6 startups de coches voladores que darán rendimiento años antes de que estos taxis despeguen, según fondos de capital riesgo y expertos

Aún tendrán que pasar años para que empresas como Lilium puedan poner en marcha sus aeronaves.
Aún tendrán que pasar años para que empresas como Lilium puedan poner en marcha sus aeronaves.
Lilium
  • Las empresas que están fabricando aviones eléctricos de corta distancia han conseguido cientos de millones de dólares, pero aún tendrán que pasar años antes de que alguna cumpla sus objetivos.
  • Aunque tú tendrás que esperar para poder ir al trabajo en avión, los inversores que buscan ganar dinero a corto plazo han encontrado su manera de entrar en este sector. 
  • Tan importante como invertir en las empresas que fabrican aviones es invertir en las que desarrollan las innumerables tecnologías que permitirán que despeguen compañías como Joby y Lilium.
  • Business Insider ha preguntado a fondos de capital riesgo y a expertos de la industria cuáles son las compañías mejor preparadas para tener éxito en el futuro de los coches voladores. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pocos sectores de inversión están tan llenos de incógnitas como la movilidad aérea, un área muy joven que espera convertir a los ciudadanos en aeronautas con taxis aéreos y coches voladores.

Es una nueva manera de entender la aviación que utiliza estrategias de propulsión muy novedosas, requiere de ingeniería de primera clase y que se está enfrentando a los estrictos requisitos que lleva consigo el transporte de pasajeros. Por ahora, se dirige a un mercado del que los inversores sólo pueden esperar que se dispare como predicen los analistas.

Por supuesto, los inversores son muy conscientes de que estas cosas llevan tiempo, y muchos han demostrado estar dispuestos a aguantar lo que sea necesario. Lilium Jet, Joby Aviation, Kitty Hawk y Archer Aviation, entre otras, se han asegurado el apoyo de cientos de millones de dólares cada una para desarrollar sus aviones.

Michael Pye, gerente de inversiones de Baillie Gifford, con sede en Edimburgo (Escocia), dice que parte del atractivo de las nuevas inversiones de su empresa en Lilium y Joby es la amplia influencia que anuncian.

"Nos atraen los modelos de negocio que benefician a la sociedad al eliminar las dificultades de algún aspecto de la vida de las personas", aseguró en una entrevista con Business Insider. "Un vuelo asequible y a la carta a 300 kilómetros por hora promete eliminar definitivamente el rozamiento, sin necesidad de ir al espacio." 

Pero mientras que tú tendrás que esperar para poder ir al trabajo en avión, los inversores que buscan ganar dinero a corto plazo han encontrado su manera de entrar en este sector. 

Cyrus Sigari, el cofundador de la empresa de capital de riesgo UP.Partners, apunta que tan importante como invertir en las empresas que fabrican aviones es invertir en las que desarrollan las innumerables tecnologías que permitirán el despegue de compañías como Joby y Lilium. Entre ellas están las tecnologías avanzadas de fabricación de sistemas de control autónomo, la visión por ordenador y el machine-learning, los sistemas de propulsión a base de baterías y de hidrógeno, la detección y las comunicaciones. 

"Hay un mundo bastante grande de cosas en las que la gente puede invertir que no son coches voladores o compañías de eVTOL, pero que todavía ofrecen exposición a este futuro de mover personas y bienes en las tres dimensiones", recalca Sigari.

Sam Korus, analista de ARK Investment Management, destaca a Business Insider que los desarrolladores de drones no sólo han facilitado un punto de entrada a la movilidad aérea urbana, sino también exposición a las tecnologías que se están desplegando en muchos sectores.

Hyundai planea lanzar sus coches voladores en 2028 y está desarrollando varios modelos

"Innovan en la tecnología de las baterías, la impresión en 3D de componentes ligeros, la inteligencia artificial y la visión por ordenador", indica. "Todo ello tiene enormes repercusiones no sólo en los aviones no tripulados sino también en la conducción autónoma y otros sectores de la movilidad".

Independientemente de que se trate de empresas que buscan fabricar aviones o de las que permiten su desarrollo, los inversores tienen una variedad de métricas para medir la viabilidad de estas iniciativas centradas en movilidad. Pye, de Baillie Gifford, por ejemplo, tiene interés en que los equipos dirigidos por fundadores con "creatividad y recursos" que persigan su visión y liderazgo de cómo algunos pequeños pasos iniciales podrían dar frutos con el tiempo. 

Korus busca rebajar costes en tecnologías clave que sean aplicables en todo el sector, así como una firme comprensión de la economía aplicada a la tecnología.

"Si la empresa está operando ahí fuera, y sus cuentas no tiene sentido, eso es algo que querríamos evitar", subraya.

Sigari apunta que algunas de las cualidades clave que buscaba en posibles inversiones incluyen una gran conciencia de la competencia que existe en el segmento; esfuerzos que no se basan inicialmente en lo que necesitan para conseguir la aprobación de los organismos regulatorios, como la entrega de carga; empresas con tecnologías patentadas y aquellas con múltiples fuentes de ingresos que no dependen solo de los inversores.

Esos esfuerzos no sólo preparan el camino para los futuros esfuerzos de aeromovilidad, sino que también prometen conseguir la supervivencia de las propias empresas. Por supuesto, estos beneficios también se extienden a los inversores que buscan entrar en la planta baja de algo que no puede ir a ningún otro sitio más que arriba.

Si esa sensación de contribuir a construir los cimientos de un nuevo modo de transporte te llama la atención, echa un vistazo a esta recopilación de 6 empresas que están permitiendo el crecimiento del sector:

Stratasys

ARK invierte en el especialista en impresión 3D Stratasys, indica Korus, porque está avanzando en el sector aeroespacial. La fundadora de ARK Catherine Wood ha señalado la amplitud de sus aplicaciones, desde los deportes de motor a los productos de consumo y los suministros médicos. Esto será clave para las necesidades de prototipos rápidos de las startups fabricantes de aviones, así como para la posible producción de los aviones finales.

Skydio

UP fue uno de los primeros inversores en Skydio, un fabricante de drones teledirigidos que se centra en las tecnologías de vuelo autónomo y de visión artificial que le permiten navegar con seguridad en entornos densos, algo que será esencial para los taxis aéreos de pasajeros pilotados por ordenadores.

"Han hecho un gran trabajo para que un producto de consumo pase de ser un juguete a desplegarse en aplicaciones industriales y gubernamentales muy importantes y útiles", afirma Sigari.

Ware

La empresa Ware, con sede en San Francisco, utiliza la plataforma Skydio para la gestión autónoma de inventarios dentro de los almacenes. Esto es importante, indica Sigari, porque que sea en interior permite que las aplicaciones avancen más rápido, ya que la Administración Federal de Aviación no regula el espacio aéreo interior. Este "riesgo normativo" puede ralentizar o incluso acabar con los esfuerzos de algunas compañías antes de que desarrollen suficiente su tecnología para gestionar los requisitos que conlleva y expandirse a aplicaciones más amplias para la movilidad aérea urbana.

Iridium

Korus señala que la conocida empresa de comunicaciones por satélite Iridium está entrando en el ámbito de la movilidad aérea urbana gracias a su capacidad de rastrear aviones teledirigidos aunque estén fuera de la línea de visión, una capacidad fundamental para integrar estas aeronaves y los vehículos autónomos de transporte de pasajeros en el espacio aéreo público.

"Esto es algo muy importante, y la economía de todas estas aplicaciones se hace realidad una vez que se puede empezar a hacer eso y permitir que el avión autónomo opere con seguridad en el cielo", constata.

Zipline

UP también ha entrado pronto en Zipline, que usa aviones teledirigidos de largo alcance para transportar productos médicos a zonas remotas de África. Los aviones vuelan hasta 80 millas, dejan caer la carga a través de un pequeño paracaídas y regresan a sus puntos de lanzamiento. Sigari dice que la compañía está entregando el 50% del abastecimiento de sangre en Ruanda y Ghana, y la compañía acaba de anunciar una asociación con Walmart para empezar con entregas de drones de suministros de salud y bienestar en EEUU.

Flir

La inversión de ARK en Flir, un fabricante de sensores de imágenes térmicas, visión nocturna y otros sistemas de análisis de datos, supone un paseo más en el camino de la movilidad aérea, porque la empresa tiene fuertes contratos industriales y de defensa que están ayudando a acelerar las tecnologías que también serán necesarias para las aplicaciones de consumo, según Korus.

Otros artículos interesantes:

Los taxis voladores están mucho más cerca de lo que piensas: Barcelona y Santiago serán las ciudades pioneras en España

8 startups de la aviación eléctrica preparadas para transformar los vuelos y la logística, según expertos del sector

Hyundai planea lanzar sus coches voladores en 2028 y está desarrollando varios modelos