Pasar al contenido principal

7 actores y actrices que arruinaron su carrera por tomar malas decisiones

Kevin Spacey
Kevin Spacey Netflix

Repasamos algunos sonoros fracasos confeccionando la lista de los 7 intérpretes que arruinaron su carrera por tomar malas decisiones profesionales o personales. Desde una mala elección del agente que lleva sus carreras hasta prontos que sirvieron para poner un clavo más a su ataúd, hay actores y actrices que es difícil que vuelvan a levantar la cabeza.

Eso sí, teniendo en cuenta que todos ellos forman parte del sistema estadounidense, nunca hay que descartar segundas oportunidades... Otra cosa es que realmente las merezcan. 

Kevin Spacey

Kevin Spacey en House of Cards

Si hay un caso reciente, alarmante y mediático es el del actor Kevin Spacey que ha pasado de ser uno de los mejor valorados de su generación al ostracismo total: su personaje Frank Underwood ha sido eliminado de la serie de Netflix House of Cards y no aparece en forma alguna en la temporada final y Ridley Scott, en una valiente y arriesgada decisión de última hora, decidió regrabar las secuencias en las que él aparecía en Todo el dinero del mundo brindándole a Christopher Plummer la oportunidad de interpretar a Paul Getty (trabajo que le valió su primera nominación al Oscar).

A estas alturas es difícil no conocer la historia que hay detrás de todo este barullo: Spacey fue acusado por varias personas de ser un depredador sexual y de tener una conducta inapropiada en los rodajes desde hace años pero la decisión que él tomó que terminó de retratarlo fue confesar su homosexualidad en redes sociales... Como si eso fuera algo que lo eximiera de su responsabilidad. No solo no encontró el apoyo que intentaba buscar, sino que esto hizo que se quedara aún más solo.

Mickey Rourke

Mickey Rourke
Mickey Rourke The movie DB

IMDB

Después de disfrutar de una carrera bastante interesante a lo largo de los años 80, fase en la que trabajó a las órdenes de Ford Coppola, incendió las carteleras con Nueve semanas y media, el drama erótico protagonizado por Kim Basinger. Sin embargo, pronto empezaron sus malas decisiones: entre otras empezar a trabajar en producciones de escasa calidad y dejar pasar títulos como Pulp Fiction, Rain Man, Platoon o El silencio de los corderos.

A eso hay que sumarle su retorno a los rings de boxeo en 1991 (su primera ocupación, que tuvo que dehjar tras sufrir dos conmociones cerebrales), lo que le provocó numerosas lesiones incluyendo algunas tan graves como la pérdida de memoria a corto plazo. 

Su rostro además se vio muy alterado por numerosas cirugías que prácticamente lo dejaron desfigurado de por vida. Aunque no todo es negativo: en 2008 Darren Aronofsky le dio un papel hecho a su medida en El luchador que con el que consiguió alzarse con el Globo de Oro, el BAFTA e incluso le llevó a estar nominado al Oscar.

Actualmente Mickey Rourke  sigue en activo, si bien no suele concatenar muchos trabajos al año y sus papeles suelen ser secundarios.

Charlie Sheen

Charlie Sheen
Charlie Sheen Archivo

Si hay un actor que ejemplifica a la perfección la toma de malas decisiones, es Charlie Sheen. A pesar de haber demostrado ser capaz de reírse de sí mismo en una serie como Dos hombres y medio no es menos cierto que se abandonó de tal modo a los excesos que consiguió arruinar completamente su carrera.

De esta forma ha pasado de ser el actor mejor pagado de Hollywood a encarar los 53 años con una enorme crisis personal que por supuesto se ha llevado por delante también su caché. Ahora tiene el dudoso honor de estar en la lista negra de la industria audiovisual, arrastrando fuertes problemas financieros tal y como ha detallado recientemente la revista People.

A eso hay que añadirle múltiples escándalos como el que se produjo cuando anunció que era seropositivo y que había mantenido relaciones con numerosas mujeres sin protección o el más reciente: el hecho de que ha pedido una reducción de la pensión de manutención de sus hijos por la caída de su patrimonio.

Shia LaBeouf

A Shia LaBeouf parece perseguirlo el escándalo, aunque no parece que sus mediáticas apariciones le hagan ningún bien así que, antes al contrario, se perjudica a sí mismo con cada nueva polémica que protagoniza.

Después de convertirse en el niño mimado de Hollywood e incluso tomar el relevo de un personaje tan querido como Indiana Jones, su carrera fue en picado por el abuso del alcohol, adoptar conductas violentas, hacer comentarios racistas y, en suma, consolidarse como un actor poco fiable y tendente a generar titulares desagradables.

Las últimas noticias que tenemos son que ha roto su relación sentimental con Mia Goth, con quien estaba casado desde hace dos años, y que ha iniciado un nuevo romance con FKA Twigs con quien coprotagoniza Honey Boy, cinta en la que al parecer se narra su biografía. ¿Será la segunda oportunidad que necesita? Lo veremos, pero le va a costar mucho desembarazarse de su fama de naughty boy.

Renée Zellweger

Renée Zellweger
Renée Zellweger The movie DB

El paso del tiempo es especialmente cruel para los actores y las actrices, que viven de sus cuerpos y sus rostros y se enfrentan a la edad de distintas formas. Renée Zellweger es el caso paradigmático de una intérprete que ha desfigurado su rostro a base bisturí de tal manera que ha quedado del todo irreconocible. Lo mismo podría decirse de Meg Ryan o Courtney Cox: actrices bellísimas cuyas cirugías salvajes no han hecho sino empeorar el proceso natural de envejecimiento.

El resultado: cinco años apartada de los focos y desde 2016 uno o dos títulos a lo sumo por año. Y una tormentosa relación con los medios de comunicación a los que acusa de lanzar comentarios negativos hacia su apariencia y a llevar un mensaje nocivo a la sociedad.

 

Lindsay Lohan

Lindsay Lohan
Archivo

En el caso de esta actriz, lo difícil es encontrar alguna buena decisión en su historial. Ha tenido tantísimos problemas que consiguió llegar a la bancarrota tras dilapidar su fortuna. Desde muy joven empezó con problemas como desórdenes alimenticios y fuertes adicciones al alcohol y los narcóticos que hicieron que su carrera fuera poco a poco apagándose.

No le hacía ningún favor su mala fama de ser caprichosa en los rodajes, mala compañera y no esforzarse por aprenderse sus líneas de guión. 

A pesar de tener solo 32 años, Lindsay Lohan se ha machacado bastante pero está empezando a enderezar su vida: tras un largo proceso de rehabilitación y prácticamente 3 años sin pisar un set de rodaje, vuelve al ruedo con una serie y algunos proyectos bajo el brazo.

Philip Seymour Hoffman

Las vidas de excesos, a veces tienen un trágico final como es el caso del actor Philip Seymour Hoffman, que fue encontrado por un amigo en el baño de su piso de West Village con una aguja en el brazo.

En mayo de 2013, confesó que acababa de terminar un tratamiento de rehabilitación para tratar sus problemas de adicción. Al parecer había terminó recayendo (después de llevar 23 años sin consumir drogas) de forma gradual comenzando con pastillas y terminando finalmente por esnifar heroína.

Lógicamente esta recaída había estado erosionando su trabajo desde hacía meses por no hablar de su vida personal... A los 46 años, una sobredosis nos privó de su talento para siempre.

Os dejamos con un vídeo en el que repasamos también a los actores con los que nadie quiere trabajar, los más problemáticos de Hollywood:

Y además