67 de cada 100.000 dosis de vacunas contra la COVID-19 administradas en España provoca algún efecto secundario, la mayoría leve

67 de cada 100.000 dosis de vacunas contra la COVID-19 administradas en España provoca algún efecto secundario, la mayoría leve.
67 de cada 100.000 dosis de vacunas contra la COVID-19 administradas en España provoca algún efecto secundario, la mayoría leve.

REUTERS/Stephane Mahe

  • La Agencia Española de Medicamentos y de Productos Sanitarios (AEMPS) cifra en 254 los fallecidos en España después de ser vacunados, si bien matiza con no existen pruebas que determinen que la causa fue la inoculación misma sino el historial previo del paciente. 
  • De las 32.901 personas que han comunicado efectos secundarios tras recibir la vacuna contra la COVID-19, la mayoría se corresponden a AstraZeneca y Pfizer, mientras que Moderna apenas genera reacciones adversas.
  • Descubre más en Business Insider España.

En pleno debate sobre la población no vacunada y los llamamientos de las diversas autoridades públicas para que la población acuda a recibir la pauta, embarazadas incluidas, Sanidad ha emitido una nota informativa con las cifras de muertes asociadas a los efectos de las vacunas: hasta el 11 de julio, un total de 254 muertes, de las cuales 7 corresponderían a trombos asociados al compuesto de AstraZeneca, que en marzo y abril generó una fuerte alarma en Europa y en España. 

Así consta en el séptimo Informe de Farmacovigilancia que Sobre Vacunas COVID-19 que ha difundido el Ministerio de Sanidad, en el que ser recogen que, hasta la fecha de registro (11 de julio) se han administrado un total de 47.780.916 dosis de vacuna a 28.128.536 personas. Porcentualmente, el impacto de los decesos asociados a los pinchazos representa el 0,0009%. 

AstraZeneca, la que más efectos secundarios provoca

Los episodios más comunes entre quienes han recibido al menos alguna de las dosis que componen los diversos compuestos anticoronavirus son la fiebre y los dolores de cabeza y las molestias musculares. 

Otros patrones registrados confirman el dolor en la zona de inoculación, el malestar general, las náuseas y la fatiga, además de molestias en las articulaciones, escalofríos y la inflamación de los ganglios como menos recurrentes. El perfil más afectado responde a mujer de edad media

Uno de cada 7.500 pacientes notificaron efectos secundarios graves, de las cuales, a su vez, un 4% ocasionaron la muerte del afectado, lo que supone un total de 254 fallecidos. 

"Estos acontecimientos no pueden considerarse relacionados con las vacunas por el mero hecho de notificarse. En la gran mayoría de los casos notificados en España, el fallecimiento se puede explicar por la situación clínica previa del paciente y/u otros tratamientos que estuviera tomando, y las causas son diversas sin presentarse un patrón homogéneo", matiza el informe. 

¿Cuáles son las vacunas con mayor número de personas que registran efectos adversos? En este punto hay que considerar antes la relación de vacunas suministradas para interpretar adecuadamente los datos del informe, ya que de lo contrario pueden llevar a confusión. 

  • Sobre Pfizer, tras 33.455.291 pinchazos, hubo 17.387 notificaciones de acontecimientos adversos.
  • En el caso de Moderna, con 4.381.615 dosis, se registraron 4.674 notificaciones de efectos secundarios.
  • De los vacunados con AstraZeneca, de las 8.482.164 dosis administradas se notificaron 10.058 acontecimientos adversos.
  • De los 1.461.846 inyectables de Janssen se dieron 720 casos con efectos secundarios.

Respecto a la polémica sobre los trombos asociados a personas inoculadas con AstraZeneca, el documento cuantifica en 32 los casos confirmados o relacionados con las trombosis, de los cuales 7 pacientes fallecieron. La mayoría de los episodios corresponden a la primera dosis. 

Otros artículos interesantes:

5 datos que demuestran que las vacunas funcionan a pesar del aumento de casos por la variante delta

Cómo funciona la distribución de vacunas contra el coronavirus en España

Las inyecciones de refuerzo podrían impulsar las inversiones de los fabricantes de vacunas