Pasar al contenido principal

6 desafíos que afronta el Gobierno para cuadrar las cuentas de 2019

Una trader con las pantallas de los mercados de fondo.
Getty Images

A lo largo del verano, los principales índices macroeconómicos han ido reflejando una ralentización de la economía española, que se refleja en los datos de paro, afiliación a la Seguridad Social, consumo, exportaciones e incluso en la llegada de turistas extranjeros. Además, esta desaceleración comienza a trasladarse al crecimiento del PIB, lo que puede tener consecuencias en la reducción del déficit y en el estado de la deuda pública.

Además de cuadrar las cuentas del próximo año, el Gobierno en minoría debe superar los escollos que le plantea la configuración política del Congreso. Así se ha reflejado en la definición del límite de gasto no financiero sobre el que se basarán las cuentas públicas y los objetivos de déficit y deuda pública, que fueron rechazados por el Congreso en primera instancia y que requerirán de acuerdos entre varias formaciones para sobrevivir al trámite parlamentario.

En cualquier caso, el reloj sigue corriendo y el próximo 15 de octubre el Ejecutivo español debe presentar a la Comisión Europea un borrador de las cuentas públicas para 2019, antes de dar a conocer en noviembre de forma oficial el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado. Con ese calendario, y si el Gobierno consigue los apoyos necesarios, las cuentas podrían aprobarse en torno al mes de febrero, en pleno año electoral a nivel municipal y autonómico.

Leer más: Pensiones, paro o presupuestos: los retos económicos del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez

Por otra parte, la elaboración de los Presupuestos para 2019 estará marcada por un contexto económico caracterizado por el menor crecimiento de los países del entorno y de la demanda interna, por los conflictos comerciales a nivel internacional y por el fin de la política expansiva del Banco Central Europeo (BCE). Cualquier vaivén inesperado podría elevar la prima de riesgo, dificultando el calendario de venta de deuda pública y la reducción del déficit prometida a Bruselas.

Tras aprobar unas cuentas presentadas por el Gobierno anterior, al Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez le llega el turno de presentar un proyecto propio bajo la premisa de conseguir el mayor consenso en el Congreso y con la presión de la desaceleración económica. De este modo, los Presupuestos Generales del Estado para 2019 pueden desvelar el rumbo económico y político del país en el futuro inmediato. 

Te puede interesar