Pasar al contenido principal

7 errores típicos que se comenten al comenzar una dieta alta en proteínas

Desayuno cargado de proteínas con huevos y beicon.
Shutterstock
  • Eliminar los carbohidratos no es la mejor manera de tener éxito en una dieta alta en proteínas.
  • Mantente hidratado; ayuda a mantener tu sistema digestivo saludable.
  • Comer proteínas con demasiadas grasas saturadas puede tener consecuencias.

Los fisicoculturistas y los fanáticos del fitness llenan sus platos con ellas. Los fans de las dietas keto y atkins juran por su poder. Los dietistas instan a las personas a incluir fuentes magras de la misma a lo largo del día.

La proteína es un macronutriente esencial que funciona como un bloque de construcción para tu sangre, músculos, huesos, cartílago, piel y más. Aunque consumir muy poca proteína en tu dieta puede ser perjudicial para tu salud, también hay consecuencias por comer demasiadas.

Aquí hay siete errores que podrías cometer en una dieta alta en proteínas, según los expertos.

La proteína que comes tiene demasiadas grasas saturadas.

bacon

Beicon, beicon y más beicon. Por mucho que nos guste, no es algo que debamos comer todo el tiempo, y eso vale también para otras fuentes de proteínas con altos niveles de grasas saturadas.

"La gente piensa que un alto contenido proteico significa una cantidad liberal de cualquier proteína que se pueda comer y, en consecuencia, termina comiendo alimentos como beicon y bistec", dijo Shana Spence, una nutricionista dietista registrada, a INSIDER. Está bien comer grasas saturadas de vez en cuando, apuntó Spence, pero debes limitar el consumo porque pueden elevar los niveles de colesterol y aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular.

En lugar de llenar tu plato con proteínas que tienen mucha grasa saturada, dijo, concéntrate en las proteínas magras como el pollo, los huevos, el yogur griego y las legumbres. "Estos alimentos te llenarán sin poner en riesgo tu salud", dijo.

No estás esparciendo tu ingesta de proteínas durante el día.

No estás esparciendo tu ingesta de proteínas durante el día.
AP Photo/Matthew Mead

Dana Ryan, quien tiene un doctorado en actividad física, nutrición y bienestar y desarrolla programas de nutrición para atletas con Herbalife, dijo a INSIDER que es importante espaciar tu consumo de proteínas a lo largo del día, sin importar el plan que estés siguiendo."Este concepto, conocido como ritmo proteico, garantiza que el cuerpo reciba constantemente aminoácidos de alta calidad (ya que el cuerpo no los almacena), lo que ayuda a reparar el daño a los músculos a lo largo del día", mencionó.

Estás reduciendo demasiado los carbohidratos.

Estás reduciendo demasiado los carbohidratos.
Photo by Kelda Baljon

Mientras que las proteínas son esenciales para construir y mantener la masa muscular, Ryan dijo que los carbohidratos son la principal fuente de combustible del cuerpo, ya que proporcionan fitonutrientes, antioxidantes, fibra y satisfacen el hambre. "Al eliminar este importante grupo de nutrientes, uno termina limitando la energía de su cuerpo para que funcione adecuadamente", dijo. "Especialmente para los que hacen ejercicio, tener los carbohidratos adecuados es esencial."

Ella recomendó ser más selectivo sobre los tipos de carbohidratos que consumes. "La idea errónea y común de que los carbohidratos se relacionan con el aumento de peso en realidad sólo se refiere a cosas como los alimentos procesados y las bebidas azucaradas", dijo. Mientras obtengas los carbohidratos de fuentes saludables, como granos enteros, frutas, verduras y lácteos, dijo Ryan, ayudarán a que tu cuerpo funcione a un nivel óptimo.

Leer más: 4 maneras en las que una dieta vegana puede ayudar a mejorar tu salud

 

Estás comiendo demasiadas calorías.

Estás comiendo demasiadas calorías.
Brent Hofacker/Shutterstock

Allison Childress, dietista nutricionista registrada y profesora asistente de ciencias de la nutrición en la Universidad Texas Tech, dijo a INSIDER que uno de los errores más grandes que cometen las personas cuando tratan de seguir una dieta alta en proteínas es comer demasiadas calorías.

"La gente asume que mientras no coma carbohidratos o solo coma proteínas, no podrá aumentar de peso", apuntó."Las dietas ricas en proteínas funcionan porque proporcionan saciedad, lo que puede llevar a comer menos y a consumir menos calorías a lo largo del día", mencionó. Puede tomar un tiempo acostumbrarse a comer menos calorías, pero si estás tratando de perder peso, necesitas crear un déficit de calorías.

Te estás enfocando demasiado en las proteínas y no lo suficiente en otros nutrientes.

Te estás enfocando demasiado en las proteínas y no lo suficiente en otros nutrientes.

La nutrición es un delicado equilibrio de vitaminas, minerales y macronutrientes, y las proteínas no pueden hacerlo todo. "Cuando nos centramos demasiado en una sola cosa en general o en un momento dado, a menudo estamos tergiversando nuestro cuerpo de la nutrición que necesita para prosperar para la salud y el rendimiento", dijo Alexa McDonald Moriarty, dietista nutricionista registrada, a INSIDER.

Ella dijo que incluso si no es tu intención, es posible que estés llenando demasiado de un nutriente antes de obtener una porción adecuada de otro.

No te estás manteniendo hidratado.

Jarra y vaso de agua
La diferencia de sabor se nota. Shutterstock

El Dr. Konstantinos Spaniolas, director asociado del Centro de Pérdida de Peso Bariátrico y Metabólico de Stony Brook, dijo a INSIDER que uno de los errores más grandes que las personas cometen cuando siguen una dieta alta en proteínas es el no hidratarse.

"Un alto consumo diario de agua puede ayudar tanto a frenar el apetito como a evitar el problema común de alto consumo de proteínas como es el estreñimiento", dijo. Para mantener tu hidratación en niveles saludables, Spaniolas dijo que debes aspirar a un mínimo de 2 litros de agua al día.

Te estás saltando tus aperitivos.

"Una dieta alta en proteínas que no está bien estructurada durante el día podría no permitir los beneficios saciantes de una ingesta alta de proteínas", aseguró Spaniolas.

Él recomendó comer un aperitivo entre el desayuno y el almuerzo y uno entre el almuerzo y la cena. "Estos refrigerios deben ser bajos en carbohidratos y ricos en proteínas también", agregó.

Los huevos cocidos, el queso, las nueces y el yogur son buenas opciones.

Y además