Pasar al contenido principal

6 similitudes y 5 diferencias entre la bolsa y las apuestas 'online'

En qué se parecen las apuestas y la bolsa
Alexas Fotos / pixabay

Las apuestas on line viven un momento dulce en su corta historia. Casino, póker, tragaperras, pero sobre todo, deportes. Para hacerse una idea del volumen, el margen neto de juego (el Gross Gaming Revenue, GGR), una de las principales magnitudes que se manejan en este ámbito, alcanzó los 163,3 millones de euros en el primer trimestre de 2018. 

Esta cifra es un 29% superior a la registrada en el mismo periodo del ejercicio anterior, según datos de la Dirección General de Ordenación del Juego, que depende de la Secretaría de Estado de Hacienda.

De la misma manera, las retiradas de fondos llevadas a cabo por los participantes se dispararon un 75%; los depósitos en cuenta, más de un 58%; el gasto en marketing —que inunda las camisetas de los clubes de fútbol—, casi un 36%; y el número de nuevos jugadores, cerca de un 28%. Resultaría un ejercicio quimérico encontrar un sector que, en la actualidad, se acerque a registros similares.

Del parqué poco puede decirse de forma genérica que ya no se sepa. Simple y llanamente, las bolsas del mundo conforman el mayor mercado global. Sólo el Ibex 35 tiene una capitalización de 600.000 millones de euros, o lo que es lo mismo, 0,6 billones de euros. En sus 26 años de historia, este índice ha multiplicado por doce su valor. 

Diferencias entre la bolsa y las apuestas
rawpixel / pixabay

¿En qué se parecen la bolsa y las apuestas 'on line'?

Hechas las presentaciones, ¿existe algún parecido entre ambos vehículos? Simplificando la cuestión, sí.

  • Estrategias. Tanto en la bolsa como en las apuestas on line se invierte —o se especula— para obtener un cierto beneficio. De hecho, en las dos es posible realizar operaciones a corto o a largo plazo, se pueden establecer estrategias y existe la opción de estudiar valores (o clubes de fútbol, por ejemplo).
  • Riesgos. Además de ese análisis de la apuesta o de la inversión, ambas actividades también comparten el riesgo que se corre, así como la posibilidad de ganar mucho dinero —incluso en poco tiempo—, que azuzan el apetito de los jugadores en bolsa y online. Eso sí, que te hagas con una bonita suma en una sola sesión de bolsa o en un único partido es altamente improbable (salvo que hagas una apuesta fuerte y tengas mucha suerte).
  • Suerte. De la misma manera, en las apuestas a través de Internet, así como en los parqués, tienes mucha información disponible, puedes asesorarte por expertos y en los dos influye el factor suerte.
  • Sobreinformación. En esta línea, el factor de la sobreinformación es muy similar. El inversor en bolsa está expuesto a gran cantidad de datos por parte de los medios de comunicación y los cada vez más populares blogs de analistas. La información que recibe por esas vías no siempre será correcta o simplemente no encajará con su estrategia de inversión. Sin embargo, puede alterar su capacidad de análisis. Con las apuestas online ocurre algo parecido. Hay miles de personas que publican sus apuestas en twitter y telegram, pero no siempre son fiables. Además, como los gurús de la bolsa, lo que buscan es que entres en sus grupos de pago por ver sus mejores pronósticos (en bolsa esto equivale a hacer sus cursos de formación).
  • Análisis. También existen similitudes entre la psicología del trading y del juego. En ambos casos hay que tener una mente muy analítica y no dejarse llevar por las emociones para ganar. A fin de cuentas, quienes se dedican al trading y a apostar deben fiarse de los números para elaborar sus estrategias. A modo de ejemplo, en la bolsa una de las premisas básicas más difíciles de seguir es la de dejar correr las ganancias y cortar las pérdidas. Las casas de apuestas se han dado cuenta que a los jugadores también les cuesta hacerlo y por eso ahora la mayoría han implementado opciones para "cortar la apuesta" o recoger parte del beneficio antes de que se cierre. Es decir, si has apostado a que tu equipo ganará a una cuota 2 (apuestas un euro y si gana te llevas 2 euros), podrás cerrar la apuesta en el minuto 70 de partido a cuota 1,7. Tú te aseguras que ganas y la casa de apuestas explica esa debilidad psicológica que te hará recoger las ganancias antes de tiempo. 

Diferencias entre las apuestas online y la bolsa

A pesar de que no es casualidad que se use la frase "jugar en bolsa", no todo son similitudes entre las apuestas telemáticas (sean en fútbol, en tenis, en motociclismo, en baloncesto, en béisbol o en ciclismo, entre otros) y los mercados bursátiles.

  • Adicción. Así, aunque ambas actividades puedan enganchar a quien las realiza (la adrenalina, el riesgo, lograr una elevada ganancia de un plumazo, etc.), los gestores de los parqués no utilizan las mismas técnicas que en el otro sector. Hasta se asegura que las casas de apuestas usan la inteligencia artificial para espiar y enganchar a los apostadores.
  • Riesgo. Hay un aspecto clave entre las diferencias entre las apuestas on line y la bolsa: si metes tu dinero en apuestas deportivas, el riesgo que correrás será mayor que si optas por adquirir y mantener acciones en el tiempo. Por supuesto que los títulos bursátiles tienen una volatilidad elevada y que los mercados bursátiles son sensibles a factores diversos: económicos, políticos, laborales, sectoriales o específicos de la acción en la que se invierte. No obstante, ninguna operación en bolsa es a todo o nada en un momento.
  • Tiempo. Además, salvo quiebra de una compañía o situación análoga, las inversiones se mantendrán tanto como tú quieras y no se ceñirán al tiempo que dura, por ejemplo, un partido de la NBA.
  • Factor suerte: mientras en el deporte puede suceder lo más improbable, aunque no es frecuente, y que pierdas todo el dinero de golpe, en las inversiones en bolsa resulta muy poco habitual que ocurra lo menos previsible y que se te vaya en un santiamén el conjunto de una inversión en un determinado valor.
  • La cuestión emocional, los pálpitos o los presentimientos, dado que en las apuestas este componente suele tener más peso que en bolsa (en la que, en ocasiones, también cuenta). Tan es así, que un cierto porcentaje de los apostadores no tiene problema en jugarse el dinero a que su equipo ganará, lo cual obviamente no siempre ocurre.

Con todo, algunos ven apuestas e inversiones online como un juego. Sin embargo, depende de cómo los gestiones pueden ser toda una ruleta rusa. Por algo se dice que la casa siempre gana...

Te puede interesar