse valorado en el trabajo. Es un híbrido entre una persona introvertida y a la vez escéptica. 

En palabras de Beki, como introvertidos, estos individuos prefieren el silencio para concentrarse, son reflexivos y se sienten cómodos estando solos, no disfrutan del trabajo en grupo, se toman su tiempo para tomar decisiones y se sienten agotados después de estar entre una multitud. Como escépticos, no aceptan la información al pie de la letra. Cuestionan y desafían, valoran la evidencia y las pruebas, buscan problemas para resolver y trabajan para solucionarlos. 

Las personas escépticas e introvertidas tienden a preocuparse profundamente por el trabajo que hacen y ofrecen soluciones reflexivas y bien razonadas. A menudo son creativos y tienen fuertes habilidades para resolver problemas, incluida la capacidad de ver un problema a través de múltiples perspectivas, conectar puntos e identificar oportunidades, riesgos y conocimientos que otros no ven con tanta facilidad.

Pero es cierto que la manera de relacionarse hace que tengan algunas dificultades a la hora de sentirse más valorados en sus trabajos porque no involucran voluntariamente a los colaboradores o no busca la opinión de los compañeros, lo que puede afectar negativamente la calidad de su trabajo o la percepción que otras personas tienen del mismo. Es posible que se le subestime y se les pase por alto porque no comparte su trabajo y no recibe apoyo para sus ideas a medida que avanza. 

Un ejecutivo de LinkedIn revela cómo actualizar tu perfil para llamar la atención de los reclutadores y conseguir un nuevo trabajo

Beki Fraser comenta que a menudo escucha a este perfil de trabajadores expresar su frustración de esta manera: "No soy visto como un colaborador fuerte, porque me etiquetan como negativo o no hablo lo suficiente en las reuniones".

En las sesiones de coaching, los "escépticos introvertidos" a menudo identifican su estilo de comunicación como una consecuencia de los desafíos en el trabajo. La buena noticia es que hay algunos pasos simples que pueden ayudar a este tipo de personas a mostrar su trabajo de manera adecuada y prosperar profesionalmente. 

 1. Involucra a las partes interesadas

Con cada nueva empresa a la que te incorpores, debes estudiar quiénes formarán parte del trabajo que estás realizando, quiénes tendrán conocimientos o puntos de vista significativos y de quién se requiere la aprobación o la ayuda. 

Comprométete a proporcionar actualizaciones periódicas, incluso cuando no haya mucho que informar. Esto mantendrá tu trabajo en la mente de las partes interesadas, los hará parte del proyecto y generará comprensión y aceptación.

2. Dale voz a tu trabajo

Antes de comenzar a trabajar, comparte lo que estás pensando y tu plan de acción. Este puede ser un simple correo electrónico para las personas directamente afectadas o, para proyectos grandes o complejos, puedes justificar una llamada grupal o una presentación a tu manager. 

La conclusión es la siguiente: tu trabajo no tiene voz. Depende de ti que otras personas conozcan qué haces, cómo y por qué. Piensa en ello como un conjunto de datos que necesitas compartir para poder ser entendido, cuando guardas información relevante para ti, nadie puede verlo, y puede ser perjudicial para que tu trabajo sea valorado.

3. Practica la escucha activa y abre tu mente a nuevas posibilidades

No dejes que tu escepticismo cierre tu mente y aprende a valorar diferentes perspectivas. Incorpora nuevas ideas, ideas que vengan de otros compañeros que hayas involucrado en tu proyecto, varias mentes piensan más que una, ten por seguro que hacer esto mejorará el producto final.

Comparte tu trabajo, comparte los resultados, aprende lecciones del proceso y compártelas también.

Tu trabajo estará alineado con otros esfuerzos y la estrategia general de la empresa, y así podrás generar un mayor impacto. Esto hará que te proyectes como una persona con iniciativa y talento.

4. No hacer propios los logros que has conseguido en equipo

Cuando la gente forme parte de un proyecto, no debes olvidarlos cuando obtengas el producto final. Esto ocurre más cuando las personas más introvertidas asumen puestos de liderazgo. 

Tal y como explican en Infojobs, puedes aprovechar tu carácter reservado para potenciar esta virtud de no sumarte logros ni alardear, las personas que trabajen contigo lo agradecerán mucho. No lo tomes como una desventaja porque parece que tus éxitos se van a ver infravalorados. Todo lo contrario, tus trabajadores lo agradecerán y tú también. 

5. Menos es más, sobre todo cuando se trata de palabras

Ser introvertido esta íntimamente relacionado con ser reservado, guardarte tu opinión. No pienses en esto como una desventaja, medir tus palabras puede ayudarte a gestionar mejor la relación con los compañeros o los jefes. Además, esto hará que en la mayoría de los casos, se valore realmente lo que tienes que decir.

6. Confía en tu empatía 

Ese escepticismo que te caracteriza hace que observes y analices el mundo de otra manera. No es malo, no tener una relación tan estrecha de inmediato con los integrantes de la empresa no tiene por qué ser una desventaja, tomar distancia en ocasiones es bueno

Es más, no tener reacciones inmediatas, pensar antes de hablar o incluso darle vueltas a una misma idea hasta que logres sacar una conclusión que te convenza te hacen una persona más comprensiva. 

Y al hacerlo te aseguras de tener una de las cualidades más importantes de cualquier líder, la empatía y la capacidad de no juzgar antes de conocer el contexto. 

LEER TAMBIÉN: Un ejecutivo de LinkedIn revela cómo actualizar tu perfil para llamar la atención de los reclutadores y conseguir un nuevo trabajo

LEER TAMBIÉN: Habilidades imprescindibles que debes incluir en tu currículum en 2021 para encontrar trabajo

LEER TAMBIÉN: 5 rasgos de personalidad que definen a las personas más exitosas del mundo y que puedes aprender tú de ellas

VER AHORA: Fuencisla Clemares, directora general de Google España: “Nuestro reto es seguir trabajando con las empresas y ciudadanos para acelerar la transformación digital en España”