7 razones por las que sientes dolor en el brazo izquierdo y cuándo es una señal de una emergencia médica

El dolor, la hinchazón y la inflamación del brazo izquierdo pueden deberse a un esguince o distensión muscular.
El dolor, la hinchazón y la inflamación del brazo izquierdo pueden deberse a un esguince o distensión muscular.

SCIENCE PHOTO LIBRARY / Getty Images

El dolor en el brazo puede tener muchas causas, pero el dolor en el brazo izquierdo en particular a veces puede ser un signo de un problema grave en el corazón, especialmente si va acompañado de dolor u opresión en el pecho.

Este fenómeno se debe a que el corazón y el brazo izquierdo comparten vías nerviosas hacia el cerebro, por lo que un problema en el corazón puede generar este tipo de dolor.

Aquí encontrarás las 7 principales causas de dolor en el brazo izquierdo y cuándo se trata de una emergencia médica.

1. Angina

La angina generalmente ocurre después de un momento de esfuerzo o estrés, aunque también puede ocurrir en reposo. Es el resultado de cuando el corazón se ve privado de oxígeno debido a la falta de suministro de sangre, lo que provoca dolor en el pecho y, a veces, en el brazo izquierdo.

Experimentarás la angina como un "dolor opresivo, opresor o sordo en el centro del pecho. Puede irradiarse al brazo, pero por lo general no pasa de la muñeca a la mano", dice Adedapo Iluyomade, médico preventivo cardiólogo del Miami Cardiac & Vascular Institute de Baptist Health. Puedes sentirla en el centro o a la izquierda del pecho.

El dolor suele durar solo unos minutos. Además del dolor en el pecho y el brazo izquierdo, los síntomas de la angina incluyen:

  • Dolor en la mandíbula, el cuello y el hombro
  • Náusea
  • Dolor abdominal
  • Dificultad para respirar
  • Diaforesis o sudoración profusa

La angina generalmente se debe a una enfermedad de las arterias coronarias y se estima que afecta a entre 10 y 18 millones de personas en los Estados Unidos. Los hombres mayores de 45 años y las mujeres mayores de 55 años son los grupos con más probabilidades de sufrirla.

Además de la enfermedad de las arterias coronarias, algunas condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar angina son:

  • Diabetes
  • Alta presión sanguínea
  • Colesterol alto

Cómo tratarla: siempre debes hacer que un médico evalúe el dolor de pecho inexplicable para determinar la causa subyacente, pero después de un diagnóstico de angina estable de tu médico, los síntomas mencionados anteriormente no son una emergencia médica.

Es probable que tu médico te recomiende cambios en el estilo de vida, como ejercicio y una dieta más saludable, así como que te recete medicamentos para prevenir o disminuir la intensidad de los ataques de angina.

Si experimentas angina que no desaparece con el descanso, empeora progresivamente con el tiempo o está asociada con sudoración o dificultad para respirar, debes buscar atención de emergencia. Este fenómeno se conoce como angina inestable y puede ser un precursor de un ataque al corazón. 

2. Ataque al corazón

Un ataque cardíaco, o infarto de miocardio, es una emergencia médica causada por la falta de flujo de sangre al corazón, que entre sus mayores peligros puede ocasionar daño cardíaco permanente o la muerte.

Al igual que en la angina, los ataques cardíacos pueden causar dolor repentino en el brazo izquierdo. Un estudio de 2013 encontró que el 17% de las personas encuestadas que sufrieron ataques cardíacos también tenían dolor que se irradiaba hacia el hombro, la parte superior del brazo y el antebrazo.

Otros síntomas de un ataque al corazón pueden incluir:

  • Dolor o malestar en el pecho
  • Náuseas o molestias en la parte superior del abdomen
  • Ansiedad o sentimiento de pavor
  • Sudoración, mareos y dificultad para respirar

Mientras que la angina suele durar unos minutos y se alivia con el descanso, los síntomas de un ataque al corazón suelen durar de 10 a 15 minutos ininterrumpidos.

Los factores de riesgo de un ataque al corazón incluyen:

  • Antecedentes familiares de infartos
  • Ser hombre mayor de 45 años
  • Ser mujer mayor de 55 años
  • Alta presión sanguínea
  • Colesterol alto
  • Diabetes
  • Tabaquismo
  • Abuso de alcohol y drogas
  • Obesidad

Cómo tratarlo: Un ataque al corazón es una emergencia médica, por lo que debes llamar de inmediato si tú o alguien cercano experimenta síntomas. 

3. Esguince y distensión muscular

Si bien los esguinces y las distensiones generalmente son causados

por lesiones deportivas, uso excesivo o accidentes, son dos cosas distintas:

Un esguince consiste en el daño a los ligamentos, el tejido que conecta los huesos entre sí.

Una distensión es un músculo o tendón estirado o desgarrado, el tejido que une el músculo al hueso.

Tanto los esguinces como las distensiones del hombro, bíceps y músculos del antebrazo causarán dolor, hinchazón e inflamación. Una distensión muscular tiende a presentar también espasmos, debilidad o calambres, mientras que ambas condiciones pueden causar dificultad para mover la articulación afectada.

Cómo tratarlo: los esguinces y distensiones leves se pueden tratar en casa con reposo, hielo, compresión, elevación y AINE (antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno).

"Muchos esguinces o torceduras solo necesitan unas pocas semanas para recuperarse. Sin embargo, con la mayoría de las lesiones ortopédicas, si el dolor no ha disminuido sustancialmente en 3 o 4 semanas, debe buscar atención experta", apunta por su parte Robert Anderson, cirujano ortopédico en Summit Orthopedics. 

4. Hueso roto

Un brazo roto, también conocido como fractura, puede ocurrir en cualquiera de los tres huesos del brazo, el radio y el cúbito, que forman el antebrazo, o el húmero, el hueso de la parte superior del brazo.

Las fracturas son comunes en todas las edades y ocurren con mayor frecuencia debido a accidentes, como un accidente automovilístico o una caída sobre un brazo extendido al practicar deportes. A medida que envejece, las fracturas son más frecuentes porque la densidad ósea disminuye, lo que provoca huesos más frágiles y quebradizos.

Los brazos rotos generalmente causan un dolor intenso y agudo junto con:

  • Hinchazón
  • Moretones
  • Entumecimiento
  • Dificultad para moverse sin dolor

Cómo tratarlo: si crees que tienes un brazo roto, debes consultarlo con tu médico lo antes posible. 

Las roturas simples se pueden colocar y luego tratar con reposo, hielo y un cabestrillo, pero las roturas más graves pueden requerir un yeso o una cirugía.

5. Lesión del manguito rotador

La enfermedad del manguito rotatorio se refiere a los músculos y tendones que rodean el hombro. Las lesiones en esta área son usuales: hasta 2 millones de personas al año consultan sobre este problema.

Los desgarros de los músculos del manguito rotador a menudo se deben a la degeneración, por lo que aumentan con la edad. Varias estimaciones pueden diferir, pero aproximadamente el 15%-30% de las lesiones del manguito rotador ocurren en adultos de 60 y 70 años y entre el 36%-62% en adultos mayores de 80 años.

Anderson dice que el síntoma principal de las lesiones del manguito rotador es el dolor en el brazo, especialmente cuando se usa el brazo hacia afuera y lejos del cuerpo y por encima de la cabeza. 

También puedes experimentar debilidad, rigidez, entumecimiento en el hombro y el brazo, junto con un aumento del dolor por la noche.

Tendrás un mayor riesgo de sufrir lesiones en el manguito de los rotadores si tienes antecedentes familiares de problemas en los hombros y si tus actividades habituales implican movimientos repetitivos del hombro por encima de la cabeza, como nadar, martillar, jugar al tenis o levantar pesas por encima de la cabeza.

Cómo tratarlo: las opciones para los desgarros del manguito rotador dependen de la gravedad. Alrededor de 8 de cada 10 casos de desgarros parciales mejoran con reposo, fisioterapia, AINE e inyecciones de esteroides. Sin embargo, los casos más graves pueden requerir cirugía. 

6. Tendinitis 

La tendinitis ocurre cuando los tendones se inflaman o irritan debido a un uso excesivo. Ocurre comúnmente en el hombro, el codo y la muñeca.

Al igual que en las lesiones del manguito rotador, la tendinitis puede ocurrir si tiene un trabajo o una actividad que utiliza movimientos repetitivos. Además del dolor, es posible que sufras sensibilidad e hinchazón en el área afectada y experimentes una sensación de dolor sordo.

Algunos tipos de tendinitis del brazo incluyen:

  • El codo de tenista, o epicondilitis lateral, causa dolor en la parte externa del codo y en los músculos extensores del antebrazo.
  • El codo de golfista, o epicondilitis medial, causa dolor en la parte interna del codo y en los músculos flexores del antebrazo.
  • La tendinitis del bíceps, o tendinitis bicipital, causa dolor en la parte delantera del hombro, donde el tendón del bíceps se encuentra en un surco del hueso del húmero.

Cómo tratarlo: puedes tratar la tendinitis de forma similar a la lesión del manguito rotador con RICE: reposo, hielo, compresión y elevación

La fisioterapia y las inyecciones de esteroides también pueden ser eficaces para los casos más agudos, y existen opciones quirúrgicas como opción para aquellas situaciones más graves de tendinitis. 

7. Nervio pinzado

Si los nervios de tu cuello están comprimidos o irritados, puede aparecer un dolor que se irradia hacia el brazo, llamado radiculopatía.

La radiculopatía puede ser causada por una lesión o degeneración de la columna a medida que envejeces. Ocurre cuando los discos de la columna vertebral se endurecen y se aplanan, creando menos espacio para los nervios espinales, lo que puede ejercer presión sobre ellos.

Dependiendo de qué nervio espinal esté afectado, tendrá un dolor que puede ser agudo o ardiente en un área específica de su brazo, a veces con debilidad, hormigueo y entumecimiento. El dolor puede ser constante o ir y venir.

Los nervios del propio brazo también pueden comprimirse o pellizcarse. Esto puede causar el síndrome del túnel cubital, que afecta la parte interna del antebrazo y la mano, o el síndrome del túnel carpiano, que afecta a la parte media del antebrazo y la mano.

Cómo tratarla: la radiculopatía cervical se trata de manera similar a otras afecciones ortopédicas, con una combinación de RICE, AINE, fisioterapia, inmovilización (también conocida como collar) y esteroides. Los casos más graves o que no responden pueden requerir cirugía, aunque eso es raro, según explica Anderson.

Otros artículos interesantes:

Mi bebé no para de mover los brazos y las piernas: ¿cómo puedo saber si le pasa algo?

Un dron desfibrilador salva a un paciente de infarto por primera vez en la historia

6 ejercicios efectivos para aliviar el dolor de espalda si trabajar desde casa te está matando

Te recomendamos