Pasar al contenido principal

Las 7 predicciones más atrevidas (y erróneas) de los grandes genios de la informática

Microsoft founder Bill Gates said that "taking walks and driving, are for me, a good time to think about things."
Bill Gates, fundador de Microsoft. John Lamparski/Getty Images
  • Son numerosos los casos de directivos y líderes tecnológicos que han lanzado atrevidas predicciones sobre el futuro que se han demostrado completamente erróneas.
  • Bill Gates, Steve Ballmer, Thomas J. Watson o Guillermo Marconi son solo algunos ejemplos.
  • He aquí a los siete protagonistas de la historia, aquellos a los que mejor no preguntarles por el número ganador de la lotería...
Primero en Upday

Ver el futuro es una tarea reservada a videntes, soñadores y artistas. Pero, de cuando en cuando, a los grandes genios de la tecnología también les da por sacar la bola de cristal y tratar de vislumbra lo que el destino nos tiene reservado de cara al mañana.

Lo malo es que, a falta de unas buenas cartas de tarot, sus predicciones no siempre son de lo más acertadas. Y, en ocasiones, directamente son opuestas a lo que la realidad nos devuelve llegado el momento.

Leer más: Steve Jobs hizo un montón de predicciones en los 80 y 90 sobre el futuro de la tecnología ─ y resulta que lo clavó

Por ello, echamos la vista hacia el pasado de los pronósticos más atrevidos (y erróneos) de los grandes visionarios del mundo digital. He aquí a los siete protagonistas de la historia, aquellos a los que mejor no preguntarles por el número ganador de la lotería...

Bill Gates

Bill Gates

Bill Gates es, sin duda ninguna, uno de los grandes visionarios que nos ha dejado el sector tecnológico en toda su historia. De su cerebro y trabajo nacieron innovaciones tan habituales hoy en día como Windows u Office; labor que le ha sido bien recompensada siendo uno de los hombres más ricos del planeta.

Sin embargo, el bueno de Gates también ha cometido algunos errores de bulto a la hora de pronosticar qué nos depararía el futuro digital. Quizás el más grave de ellos tiene que ver con Internet, un invento al que el fundador de Microsoft no veía allá por 1994 "demasiado desarrollo comercial en los próximos diez años". Lo dijo durante la feria Comdex de Las Vegas, tal y como recoge el libro “Kommunikation erstatter transport”, y no hace falta ser demasiado avispado para darse cuenta de la magnitud con la que Gates se ha desviado de la realidad. 

Por si fuera poco, Bill Gates también es protagonista de una predicción fallida que nos molesta a diario: el spam. En 2004, durante una intervención en el Foro Económico Mundial, el empresario y filántropo aventuró que "el spam será cosa del pasado en dos años". Huelga decir que la cantidad de correo no deseado ha seguido creciendo de manera exponencial y que sigue siendo una de las principales puertas de entrada de ciberamenazas para particulares y empresas.

Alan Sugar

Sir Alan Sugar, fundador de Amstrad
Sir Alan Sugar, fundador de Amstrad

Wikimedia

Tampoco demostró muchas luces el político, empresario y noble británico Sir Alan Sugar, fundador de una de las compañías pioneras en esto de la informática personal: Amstrad. Y es que, si en 1968 supo ver que el futuro de la tecnología pasaba por llevar al usuario final desde equipos de sonido hasta ordenadores, no fue igual de avispado unas pocas décadas después.

Y es que, Sugar no dudó en 2005 a la hora de calificar el rendimiento que iba a tener el iPod, el dispositivo musical con que Apple revolucionó la industria y que se convirtió en el estándar de facto hasta que el éxito de los smartphones lo hizo innecesario.

En ese año, el emprendedor dijo literalmente que "las próximas Navidades, el iPod estará muerto y acabado". Nada más lejos de la realidad como nos demostró la historia...

Guillermo Marconi

Guillermo Marconi
Wikimedia

De los errores de juicio no se libra ni tan siquiera uno de los padres de la radio, el italiano Guillermo Marconi. Y es que, este genio de la tecnología inalámbrica (ganador del Nobel de Física junto a Carl Ferdinand Braun por sus aportaciones sobre la telegrafía sin cables) era muy ducho en lo suyo, pero quizás demasiado optimista e ingenuo cuando se trataba de analizar la naturaleza humana.

Un buen ejemplo de ello es el pronóstico que hizo en octubre de 1912, cuando proclamó que "la llegada de la era inalámbrica hará imposible la guerra, ya que hará la guerra ridícula”. Si consideramos que en el siglo XX se vivieron dos guerras mundiales y la Guerra Fría entre EEUU y la URSS, casi mejor que Marconi se dedicara a la ingeniería y no a la política...

Thomas J. Watson

Thomas J Watson, junto a Jimmy Carter
Thomas J Watson, junto a Jimmy Carter. Archivo NARA

Seguimos profundizando entre las mentes más brillantes de la historia de la ingeniería para encontrarnos con Thomas J. Watson, uno de los responsables de hacer de IBM un coloso de la tecnología entre los años veinte y cincuenta del siglo pasado.

Este directivo, uno de los más ricos del mundo en su época, no estaba del todo convencido de que la informática pudiera llegar a ser algo masivo, sino que debía restringirse al ámbito empresarial. Tan convencido estaba de ello que Watson llegó a decir que “hay mercado como mucho para cinco computadoras en todo el mundo”. O al menos eso se le atribuye, ya que no hay pruebas suficientes de que realmente llegara a decir estas palabras.

Sin embargo, no fue la única voz autorizada que negó el futuro de los PC: Ken Olsen, cofundador de Digital Equipment Corporation (DEC), profetizó en los inicios de la informática personal que “no hay razón para que una persona media tenga un ordenador en su casa”.

Steve Ballmer

Steve Ballmer Microsoft
Microsoft

Controvertido y polémico en todas sus apariciones, Steve Ballmer fue el responsable de comandar Microsoft tras la marcha de su fundador, Bill Gates, y antes de la llegada del exitoso Satya Nadella. A él se le atribuyen numerosos desastres en la gestión de la compañía (como la compra de Nokia y el fracaso en abordar el mercado móvil o la falta de iniciativa para abordar el mundo cloud), pero también alguna predicciones públicas de lo más desafortunadas.

La más conocida seguramente es la que tiene que ver con el iPhone que Apple lanzó durante su era al frente de Microsoft. Para Ballmer, no había "ninguna posibilidad de que el iPhone vaya a obtener una cuota de mercado significativa. Ninguna". La falta de teclado y su alto precio le parecían dos inconvenientes abocados al ostracismo en 2007. Un año más tarde, Ballmer volvió a la carga: “Veamos los hechos, nadie usa esas apps móviles”.

¿Qué ocurrió después? Más de 1.000 millones de iPhone vendidos y 20.000 millones de dólares en gasto en sus apps cada año.

Steve Chen

Steve Chen, fundador de YouTube, en el centro
Steve Chen, fundador de YouTube, en el centro Wikimedia

Otro Steve, en este caso Steve Chen, fundador de YouTube, también se equivocó de lleno en una de sus visiones de futuro. Eso sí, con el agravante de que ésta tenía por objeto la empresa que él mismo había construido.

Fue en 2005 cuando Chen admitió que no las tenía todas consigo sobre el futuro de YouTube: "Sencillamente no hay tantos vídeos que me interese ver". Solo hay que ver el uso intensivo de esta plataforma de vídeos por parte del público millenial y la Generación Z para darse cuenta de lo errado que estaba Steve en su pronóstico.

Robert Metcalfe

Robert Metcalfe, creador de Ethernet
Robert Metcalfe, creador de Ethernet MIT

Y cerramos este repaso por la senda del error y el descalabro con la bola de cristal volviendo al inicio del artículo: Internet. El nacimiento de la Red de Redes es seguramente uno de los que congrega más pronósticos fallidos, debido a lo disruptivo y novedoso que se vio en su momento.

Es el caso de Robert Metcalfe, inventor de Ethernet, fundador de 3com y creador de la Ley de Meltcalfe. Este genio de la informática no dudó en lanzar, ya en 1995, una frase lapidaria sobre el poco futuro que le auguraba al mundo online: "Internet muy pronto se convertirá en una espectacular supernova y, en 1996, colapsará catastróficamente". Poco hay que añadir..

Y además