Pasar al contenido principal

7 factores por los que la inversión en dividendos de cotizadas españolas es más atractiva que en otras bolsas europeas

Trader satisfecho con operación en Wall Street
Reuters
  • La bolsa española se caracteriza desde hace años por disponer de un amplio conjunto de empresas cotizadas con altas tasas de rentabilidad por dividendo.
  • Solo en dividendos, las cotizadas han distribuido a sus accionistas 28.793 millones de euros, cifra que representa el 96% de la retribución total en lo que va de año y que es un 3,41% más en el año.
  • La media histórica de la rentabilidad por dividendos para las cotizadas españolas en 31 años (370 meses) es de 4,03%, superior a la que resulta para el resto de Bolsas desarrolladas comparables.

2018 fue un año bastante convulso en el mercado español. Sin embargo, el dividendo fue una de las pocas buenas noticias para los inversores, en un ejercicio en el que las incertidumbres han pesado negativamente sobre las cotizaciones.

La historia más reciente de la bolsa española se caracteriza por disponer de un gran número de empresas cotizadas con una rentabilidad por dividendo elevada y muy atractiva en términos de inversión comparada geográficamente y frente a otros activos alternativos, con cierta independencia del contexto.

Una realidad que los datos respaldan contundentemente de forma especial en el último decenio y que ha tenido continuidad en 2018 con el reparto de 28.794 millones de euros anuales entre los accionistas, hasta totalizar alrededor de 420.000 millones distribuidos en lo que va de siglo.

Leer más: Así funciona la regla del 120 para calcular cómo invertir tu dinero

En este punto, la Bolsa española se caracteriza desde hace años por disponer de un amplio conjunto de empresas cotizadas con altas tasas de rentabilidad por dividendo. Un indudable atractivo de las empresas cotizadas españolas que es muy bien valorado por los inversores extranjeros, propietarios de algo más del 43% de la capitalización de sus acciones. 

En este sentido, ¿por qué los dividendos españoles pueden ser más interesantes en comparación con otros mercados de nuestro entorno?  Domingo García Coto y Javier Garrido, director y subdirector del Servicio de Estudios de BME, explican en un amplio informe, varios factores por los que la retribución de las empresas en nuestro país es mucho más atractiva que en otras regiones.

1. Cifras importantes en retribución al accionista

En 2018 las empresas cotizadas en la Bolsa española han repartido a sus accionistas casi 30.105 millones de euros en dividendos, devolución de aportaciones por primas de emisión y reducción de nominal. Lo que significa que han retribuido un 6,65% más que en 2017, en un ejercicio complejo para la economía y el mundo de la inversión en general.

Solo en dividendos, las cotizadas han distribuido a sus accionistas 28.793 millones de euros, cifra que representa el 96% de la retribución total en lo que va de año y que es un 3,41% más en el año.

2. El ciclo de los scrip dividend

Dentro de estos importes y desde 2009, han adquirido un peso relevante los correspondientes a dividendos pagados en acciones en las modalidades ofrecidas como dividendo elección o scrip dividend. Concretamente entre 2009 y 2018 se ha retribuido en acciones por un valor de 61.629 millones de euros, un 21,2% del valor total de los dividendos pagados en esos diez años.

Solo en 2018 esta retribución ha alcanzado un valor de 4.035,35 millones de euros en la Bolsa española, un 4,3% más que en 2017 y un valor que representa el 14% total de dividendos satisfechos. Han sido 14 pagos realizados por nueve empresas cotizadas.

Los scrips han permitido a las empresas españolas (especialmente a los bancos) mantener una elevada retribución al accionista sin desatender las obligaciones de incrementar la base de capital durante la crisis, desendeudarse y reducir su riesgo sistémico.

3. Una retribución transversal utilizada por empresas de diferentes sectores y tamaños

En total, en 2018 han sido 135 sociedades admitidas en algún mercado de renta variable de los dispuestos por BME las que han repartido dividendos.

De ellas, 87 cotizan en la Bolsa (4 SOCIMI) y las 46 que restan están admitidas en el MAB, de las cuales 28 son SOCIMIS.

4. Liderazgo internacional de la Bolsa española en rentabilidad por dividendo

Riesgos de invertir en paladio
FreePhotos / Pixabay

Tomando datos homogéneos a efectos de comparaciones internacionales del Blue Book mensual de MSCI, a 31 de diciembre de 2018 la rentabilidad por dividendo de la Bolsa española se situaba en el 4,6%, un año más en posiciones de liderazgo internacional.

En los últimos once años ningún mes la ratio que calcula MSCI para España ha sido inferior al 4% en este capítulo. La media histórica de este indicador para las cotizadas españolas en 31 años (370 meses) es de 4,03%, superior a la que resulta para el resto de Bolsas desarrolladas comparables.

Leer más: Los 5 valores que más suben este año en la bolsa española a pesar de las turbulencias de los mercados

5. El dividendo: protección e impulso de la inversión en Bolsa

Una forma frecuente de medir el impacto de los dividendos en el rendimiento de una inversión en Bolsa ha venido facilitada por el cálculo de índices bursátiles conocidos como totales (Return Indexes) cuya diferencia metodológica más importante respecto a los índices de precios (Price Indexes) reside en que en los primeros se suelen incluir los dividendos repartidos por sus componentes y su reinversión en el propio índice.

De esta forma, y entre otras cosas, podemos comprobar que, desde los mínimos de la crisis en 2012 hasta el 31 de diciembre de 2018, mientras el Ibex 35 ha crecido un 42,2%, el Ibex con dividendos lo ha hecho el doble, un 86,4%.

6. Dividendos y diversificación de productos de inversión

El número de contratos de futuro sobre Ibex Impacto Dividendo negociados en 2018 han sido más de 70.000, con un crecimiento del 63% respecto a 2017.

Algo parecido ocurre con los contratos de futuro sobre dividendos de acciones, con un volumen de negocio de más de 471.000 contratos (36% respecto al año anterior).

7. Alternativa al dividendo: la amortización de acciones gana peso

En la Bolsa española el valor efectivo de las amortizaciones de acciones realizadas por las compañías cotizadas ya alcanza cifras relevantes: récord anual de 3.520 millones de euros en 2018 tras los 2.141 millones de 2017, un 39,2% más.

En los últimos seis años la cifra alcanza los 16.729 millones de euros, con especial protagonismo de compañías de referencia como Iberdrola, Telefónica, Ferrovial o ACS.

Y además