6 señales de que tu perfeccionismo se ha descontrolado peligrosamente en tu trabajo

Estrés problemas trabajo café
Getty

El perfeccionismo, en pequeñas dosis, puede convertirse en un gran aliado: te ayuda a acabar tareas a tiempo, a ofrecer grandes resultados, a ser ambicioso...

El problema llega cuando tu perfeccionismo se desborda, acaba tomando el control de tu vida y afecta negativamente a tu trabajo.

Por ejemplo, puede provocar que ya no acabes tus tareas a tiempo. Las retrasas sin parar porque las revisas una y otra vez en busca de una calidad inmaculada que no existe. O, de repente, rechazas desafíos porque temes fracasar.

"El perfeccionismo es una forma de ansiedad", aclara la psicoterapeuta Shannon García para Huffington Post. "Puede convertirse en algo que te impida progresar en tu carrera laboral, ya que te niegas a tomar riesgos o tardas mucho tiempo en hacer tareas simples debido a tus elevados estándares".

¿Sospechas que te has vuelto demasiado perfeccionista en el trabajo? Aquí tienes 6 señales que te ayudarán a confirmar sospechas. Recuerda que, si notas niveles de perfeccionismo muy elevados, es mejor acudir a un especialista para que te ayude a cambiar de chip y vivir de forma más tranquila y sosegada.

1. Solo te fijas en las tareas que todavía no has realizado (y en tus errores)

Hombre estresado en el trabajo

"Si pides a un perfeccionista puntuar su rendimiento en el trabajo, te dirá que una nota entre el 0 y el 99 es mala. Solo el 100 es aceptable", explica Perpetua Neo, psicóloga y coach laboral, para Huffington Post.

Un perfeccionista en su estado más obsesivo solo se fija en aquello que no ha logrado: la tarea que no le ha salido bien, el paso que no ha dado hoy por falta de tiempo, el leve fallo que ha irritado un poco a un compañero...

Si te estás obsesionando demasiado con lo que no has hecho, en lugar de ponderar lo que logras cada día, es muy posible que tu perfeccionismo te lleve a una situación de estar quemado.

La clave de Bill Gates para evitar quemarse en el trabajo

"Este tipo de pensamiento lo único que consigue es que la línea de meta se aleja constantemente", advierte la psicoterapeuta Angela Clack. "Los trabajadores con esta mentalidad nunca tienen un solo momento para disfrutar de sus victorias".

Si te pillas en este estado, realiza el esfuerzo consciente de apreciar tus esfuerzos. Acepta los cumplidos de jefes y compañeros de trabajo. De lo contrario, te quemarás y, con ello, llegarán efectos negativos como la fatiga, los dolores de cabeza, el insomnio e incluso la depresión.

2. Rechazas cualquier tarea o actividad que implique un mínimo de dificultad

Trabajo estrés problemas

El perfeccionismo en su estado más extremo puede convertirse en una peligrosa parálisis. Rechazas tareas nuevas, algo difíciles o que sabes que te costarán inicialmente porque temes el fracaso. Te olvidas que precisamente fallar forma parte del proceso de aprendizaje y te cierras en banda (según explica Ideapod).

Esta actitud provocará 2 consecuencias negativas. La primera de ellas es la desmotivación. Todo el mundo necesita retos nuevos de tanto en cuanto para sentirse revitalizado o para evitar caer en el tedio de la rutina. Si siempre estás haciendo lo mismo, aunque se te dé genial, notarás cómo cada vez estás más desganado. Te será difícil mantener la dificultad.

Por qué los fracasos conducen al éxito

La segunda consecuencia negativa es que bloquearás tu desarrollo profesional. Tus superiores deducirán que tienes poco interés en mejorar como trabajador y te irán dando menos oportunidades de escalar. Si mantienes esta actitud durante mucho tiempo, los ascensos económicos o laborales serán cada vez menos frecuentes.

¿La solución? Aceptar la incertidumbre de la novedad y evita querer hacer bien toda tarea difícil. Proponte simplemente superar los desafíos y aprender de ellos. Verás cómo, poco a poco, el perfeccionismo pierde fuerza y va creciendo la motivación.

3. Tu procrastinación va en aumento y cada vez te cuesta más acabar tu trabajo a tiempo

Una persona revisando su reloj en la oficina.

Esta señal es hermana de la anterior. Si el indicio de más arriba hacía referencia a tareas nuevas, el presente punto implica a tus tareas actuales.

El perfeccionismo extremo puede provocar que tengas problemas en terminar tareas que en teoría ya tienes dominadas. ¿El motivo? Una obsesión por entregar el mejor trabajo posible.

"Refinas tus tareas una y otra vez, o las rehaces porque no llegan al nivel de calidad que esperabas", explica Shannon García, psicoterapeuta. "Vas retrasando las fechas de entregas porque sientes que lo que haces no es aceptable. O puede que incluso no estés comenzando a trabajar porque temes que no rendirás a la perfección".

El gran problema de la procrastinación laboral es que los demás te verán como una persona irresponsable y de poco fiar. Se te darán menos objetivos porque se anticipa que no los cumplirás. O no se pensará en ti cuando deban producirse ciertos ascensos.

5 pasos con el que lograrás dejar de procrastinar de una vez

Además, el estrés de la procrastinación puede convertirte en una persona refunfuñona e irritable.

"Acabarás impactando negativamente a tus compañeros de trabajo. Crearás interacciones incómodas y cada vez se te acercarán menos personas", advierte la psicoterapeuta Angela Clack.

4. Estás siempre a la defensiva cuando recibes 'feedback' negativo o constructivo

Así deberías responder en una entrevista de trabajo si te preguntan cuáles son tus objetivos

El perfeccionismo en su estado más extremo provocará que te importe demasiado cómo te perciben los demás, qué opinan tus compañeros sobre ti. Como resultado, te sentirás muy irritado ante cualquier feedback mínimamente negativo, aunque haya sido presentado de forma útil y constructiva (según explica Forbes).

Si te pillas estando casi siempre a la defensiva ante cualquier crítica, o si te comportas de forma gruñona o llegas al enfado, todo apunta a que el perfeccionismo te está dominando en el trabajo.

La mejor solución en estos casos es precisamente darle al perfeccionismo lo que quiere: argumenta mentalmente que, si quieres ser el mejor en tu trabajo, necesitas que los demás te den feedback, aunque sea muy brutal, para aprender, adaptarte y evolucionar. Piensa que las críticas te ayudan a mejorar y, poco a poco, te dolerán menos.

Cómo ofrecer y recibir feedback para que sea efectivo

A modo de apunte extra, el trabajador perfeccionista irónicamente no quiere escuchar críticas, pero es el más duro con sus compañeros. ¿Echas la bronca a la mínima y los demás empiezan a quejarse de tu agresividad? Ya tienes más motivos para confirmar que tu perfección se ha vuelto tóxica.

5. No socializas con tus compañeros de trabajo porque temes hacer el ridículo

Mal compañero de trabajo

Otra señal muy clara de que el perfeccionismo está afectando negativamente tu vida laboral es que estás evitando las charlas del café o comer en compañía porque temes cometer un error que destruya la autoimagen inmaculada que tienes sobre ti.

"Una persona puede permitir que su perfeccionismo le evita socializar con sus compañeros de trabajo porque teme ser rechazada si estos conocen a su presunto yo real", explica Perpetua Neo, psicóloga y coach laboral. "Las personas perfeccionistas sienten una gran presión por mantener una máscara social".

Puedes confirmar tus sospechas si esta presión también aparece fuera del trabajo. Los perfeccionistas suelen quedar poco en general, o solo quedan en entornos controlados, porque les agota la presión de mantener unos estándares elevados mientras están con los demás.

12 historias sobre los peores compañeros de trabajo del mundo

Lo que el perfeccionista no tiene en cuenta es que esta actitud desencadena un círculo vicioso: "Cuanto mejor finges ser perfecto con los demás, más elevas el listón y más presión sentirás a la siguiente quedada", advierte el psicólogo Gordon Flett.

Una posible solución en este caso es fijarte en los demás. Tus amigos y compañeros de trabajo cometen errores en las quedadas: se les cae un vaso, dicen una frase disparatada, sueltan un dato equivocado y son rápidamente corregidos... ¡y no pasa nada! La vida sigue. Siguen siendo personas queridas. ¿Por qué deberías ser tú una excepción?

6. Agradeces los errores o la mediocridad de tus compañeros de trabajo

Trabajo estresante

¿Disfrutas, aunque sea brevemente, de la bronca que le ha echado un superior a un compañero de trabajo? ¿Te ha gustado saber que una empresa rival no ha cumplido sus objetivos anuales?

Si la respuesta es "Sí", no te preocupes. No significa que seas mala persona. Según explica Forbes, el perfeccionista siente alivio cuando alguien de su alrededor fracasa, porque, en ese momento, está compartiendo sus frustraciones, aunque sea de forma indirecta. El perfeccionista por un instante no se siente solo. Por eso, en cierta forma, se alegra de los fallos ajenos.

9 señales de que eres una persona tóxica y no lo sabes

De rebote, el perfeccionista, al tener unos estándares tan elevados, considera que sus compañeros de trabajo son mediocres, ¡aunque sean competentes! Si te descubres infravalorando todo tu entorno laboral, es muy posible que debas cambiar el chip mental para liberarte de la presión del perfeccionismo.

Otros artículos interesantes:

Cómo aumentar la productividad y desconectar del trabajo, según Christian Rodríguez, CEO de ByHours

10 atajos y trucos de Documentos de Google que debes conocer para ser un as de la productividad

Cómo romper con tus viejos hábitos puede hacerte más productivo, según estas 3 pautas que sigue Elon Musk

Te recomendamos