10 alimentos prohibidos para la próstata que aumentan el riesgo de problemas urinarios o cáncer

- Actualizado:
Alimentos malos para la próstata

Getty Images

  • La dieta es importante para cuidar la próstata. A partir de cierta edad debes reducir la ingesta de procesados, sodio o carne roja en la dieta, ya son alimentos perjudiciales para la próstata.
  • Entre los peores alimentos para la próstata figuran el alcohol, el embutido y la carne roja o lácteos como el queso graso y la mantequilla.
  • Entre las recomendaciones más importantes, debes limitar la cafeína y el alcohol para no estimular el deseo de orinar, no abusar de sustancias irritantes como el picante y procurar una alimentación baja en grasas.

Como sucede con cualquier órgano como el corazón, los dientes o la piel, hay alimentos buenos y malos para la próstata.

¿Sabes cuáles son los alimentos más perjudiciales para la próstata? Alrededor del 25% de los hombres de más de 55 años presenta algún tipo de afección prostática, un porcentaje que sube al 50% a partir de los 70 años, según datos aportados por especialistas a Diario Médico.

Para cuidar la próstata y prevenir la aparición de problemas como el cáncer, se recomienda ir al urólogo a hacerse revisiones a partir de los 50 años, 45 en el caso de que haya antecedentes familiares. 

Si existe sintomatología a la hora de miccionar  —chorro fino, débil o entrecortado, goteo postmiccional intenso, alta frecuencia miccional diurna o nocturna—, es importante descartar causas comunes con el médico de atención primaria y recibir una valoración urológica independientemente de la edad. 

¿Qué le pasa a la próstata con el paso del tiempo? Esta glánduia se agranda progresivamente. A los 20 años tiene el tamaño de una nuez, y a los 40, de un albaricoque. A los 60, la próstata puede ener el tamaño de un limón, oprimiendo la uretra y la vejiga, tal y como explican desde el Instituto Nacional del Cáncer. 

 

Los 3 problemas más comunes de próstata son la inflamación (prostatitis), una próstata agrandada (HPB, o hiperplasia prostática benigna), y el cáncer de próstata, que en España se cobró en 2019  la vida de 5.787 hombres, siendo la quinta modalidad de cáncer con mayor mortalidad en ese año.

Al margen del proceso natural de envejecimiento de la próstata, un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir la inflamación, mejorar la salud urinaria y reducir el riesgo de hiperplasia prostática, prostatitis y cáncer de próstata. 

¿Qué alimentos perjudiciales para la próstata debes evitar en tu dieta? Anota los peores para limitarlos al máximo posible. 

Recuerda que además de eliminar los alimentos malos para la próstata de tu dieta, puedes incluir otros saludables, como aquellos alimentos ricos en vitamina E —como verduras de hoja verde, frutos secos, legumbres y germen de trigo—, pescado azul y otros alimentos ricos en omega-3 o alimentos ricos en zinc como huevos, boniatos, cebolla, berenjena o rábanos.

Para la próstata también es buena la vitamina C —presente en cítricos, brócoli o pimientos—, las antioxidantes verduras crucíferas o el licopeno del tomate. 

Alcohol

Cerveza

Getty Images

El consumo excesivo de alcohol es malo para la próstata: aumenta la gravedad de los síntomas del tracto urinario inferior como el flujo urinario débil, el vaciado incompleto de la vejiga o la dificultad para comenzar a orinar, según diferentes estudios.

Cuando una persona tiene problemas de próstata, las propiedades diuréticas del alcohol agravan llos síntomas. 

Alimentos picantes

chillies, comida picante

Reuters/ AMIT DAVE

Los pacientes con problemas urinarios también deben de evitar los alimentos picantes para la próstata, ya que aunque no la afectan directamente, pueden irritar tu vejiga, empeorando potencialmente síntomas urinarios como la urgencia y la incontinencia.

Sin embargo, en el apartado de la prevención, componentes de los platos picantes como la capsaicina se han asociado en estudios como compuestos beneficiosos para prevenir el cáncer y otros problemas como las enfermedades coronarias y respiratorias.

Grasas saturadas

comer carne

En general, las grasas saturadas no son un alimento bueno para tu salud, y en particular, tampoco le traerán nada bueno a tu próstata, ya que tienen un elevado potencial inflamatorio, y crean las citocinas inflamatorias más agresivas. 

De hecho, existen diferentes estudios que apuntan a que una dieta alta en grasas saturadas incrementa la agresividad del cáncer de próstata.

Fritos

Patatas fritas

Reuters

Los alimentos fritos, como las patatas fritas, las croquetas o los nuggets de pollo se cocinan en aceites hidrogenados y contienen de grasas trans y aditivos químicos que pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata o empeorar los síntomas de la enfermedad entre quienes la sufren, destacan desde ROC Clinic.

Exceso de sodio

Sal

Pixabay

Optar por condimentar tus platos con demasiada sal agrava el riesgo de sufrir síntomas relacionados con la próstata, como un flujo urinario bajo y el vaciado incompleto.

Investigaciones recientes también sugieren que pueden empeorar los síntomas de almacenamiento, como el incremento de la frecuencia urinaria y la nicturia.

Intenta sustituir el sodio por los sabores que proporcionan la rica variedad de especias, con gran protagonismo en la dieta mediterránea. 

Estos condimentos pueden proporcionar ventajas extra, como propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, relajantes, antitusivas o buenas para el tránsito intestinal. 

Lácteos grasos como el queso o la mantequilla

Mantequilla

Pixabay

El queso o la mantequilla son altos en sodio y grasas saturadas, por lo que no son los alimentos más óptimos para la próstata.

De hecho, una revisión de estudios realizada por la Clínica Mayo y publicada en el Journal of the American Osteopathic Association ha asociado el alto consumo de productos lácteos, como la leche y el queso, con mayor riesgo de cáncer de próstata.

En los países occidentales, donde la principal fuente de calcio proviene de los lácteos, las tasas de cáncer de próstata son más elevadas. Por el contrario, en los países asiáticos, donde el calcio procede más de dietas verdes, son más bajas. 

Carne roja

Embutido

Pixabay

El alto consumo de carne roja y procesada, como las salchichas, se considera un factor de riesgo para el cáncer de próstata. Además, la carne roja cocinada a altas temperaturas produce un compuesto cancerígeno llamado acrilamida. 

A diferencia de este tipo de carne, el pollo no parece tener el mismo efecto, mientras que el pescado tiene un efecto protector porque es rico en ácidos grasos omega-3.

Embutidos

embutidos

Getty Images

Al igual que la carne roja, no debes abusar del consumo de embutidos como el jamón york, el salchichón o el chorizo, asociados a diferentes tipos de cáncer como el de estómago y próstata.

La OMS advierte que estas dietas ricas en carne, especialmente si está quemada, podrían ser cancerígenas para este órgano debido a una sustancia carcinógena que se forma al cocinarse a la parrilla. Son las aminas heterocíclicas (HCA, por sus siglas en inglés).

Procesados

Pasteles.

Getty Images

Los alimentos procesados aumentan el riesgo de muchos tipos de cáncer, entre los que se incluye el de próstata, tal y como recogen estudios como el PROTEUS, realizado en Canadá de 2005 a 2012. 

Su principal hallazgo es que cuantos más alimentos procesados consumía la gente, más probabilidades tenía de sufrir cáncer de próstata. Entre estos se incluyen comida precocinada, bebidas industriales, perritos calientes, pasteles, galletas, cereales para el desayuno o comida rápida.

Salsas industriales

Salsas

Pixabay

Las salsas para ensalada y aderezos preparados suelen entrar en la categoría de procesados y abundan en grasas saturadas y sodio. 

Sustitúyelas por salsas caseras, aceite de oliva, vinagre o especias para cuidar mejor de tu próstata.

Relación entre obesidad y cáncer de próstata

El exceso de grasa corporal está relacionado con un riesgo más elevado de padecer cáncer de próstata mortal, según el mayor estudio científico realizado hasta la fecha, que concluye que cada 10 centímetros de cintura incrementan un 7% las probabilidades de un hombre de fallecer por cáncer de próstata.

Además, el informe, publicado en BMC Medicine, señala que cada aumento de cinco puntos en el IMC sue el riesgo de morir de cáncer de próstata en un 10%, mientras que el incremento del 5% en el porcentaje total de grasa corporal incrementaba el riesgo en un 3%.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.