7 lecciones de 'Padre rico, Padre pobre', el 'bestseller' de finanzas personales que te ayudará a ahorrar

Niños ricos con dinero
Getty Images/RichVintage

En el ámbito de las finanzas personales, hay algunos libros de lectura obligatoria, que te permitirán desarrollar hábitos de ahorro correctos.

La formación y el aprendizaje ayudan a llevar un mejor control económico para ir dando pasos hacia la libertad financiera. Y no solo eso, sino que también ayudar a tener una salud económica óptima. 

No solo interesa guiarse por la intuición y recortar el gasto o utilizar algún método de ahorro. Resulta de interés ampliar los conocimientos y, por ejemplo, saber que hacer un presupuesto, fijar un fondo de emergencia o diseñar una planificación financiera te pueden salvar del desastre en el futuro.

Una fórmula para poder dar pasos en el camino correcto con tu dinero es la lectura. Hay un amplio abanico de publicaciones y libros que te pueden ayudar a aplicar una mejor filosofía con tus finanzas. Uno de ello es Padre rico, Padre Pobre, una publicación de obligada lectura para aprender sobre finanzas personales, ya que explica inteligentes maneras de escapar de este círculo vicioso por el que las personas trabajan muy duro toda su vida para otros y no logran ahorrar nada.

Así, se pueden extraer interesantes lecciones que puedes aplicar a lo largo de tu vida. Aquí tienes las 7 más interesantes:

Los ricos no trabajan por el dinero, sino al revés: el capital trabaja para ellos

De izq a dcha: Bill Gates, Elon Musk, Amancio Ortega, Jeff Bezos y Warren Buffett
De izq a dcha: Bill Gates, Elon Musk, Amancio Ortega, Jeff Bezos y Warren Buffett
Business Insider España

Seguro que has escuchado la famosa frase de “vivir para trabajar o trabajar para vivir”. Pues bien, es uno de los conceptos básicos que se aborda en el libro. La mayoría trabaja para sobrevivir: si tienen problemas financieros, esperan o piden un aumento de sueldo. Es la espiral en la que entra casi cualquier persona de clase media o trabajadora.

Generalmente, las personas con menos recursos económicos estudian para conseguir una buena formación con la que optar a puestos de trabajo más relevantes y así ingresar más dinero. Buscan lo seguro por miedo a no poder pagar sus deudas, a ser despedidos o a no contar con el capital necesario para sobrevivir.

Por el contrario, la gente rica hace dinero y no trabaja para ganarlo. Es decir, compran activos que son los que generan ingresos. Es una de las grandes enseñanzas que se extrae del libro.

La educación financiera es la riqueza más importante

Niña metiendo dinero en la hucha

¿Es el dinero la fortuna más importante? Según el libro, no. Si las personas están preparadas para ser flexibles, tienen la mente abierta y aprenden, se enriquecerán más, incluso con los cambios.

Si una persona piensa que el capital soluciona todos sus males, lo normal es que tenga problemas con el paso de los años. “La inteligencia resuelve los problemas y produce dinero, y el dinero sin inteligencia financiera se pierde rápidamente”, dice Robert Kiyosaki, autor del libro.

Se recomienda tener nociones de contabilidad, inversión, mercados, leyes, ofertas, marketing, liderazgo, escritura, hablar en público y comunicación.

No trabajes solo para ganar dinero, sino para aprender

Un hombre con dinero en efectivo
Getty

Otra de las grandes enseñanzas del libro es que el trabajo ha de utilizarse como una plataforma para mejorar las habilidades que se tienen. “Encuentra un trabajo en el que puedas aprender las anteriores skills”, reza el texto.

Por eso, Kiyosaki destaca que el aprendizaje puede hacer que tengas muchos más conocimientos y eso te proporcionará habilidades únicas para mejorar tu situación laboral.

Hay que conocer la diferencia entre activos y pasivos, y tu objetivo son los activos

Fondos perfilados y carteras gestionadas de inversión

Andrew Kelly / Reuters

“Un activo es algo que pone dinero en tu bolsillo y un pasivo es algo que saca dinero de tu bolsillo”, explica el libro.

En este sentido, las personas ricas adquieren activos (valores e inversiones) y las pobres suman pasivos (compromisos y obligaciones). Es la gran diferencia que puede marcar el desarrollo a futuro de las finanzas personales de un individuo.

Reduce tus gastos lo máximo posible

Gastos mensuales de los autónomos
G-Stockstudio / Gettyimages

Esta enseñanza va muy ligada a lo anterior. El autor aconseja que se tenga la menor carga de deudas posible porque, al final, lastra la libertad financiera que se quiera conseguir. “Reduce tus pasivos” es una de las frases más repetidas.

Eso sí, has de tener en cuenta que hay deuda que es más “positiva”, como es el caso de una hipoteca, y otra que es más “negativa” como, por ejemplo, los préstamos rápidos.

Reinvierte los beneficios que hayas obtenido

Inversiones
Gettyimages

La rentabilidad creada por tus activos debería ser invertida nuevamente en otros activos, según se extrae del libro. Es otra lección notable.

“No pienses en cómo obtener más ingresos, busca activos más valiosos; así debes repetir el ciclo”, indica.

No dejes tu dinero exclusivamente en manos de un asesor financiero

Asesor financiero o planificador financiero
Getty images

En último lugar, el libro aconseja que cada individuo tenga grandes nociones sobre su capital que redunden en tus finanzas personales. Evidentemente, la ayuda de un asesor financiero puede ser fundamental, pero no es la única carta que se debe jugar, sino que es interesante tener control sobre tu propio dinero.

“Aprende cómo invertir, ya que nadie puede hacerlo mejor que tú”, expone Kiyosaki.

Otros artículos interesantes:

5 claves para invertir tus ahorros en criptomonedas y en la bolsa de manera rentable

Ahorro programado: en qué consiste y cómo puedes aplicarlo con tu dinero

Cómo hacer un presupuesto para vacaciones y conseguir una dinámica de ahorro