Pasar al contenido principal

7 falsos mitos sobre los radares de tráfico de la DGT

Siete mentiras sobre los radares

Tu primo, tu cuñado o el vecino del quinto pueden decir lo que quieran, pero estas siete afirmaciones sobre los radares son completamente falsas.

Si vas muy rápido no te pillan

No te flipes.... Para que un radar no pueda tomar imagen del coche porque circula demasiado rápido tendrías que ir a una velocidad desorbitada. Ten en cuenta que, actualmente existen radares que miden hasta los 320 km/h (los Velolaser, por ejemplo, a pesar de su reducido tamaño captan vehículos hasta 250 km/h).

Si camuflas la matrícula, invalidas las foto

Que levante la mano quien no haya escuchado nunca algún truco para falsear la matrícula y engañar al radar. En el top ten están lo de poner un CD para que el reflejo ciegue a la cámara; lo de doblar la placa o borrar algún número (que no solo no sirve sino que puede derivar en sanción de 200 euros por circular con la matrícula en mal estado) o lo de echarle laca del pelo.

Pues siento decirte que esos trucos no funcionan. 

Con respecto a todos los rumores que circulan sobre aplicar productos para deslumbrar a los radares, también puedes olvidarlo: están dotados de un dispositivo que evita su deslumbramiento.

Por la noche no funcionan

Los radares funcionan perfectamente las 24 horas del día, haya o no haya luz; incluso algunos tienen flashes de luz infrarroja invisible. El único momento en el que podrían perder visibilidad sería durante una gran tormenta, pero tampoco está comprobado.

Todos los radares fijos están señalizados

En carretera es así, pero no necesariamente en los centros urbanos. Ve con cuidado, porque son traicioneros. 

Tampoco esperes encontrar en la lista de la DGT todos los radares móviles; nosotros tenemos constancia de unos cuantos que no aparecen publicados y sí están multando.

Si hay una cabina, hay un radar

No necesariamente. Algunas cabinas están vacías, y sirven simplemente como elemento disuasorio. La pega es que nunca se sabe cuál está completa y cuál no.

Si el radar móvil está en marcha, no multa

Los radares móviles están ideados para para calcular la velocidad del coche patrulla y, teniéndola en cuenta, saber al velocidad a la que circulan el resto de vehículos.

La mejor solución para evitar las multas por exceso de velocidad son los inhibidores

Llevar un inhibidor instalado puede suponerte una multa de 6.000 euros -sin posibilidad del 50% de reducción- y la retirada de seis puntos. Además, si lo consideran oportuno, la Policía o la Guardia Civil también podrá acompañarte a un taller para que te desinstalen el inhibidor, y deberás correr con el gasto de esa reparación.

Decide tú si te sale rentable...

Fuente: Pyramid Consulting

Te puede interesar