Pasar al contenido principal

6 razones por las que una empresa deja de cotizar en la bolsa

Bolsa de valores
GettyImages
  • Muchas compañías son suspendidas de cotización temporalmente por motivos como falta de información, rumores o procesos de fusiones y adquisiciones.
  • Entre los factores más habituales, se encuentra la suspensión por concurso de acreedores y la empresa no vuelva a cotizar hasta que garantiza su solvencia.
  • La razón menos habitual es la de la pérdida de interés de financiarse en los mercados.

Durante el mes de agosto creció la rumorología en Wall Street sobre la posibilidad de que Tesla, dirigida por el visionario y no exento de controversia Elon Musk, pudiera dejar de cotizar en la bolsa estadounidense

Musk alegaba que la compañía estaba demasiado expuesta a los vaivenes del mercado y que por eso le interesaba dejar del entorno bursátil para poder seguir creciendo. El resultado fue que la firma de coches eléctricos se llegó a disparar un 27% tras el anuncio de esta declaración de intenciones de su fundador a golpe de tuit.

La cuestión es, ¿cuándo una empresa deja de cotizar en los mercados bien de manera temporal o definitiva? Hay diversas razones que pueden empujar a que las compañías abandonen su presencia en la bolsa.
 

1. Falta de información

Falta de información es otra de las razones por las que se excluye a una compañía de cotización en bolsa
Getty Images

Es una de las razones más habituales y se produce cuando la Comisión Nacional del Mercado de Valores no dispone de toda la información necesaria en relación a una compañía en particular. Por dicho motivo suspende la cotización de los títulos de esa empresa en la bolsa.

En el momento en el que tiene la certeza de que todos los inversores pueden acceder a los datos que se considera que pueden ejercer su influencia en el valor, el organismo regulador levanta la suspensión de la cotización y vuelve a moverse en los mercados con total normalidad.
 

2. Cuando se produce una oferta de compra

Fusiones y Adquisiciones
Getty Images

Los procesos de fusión o adquisición de exclusión de una empresa determinada cotizada en bolsa se realizan, precisamente, para que esta se quede fija en un precio determinado y termine de cotizar. Cuando se cierra el plazo de aceptación de la OPA, el regulador suspende de manera temporal la cotización de la compañía.

La suspensión continúa hasta que las Sociedades Rectoras proceden a la exclusión de la negociación de los valores de esos títulos. 
 

3. Rumorología sobre la empresa

Los rumores en los mercados, una de las razones para dejar de cotizar en bolsa
Getty Images

Es bastante común que cuando se extienden rumores que repercuten a las acciones de una compañía en su negociación de los mercados se suspenda su cotización hasta que la empresa desmienta o confirme la información. 

Sin ir más lejos, esto sucedió cuando se especuló sobre la compra de Banco Popular por parte de Banco Santander. Adquisición que terminó produciéndose.
 

4. Cuando la empresa se enfrenta a un concurso de acreedores

Quiebra de una empresa
Getty Images

Cuando una empresa se declara en quiebra (concurso de acreedores) queda automáticamente suspendida de cotización. Es el caso de empresas como Pescanova, que dejó de cotizar en marzo de 2013 y se pasó cuatro años en esta situación hasta que regresó al parqué madrileño, una vez finalizada su reestructuración. 

5. Si el capital acaba concentrado en pocos accionistas

Capital concentrado en pocos accionistas
Getty Images

Una firma también puede dejar de cotizar porque su capital se encuentra concentrado en un pequeño grupo de accionistas. Esto provoca que tenga poco movimiento en la bolsa y que no alcance los niveles que esta le pide para estar cotizando. Es decir, mantener colocado el 12% de su capital, como mínimo.

6. Se produce una pérdida de interés de financiarse en los mercados

Pareja rechaza un crédito para financiarse
Getty Images

Otro supuesto, aunque es poco habitual, es que los inversores ya no tengan interés de financiarse mediante la bolsa al disponer de recursos suficientes. Sería el caso que más se ajustaría a Tesla y el que no interesa a casi ninguna empresa, pues la compañía debe compensar a los accionistas. 

Y además