7 formas de tener un ritmo cardíaco saludable, según la ciencia

Una atleta comprueba su ritmo cardiaco.
Una atleta comprueba su ritmo cardiaco.

Pekic/Getty

Uno de los factores que puede predecir con precisión tu riesgo a padecer problemas del corazón es la rapidez con la que late cuando está en reposo, la cual indica lo duro que tiene que trabajar el corazón para hacer circular la sangre.

Un ritmo cardíaco elevado en reposo es un factor de riesgo de muerte, independientemente del nivel de actividad física u otros factores de riesgo cardiovascular.

Estas son 7 formas de tener un ritmo cardíaco saludable, como publica The Healthy.

Pierde peso

Uno de los factores que puede predecir el riesgo de problemas cardíacos es el índice de masa corporal (IMC).

Cuanto más grande es el cuerpo, más debe trabajar el corazón para suministrarle sangre, por lo que si hay sobrepeso, adelgazar puede ayudar a reducir el ritmo cardíaco en reposo, como demostró una investigación de la Universidad de Utah publicada en Heart Rhythm.

No te olvides del potasio

Uno de los signos de que no estás recibiendo suficiente potasio es un ritmo cardíaco anormal. Un nivel bajo de potasio puede desencadenar un latido cardíaco rápido, por lo que el consumo regular de alimentos ricos en potasio puede ayudar a regular los niveles de la frecuencia cardíaca.

8 alimentos ricos en potasio que deberías consumir, más allá del plátano

Para ello, es preferible consumir alimentos ricos en potasio que tomar un suplemento.

Come más pescado

Incorpora a tu dieta ácidos grasos omega-3, que se encuentran en el salmón y otros pescados.

Varios estudios han demostrado que este nutriente es eficaz para reducir el ritmo cardíaco

Aumenta tu actividad física

Conseguir bajar el ritmo cardíaco es posible haciendo ejercicio. Un ritmo cardíaco en reposo más bajo indica que estás en mejor forma física.

El ejercicio moderado –entre el 60 y el 80% de la frecuencia cardíaca máxima–, puede ser una forma eficaz de aumentar la condición cardiovascular y, por lo tanto, reducir la frecuencia cardíaca en reposo.

Es importante que consultes con tu médico acerca de tu caso en particular. 

Haz ejercicio aeróbico

El entrenamiento a intervalos es una forma muy eficaz de elevar la frecuencia cardíaca durante un período de tiempo determinado. Aunque resulte extraño, aumentar el ritmo cardíaco mientras se hace ejercicio en realidad disminuye el ritmo cardíaco en reposo.

El ejercicio aeróbico ha demostrado ser la forma más efectiva de ejercicio para reducir el ritmo cardíaco en reposo. No es necesario que hagas HIIT (entrenamiento a intervalos de alta intensidad) si no te gusta, sino que puedes trotar, bailar o caminar a paso ligero para mover hacer latir tu corazón y mejorar así tu condición física cardiovascular.

Reduce el estrés

Una frecuencia cardíaca rápida es un claro signo de estrés.

Aunque no está totalmente claro cómo afecta el estrés al corazón, varios estudios han demostrado una relación entre el estrés y el aumento de la frecuencia cardíaca.

La respiración profunda, el yoga o la meditación pueden ayudar a bajar temporalmente el pulso elevado. A largo plazo, deberías introducir cambios en tu vida que reduzcan ese estrés. 

Duerme bien

Cuando duermes, tu ritmo cardíaco disminuye. También lo hace la presión sanguínea, lo cual es importante para la salud del corazón.

Cuando no duermes lo suficiente, tu corazón puede no tener suficiente tiempo para bajar su presión arterial a los niveles necesarios, lo que lleva a un aumento de los niveles de presión arterial alta.

Lo recomendable es dormir entre 7 y 9 horas para garantizar que tu cuerpo reduce el ritmo cardíaco durante un tiempo suficiente.

LEER TAMBIÉN: 11 inventos tecnológicos que han revolucionado para siempre el deporte

LEER TAMBIÉN: Telas inteligentes que controlan la temperatura corporal o el ritmo cardíaco: un equipo de científicos del MIT anticipa cómo podría la ropa protegernos ante futuras pandemias

LEER TAMBIÉN: Xiaomi lanza una camiseta inteligente que es capaz de medirte el ritmo cardíaco mientras haces deporte

VER AHORA: Por qué regalamos en San Valentín: el origen de la tradición más romántica