Pasar al contenido principal

7 finales de películas que nadie entiende a la primera

finales de películas raros
  • Hay finales de películas que nadie entiende a la primera, ni aunque te los expliquen.
  • Si tu también te quedaste a cuadro con los finales de estas siete películas, no te preocupes, en general todo el mundo se pregunta qué narices ha pasado.

Que un final te deje picueto, como dirían los chicos de La Hora Chanante no es nada raro. De hecho casi desde que el cine es cine el espectador ha tenido que lidiar con finales que no explicaban nada o que, en el mejor de los casos, no hacían si no dejar más preguntas en el aire. 

No hace falta que nos vayamos al cine de David Lynch para ello, incluso si retrocedemos a la época del cine en blanco y negro recordaremos la película de El gabinete del Doctor Caligari que tuvo dos finales originalmente y, su segundo (el más políticamente correcto) dejó a más de uno a cuadros. Y algo parecido ocurre con algunas películas de Terry Gilliam como Brazil o Los héroes del tiempo.

Leer más: Las 9 películas más esperadas que se estrenarán en 2019

En fin, lo dicho, que hay películas raras, raras, raras. Para mostraros algunos ejemplos de finales extraños que (casi) nadie entiende, hemos seleccionado siete películas que, a estas alturas, esperamos todos hayáis visto. De ahí que nadie podrá quejarse de spoilers a día de hoy. Con todos ustedes, 7 finales de películas que nadie entiende a la primera.

2001: Una Odisea en el Espacio (1968)

Las películas más famosas e influyentes de la historia del cine

Los de 2001: Una Odisea en el Espacio (1968) es de nota, ya en las salas de cine recibió sus palos cuando la gente salía de ellas antes de que hubiera pasado una hora de metraje. Con todo, acabó convirtiéndose en una de las mejores películas de ciencia ficción de la historia y un referente para el género. 

El final de la película de Kubrick sigue dejando muy loco al personal todavía, a día de hoy. Tanto es así que incluso hay quien debate qué narices ha pasado realmente. En líneas generales se acepta que lo que ocurre es que Bowman da un paso de gigante en la evolución de la especie. Anteriormente hemos visto como los simios aprendieron a usar herramientas y luego cómo dominaron el viaje espacial. Este tercer contacto indica que los humanos alcanzan gracias a Bowman un nuevo estado de conciencia.

Blade Runner (1982)

Ghost in the Shell y los mejores escenarios cyberpunk

Blade Runner (1982) es otra película con miga. Si ya la secuela Blade Runner 2049 dejó a muchos boquiabiertos con su final, la película original de Ridley Scott tampoco es que aclarara muchas cosas en un principio y, durante mucho tiempo, hizo que los espectadores debatieran sobre su desenlace. Independientemente, eso sí, de los montajes que hubieran visto.

Leer más: Las 10 películas que estrenará Disney en 2019

En líneas generales, se ha aceptado que este clásico de la ciencia ficción termina con la revelación de que Deckard (Harrison Ford) es también un replicante, al que que el Gaff (Edward James Olmos) deja irse, aun sabiendo de su naturaleza. Todo, por supuesto, cobraría más sentido (incluyendo la longevidad del blade runner y de su pareja) en la secuela. Pero harían falta casi cuarenta años para ello. 

Akira (1988)

Akira
Akira Committee Company Ltd.

¡Yo soy Tetsuo!"... Admitámoslo, todos nos quedamos sin saber qué responder a la secuencia final de Akira. Sobre todo debido al doblaje de la época que tenía buena intención y un gran trabajo, pero partía de una traducción bastante regulera. Aun así mucha gente logró captar el mensaje aun no habiéndose leído el manga original que desarrollaba muchas más líneas argumentales que la película.

En líneas generales, podemos entender que Tetsuo ha superado al propio Akira y ha trascendido la carne, convirtiéndose en un ser de pura energía y voluntad. O, si lo preferís, lo más cercano al concepto de Dios. Mientras Kaneda y el resto de supervivientes tienen que lidiar con el panorama que su viejo amigo les ha dejado, Tetsuo se eleva como una entidad en el orden superior de las cosas, al margen de nuestro mundo y sus reglas. 

Donnie Darko (2001)

Donnie Darko
Flickr

Hablando de películas de culto de final raro de narices. Donnie Darko (2001) nos dejó muy sorprendidos con su desenlace, sobre todo porque aunque el protagonista -encarnado por un jovencito Jake Gyllenhaal (que ya apuntaba maneras para papeles de tío trastornado)- parecía haber salvado el cuello de un destino atroz e irreversible.

Leer más: Los 18 mejores documentales y películas deportivas de 2018

Sin embargo en un arranque de madurez, Donnie decide asumir su destino, su muerte y preservar la continuidad del continuo espacio-tiempo convirtiéndose en el sacrificio necesario para que la realidad siga su curso. Según algunos esto es una metáfora del tránsito hacia la madurez en la que se deja morir al "yo-niño" para el que el adulto nazca. En fin, demasiada filosofía para una sola entrada por lo que pasemos mejor a la siguiente película de final "incomprensible".

La fuente de la vida (2006)

La fuente de la vida

La fuente de la vida (2006) es una película basada en un cómic que además tiene cierto discurso metafísico y metafórico acerca de la eternidad, el más allá y la supervivencia del alma tras la muerte física. En honor a la verdad, y como pasa con algunas películas de Darren Aronofsky como esta, el uso de psicotrópicos y ácidos ayuda a entender de qué va la historia, aunque tampoco lo aconsejamos.

El final de La fuente de la vida viene a señalar que el personaje de Hugh Jackman, en las tres encarnaciones del mismo a través de la historia, logra reunirse con su amada (Rachel Weisz), al perder la cordura y elevar su espíritu al Más Allá. Claro que todo de forma muy metafórica y siendo conscientes de que su personaje posiblemente muera en el proceso, si no pierde la cordura por el camino. 

Origen (2010)

Origen (2010)

¿Es un sueño, no es un sueño, Christopher Nolan se ha quedado con todos nosotros? Eso nos preguntamos en 2010 con el estreno de Origen (Incepcion) la película sobre sueños en la que Leonardo DiCaprio interpretaba al líder de un equipo especializado en entrar en la cabeza de la gente mientras dormía para sacarle información o imprimirle ideas en su subconsciente. 

Leer más: Las 17 mejores películas de 2018

Al final de la cinta, se nos da entender que el personaje de DiCaprio regresa a casa con sus hijos, después de que la orden de busca y captura haya sido retirada. Sin embargo, al ir hacia ellos, la peonza que él utiliza para descubrir si está o no en un sueño, sigue girando. Esto nos hace preguntarnos... ¿sigue soñando? La respuesta sigue en el aire, pero, en general, se ha aceptado que sí, que no ha logrado salir de la fantasía onírica. 

Birdman (2013)

Películas nominadas a Oscars que gustaban a los críticos pero no al público

Birdman (2013) hizo que la gente le cogiera algo de tirria a Alejandro G. Iñárritu. Y no solo por el uso de la batería, el falso plano secuencia continuado, o los traveling. En realidad lo que acabó ofuscando a muchos espectadores fue el final que le dio a su película.

Al final del todo, después de haberse pegado el tiro y de haber sobrevivido, Riggan (Michael Keaton) coge y salta por la ventana del hospital. Durante unos momentos nos preguntamos si se ha "esnafrado contra el suelo" y esa es nuestra suposición. En ese momento, entre su hija (Emma Stone) y mira por la ventana. Al mirar hacia abajo parece no ver nada y luego mira hacia arriba y sonríe. ¿Qué significa esto? ¿Riggan ha muerto y su hija sonríe porque es libre? ¿Efectivamente Riggan tenía superpoderes y puede volar? ¿La pobre chica ha dicho adiós a lo que le quedaba de cordura tras ver convertido a su padre en sopa de judías contra el suelo? 

La respuesta, lectores/as, la dejamos en vuestras manos. Porque por lo que nos toca decir a nosotros, no sabemos bien qué responder. Y esto es todo, por ahora. si tenéis en mente alguna otra película con final extraño, raro o que no entendáis bien, os invitamos a compartirlo con nosotros en la sección de comentarios.

Y además