7 tipos de jefe narcisista y cuáles son las señales que te ayudarán a identificar sus rasgos

Jefe arrogante y narcisista.

Getty

Primero en Upday Cintillo

Lo problemático de las entrevistas de trabajo es que no te permiten ver cómo será finalmente tu puesto y tu entorno laboral hasta que las has superado y has conseguido entrar en la organización. Al empezar tendrás nuevas dinámicas de trabajo a las que acostumbrarte, nuevos compañeros de trabajo con los que relacionarte y, por supuesto, un nuevo jefe al que deberás obedecer. 

La relación con tu jefe puede marcar completamente —para bien o para mal— la relación que tengas con tu nuevo empleo. De ese modo, si acabas teniendo que lidiar con un mal directivo puedes acabar quemándote y, a la larga, renunciando al puesto de trabajo que tanto habías luchado por conseguir. 

Sin embargo, en ocasiones no es tan fácil identificar que tienes jefe tóxico. Puede que simplemente te des cuenta de que algo en tu relación con tu superior no va bien, aunque no sepas identificar el qué. Muchas veces es cuestión de fijarse en los pequeños detalles

 

Uno de los mayor indicadores para saber si tu nuevo jefe no te conviene es averiguar si su personalidad tiene rasgos narcisistas. Como explica el profesor del MIT y especialista en entornos laborales, Donald Sull, algunos lugares de trabajo recompensan el comportamiento narcisista, lo que genera que ese tipo personalidades acabe asciendo a puestos de poder

"La gente habla en términos relajados y amables sobre este tipo de cualidades", señala Sull. "Nunca dicen 'narcisista', pero enumeran rasgos con un patrón de liderazgo narcisista". Para concretar este fenómeno, el experto enumera una serie de atributos como: tener un ego desmesurado, una necesidad excesiva de atención o una falta palpable de empatía.

Business Insider España quiere ayudarte a identificar si tu nuevo jefe es un narcisista de manual y, en caso de que así sea, qué tipo de directivo es. Aquí puedes ver los 7 tipos de jefe narcisista que existen y los rasgos que te ayudarán a identificarles para aprender a lidiar con ellos. 

El admirado

Fotograma de la película 'Cómo acabar sin tu jefe 2'.
Fotograma de la película 'Cómo acabar sin tu jefe 2'.

Una de las principales cualidades de las personas narcisistas es que les encanta que les hagan cumplidos. A este tipo de personas les gusta mucho sentirse admirados y les apasiona que les idolatren. Estos jefes se rodean de un grupo de trabajadores que les apoyan ante cualquier adversidad y les hacen creer que todo lo que hacen está bien. 

15 pasos sigilosos para buscar un trabajo nuevo sin que se entere tu jefe actual

La psicoterapeuta y profesora de psicología de la Universidad Northeastern, Amy Morin, explica a la CNBCque estos directivos escogen deliberadamente a aquellos empleados que los idolatran, valorándolos más que a otros trabajadores que hacen mejor su trabajo. 

"La adulación hará que la gente llegue bastante lejos con un jefe narcisista", asegura Morin. "Harán todo lo que puedan por obtener admiración".

El grandilocuente

Jefe

Esa admiración que adoran recibir del entorno les lleva muchas veces a creerse más importantes de lo que realmente son (para la compañía o en general en la vida). Les hace ser grandilocuentes, como si todo lo que hiciesen tuviese un propósito de posteridad. 

La psicoanalista experta en el trastorno narcisista, Laurie Hollman, detalla en Choosing Therapy que este tipo de directivos narcisistas tiene fantasías de éxito, poder y excelencia. "Sienten que deben tener lo mejor en todo: casas, coches, ropa, u otras cosas que afirman su estatus, como el lugar al que sus hijos van a la escuela", sugiere Hollman.

De esa forma, estos directivos se defienden así de los sentimientos de inseguridad en su gestión, sienten que son especiales y que tienen el control. Sin embargo, si eso no se cumple, la psicoanalista sostiene que "experimentan una inmensa frustración y rabia".

El agresivo

Un jefe echa la bronca a una empleada

Esa frustración y rabia que sienten los superiores narcisistas puede llevarles a ser muy agresivos con sus propios empleados, utilizando la ira y las agresiones constantes como una herramienta de control.

Todos los jefes pueden perder los nervios en algunas ocasiones, pero aquellos que son narcisistas tienden a emplear ese enfado como una herramienta para manipular a los trabajadores y controlarles en el trabajo. 

La profesora de psicología de Northeastern concreta que suelen utilizar gestos, como golpear el escritorio con la mano, levantar la voz o humillar en público a los empleados, todos ellos pensados para asustar a sus subordinados y que hagan lo que ellos quieren. "Castigarán a cualquiera que les lleve la contraria, para que nadie se atreva a hacer lo mismo", afirma Morin.

El legitimado

Jefe psicópata

Lionsgate via YouTube.

Como se puede ver, los tipos de jefe narcisista, aunque sean diferentes, siguen todos un mismo patrón. Esa agresividad y esa rabia que utilizan como herramientas para manipular a sus empleados les lleva a obtener su tan ansiada legitimidad

Dicha legitimidad conlleva —al menos desde su punto de vista— poder mandar a sus subordinados cualquier cosa sin que estos les cuestionen ni una sola coma de lo ordenado. La experta en el trastorno de personalidad narcisista apunta que "[los jefes legitimados] ven a los demás como si existieran principalmente para solventar sus necesidades, abusando de ellos y haciendo caso omiso de sus deseos".

Cómo decirle a tu jefe que estás sobrecargado de trabajo, según un ejecutivo de RRHH que ha dirigido equipos en WeWork y Citigroup

Hollman cita a otra experta, la profesora de gestión de la Universidad de Oregón, Satoris Howes, que asegura que, a su vez, "es probable que culpen a esos subordinados y a las influencias externas cuando algo va mal". 

El héroe

jefe y equipo

El sentimiento de querer llevar siempre la razón y ser el principal responsable de los éxitos de su equipo o su compañía conduce al siguiente tipo de jefe narcisista: el héroe. Estos directivos siempre van a intentar ser el héroe de su propia historia

"Todo está relacionado con su amor por la admiración", expresa la profesora de psicología de la Universidad Northeastern, Amy Morin. "Quieren que les den las gracias por haber salvado —supuestamente— la compañía".

Uno de estos "héroes" puede atribuirse el mérito de la buena situación de la empresa o de un gran acuerdo al que haya llegado la organización, pero puede llegar al extremo de, en caso de que todo normal en la compañía, escenificar un problema para tener la oportunidad de ser el primero en resolverlo.

El envidioso

Cómo acabar con tu jefe

New Line Cinema

Otro de los rasgos que forma parte del patrón de directivos narcisistas es su baja autoestima. Todas estas estrategias las ponen en práctica de un modo o de otro para intentar acallar sus propias inseguridades

Esa falta de autoestima les conduce a veces a sentir envidia de los demás. La experta en el trastorno de personalidad narcisista, Laurie Hollman, especifica que "los narcisistas ven a las personas que tienen cosas de las que ellos carecen —objetos tangibles, estatus o admiración— como amenazas".

Infierno en Wall Street: rechacé un contrato de 6 cifras en un banco de inversión tras unas prácticas encadenado al ordenador y con miedo constante a ser humillado públicamente

Estas personas no entienden por qué no pueden tener todo lo que quieren en el mismo momento en el que lo quieren, por lo que intentan confrontar a aquellos que creen que se interponen en su camino, en este caso, sus empleados. 

El mesías

Empleados en una reunión con el jefe en la oficina.

Getty

Todos estos tipos de jefe narcisista se comunican entre sí a través de unos rasgos comunes: se sienten empoderados, creen tener derecho a recibir un trato especial, manipulan a sus empleados, le roban el crédito de su trabajo a las personas que tienen a su cargo... 

Estas cualidades conducen a un tipo de directivo que va a ser capaz de exagerar su importancia y su trabajo con tal de ponerse en un pedestal. Como si de un mesías se tratase, este tipo de jefe narcisista intentará obtener el reconocimiento de todos sus subordinados pregonando sus logros —por pequeños que sean— y presumiendo, cuando no directamente mintiendo, sobre cada pequeño acierto.  

El experto en selección de personal con más de 20 años de experiencia, Jack Kelly, recomienda en Forbesintentar seguirle el juego a este tipo de superiores, ya que, según él, cambiar a una persona narcisista es una labor extremadamente complicada, cuando no imposible.

Sin embargo, Kelly reconoce que se trata de una solución a corto plazo o provisional: "En lugar de librar una batalla perdida o de intentar redimir a esa persona, es mejor que cortes por lo sano y pases a otra oportunidad por el bien de tu salud mental".

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: Trending, Psicología, Upday, Liderazgo